Proyecto Puente > Hermosillo, Reportajes Especiales > #ExtranjerosenSonora: Un arquitecto venezolano que vende tacos árabes en Hermosillo

#ExtranjerosenSonora: Un arquitecto venezolano que vende tacos árabes en Hermosillo

POR Priscila Cárdenas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Poner en Sonora un restaurante de tacos que no fueran de carne asada, sino árabes, fue una idea que sólo pudo habérsele ocurrido a un arquitecto venezolano que se mudó a Hermosillo

Se llama René Roberto Yeguez Gómez, tiene 53 años de edad y una credencial para votar que lo acredita como mexicano desde el 2008 que se naturalizó.

Llegó a México en 1982 cuando dejó Cavimas, Venezuela con el fin de estudiar la universidad en la ciudad de Monterrey.

Fue en la escuela donde conoció a una joven sonorense que se convirtió en su esposa en 1989. “Venimos a Hermosillo a casarnos pero nos fuimos a vivir a Venezuela, la situación no era tan difícil pero se veía venir el caos”, comentó.

Duraron poco más de 10 años viniendo a México sólo de visita, pero fue en el 2003 cuando tomaron la decisión de mudarse definitivamente a Sonora.

“Fue como volver a comenzar, fue como romper las barcas, pensamos también vivir en Monterrey porque teníamos amigos allá, pero fue más fuerte el peso de la familia”, dijo.

René define la mudanza como “un cambio muy fuerte”, pues aunque ya conocía la ciudad y le gustaba, se dio cuenta que había una gran diferencia entre ser turista y residente.

“Cuando vienes de turista ves todo bonito, bien chévere, pero cuando vienes a vivir la cosa cambia, no es tan fácil, llegó el punto en que mi mujer trabajaba y yo era amo de casa”, explicó.

 

 

Hallar trabajo, todo un reto

El primer problema al que se enfrentó fue que cuando buscó trabajo de arquitecto no encontraba uno que llenara totalmente sus expectativas profesionales y económicas.

“Era muy mal pagado, a mis 40 años yo competía con “chavalitos” de 20 años recién graduados, a esa edad encontrar trabajo no es fácil”, recordó.

Aunque trabajó un tiempo en una empresa de mármol y después llevó a cabo algunos proyectos de arquitectura, en el fondo sabía que lo suyo era poner un negocio de comida.

En el 2005 hizo la prueba poniendo un puesto en la Fiestas del Pitic de tacos árabes llamados “Shawarma”, que son comunes en Venezuela.

“Fue un éxito rotundo, la gente encantada, fue algo increíble, nunca pensamos que fuera a tener tanto éxito esta comida y pusimos un negocio”, recalcó.

Y es que en Venezuela la pareja ya había tenido un restaurante de comida mexicana, por lo que contaban con algo de experiencia sobre el tema culinario.

Recordando la ilusión que sentía de que algún día el negocio crecería, hoy René platica la historia con el mandil puesto, sentando en una mesa de su restaurante Mr. Shawarma , ubicado en la colonia Colinas.

Después comenzaron a surgir más negocios como el suyo, lo cual ayudó a que el sabor se popularizara, y recientemente consiguó abrir una sucursal en la colonia Centenario.

De pollo, de carne o mixto, el “shawarma” es un taco envuelto en pan árabe acompañado de verduras, humus, queso y una deliciosa salsa capaz de saciar el apetito de los sonorenses más exigentes.

 

This slideshow requires JavaScript.

 

No es el único de Venezuela en Hermosillo

Entre sus clientes también acuden venezolanos, quienes como él, dejaron su país evadiendo el caos político y la incierta situación económica que se vive actualmente.

René no quiso dar su opinión sobre el presidente Nicolás Maduro, pero expresó que muchos connacionales han llegado recientemente a vivir a Sonora y entre todos se apoyan.

“Somos como 20, nos reunimos periódicamente, compartimos la añoranza, no todos salieron por lo mismo que yo pero sí buscando mejores oportunidades, el futuro era incierto y muchos llegan buscando ese futuro”, enfatizó.

Aunque hoy sus documentos lo identifican como mexicano, pues en el 2008 realizó todos los trámites para naturalizarse, le sale lo venezolano cuando tiene que comer caguamanta o escuchar música de banda porque no le gustan.

“Una vez me dieron mole y pensé ¿cómo pueden comerse esto? ahora pregúntenme si me gusta, me encanta, el paladar se adapta, tampoco comía chile y hoy sí”, dijo.

Hoy, a 35 años de haber llegado a México y a más de una década de vivir en Hermosillo, René afirma que como extranjero nunca sintió hostilidad, ni discriminación en el país y mucho menos en Sonora donde hoy tiene una gran familia.

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • Rosy G dice:

    Felicidades, este reportaje tambien me gusto.

  • Francisco dice:

    Así como esta historia hay varias y no nomas de Venesolanos sino también de Colombianos, Arabes y Chinos, seria bueno que también les hicieran un reportaje para conocer mas de sus experiencias de como llegaron a aquí a Hermosillo; estuvo muy ameno el reportaje.

  • Ruben Martin Parra Quintero dice:

    Tremendo amigo de la familia Parra Quintero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *