Rompe los mitos que impiden tu bienestar financiero. Parte III - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Rompe los mitos que impiden tu bienestar financiero. Parte III

Rompe los mitos que impiden tu bienestar financiero. Parte III

POR Francisco Tapia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Tu casa es una inversión

Nos han vendido la idea de que la casa donde vivimos es nuestra mejor inversión, o bien, que es el patrimonio que nos asegura mantener nuestra seguridad y paz financiera.

Sin duda, tener nuestra propia casa es el sueño de cualquier persona, lamentablemente, si adquieres una casa con hipoteca y a largo plazo no es realmente tuya hasta que cumples tu compromiso financiero con el banco. En otras palabras, no es tuya hasta que la pagas por completo.

Por lo general estas hipotecas son de 10 a 15 años y es cuando mensualmente pagas (los primeros años del plazo) los intereses de dicho crédito.

Cada mensualidad quita dinero de tu bolsillo, por eso tu casa no es un activo ni una inversión, pues en lugar de darte dinero te lo quita sin considerar los costos que implica vivir en ella. como prediales, mantenimiento, servicios, reparaciones…

Aunque un bien inmueble -como tu casa- tiende a generar plusvalía con el tiempo, no puedes tomar ventaja de las ganancias de esta plusvalía mientras sigas viviendo en ella; tendrías que venderla para obtener dicho valor.

No digo que comprar casa con crédito hipotecario sea malo, lo único que estoy explicando es que debemos tener en mente que tu casa no es una inversión, que no recibirás rendimientos ni ingresos extras, sino todo lo contrario.

Desde mi punto de vista, es necesario diferenciar entre un activo y un pasivo. Es importante que antes de comprar casa, consideres tener un activo que pague la casa de tus sueños, en lugar de sólo depender de tu salario para pagarla.

Tu casa se convierte en activo si la pones en renta y recibes una mensualidad que permita pagar los gastos que genera, incluyendo la hipoteca, logrando así tener flujo de efectivo positivo.

En una entrevista de radio me hicieron una pregunta que se escuchaba “sencilla”, pero que la respuesta implicaba tomar el tiempo de todo su programa ese día, y quizás el del siguiente; y con muchas posibilidades de que hasta un tercer día, ya que es un tema que requiere entender los conceptos básicos en términos de inversión, y poder dar una breve introducción al contexto de lo que significa un activo.

La pregunta fue: ¿Cómo creamos activos?… ¿Cómo resumir esto en segundos?, pensé. Afortunadamente, esta vez, podré explicar de una forma más fácil y detallada la respuesta.

Primero definamos qué es un activo:

Activo es todo lo que pone dinero en tu bolsillo, aquel bien o derecho que genera efectivo.

Ya entendiendo lo que es un activo, ahora es necesario entender la diferencia entre los dos tipos de inversión que existen: ganancias de capital vs. ganancias residuales.

Las inversiones de ganancias de capital son todas aquellas operaciones que generan ganancias derivadas de una sola transacción; generalmente los inversionistas que deciden poner su dinero en este tipo de operaciones, esperan retirar su inversión inicial en el menor plazo de tiempo posible, a cambio de un % de retorno de utilidad.

Por otro lado, tenemos las inversiones de ganancias residuales o ingresos pasivos. A diferencia de las anteriores, son operaciones repetitivas que duran hasta que se vende el activo adquirido, y ponen dinero en tu cuenta cada semana, mes o cada año, dependiendo el tipo de activo adquirido.

Ahora bien, es importante saber que existen cuatro tipos de activos: Negocios, Bienes Raíces, Papel (bonos, acciones, certificados) y Commodities (oro, plata, cobre, petróleo, entre otros).

Para crear activos es necesario primeramente descubrir cuál de estos cual activos son los que más te interesan, o se identifican contigo.

En lo personal, me he enfocado en inversiones relacionadas con negocios y bienes raíces.  Es donde encuentro más emoción, donde tengo mejores habilidades y finalmente, es donde está dirigida mi pasión.

Si tú de momento no sabes cuál de estos activos es el correcto para ti, te recomiendo ampliamente descubrir qué es lo que sabes hacer muy bien (tus talentos), descubrir cuál es tu pasión o lo que más disfrutas hacer.

Teniendo la respuesta podrás identificar oportunidades para crear uno o más de éstos.

Si por el contrario, ya sabes qué tipo de activo crear, el siguiente paso es invertir tiempo y dinero para adquirir conocimiento el que elegiste, en otras palabras, invertir primeramente en un quinto activo que genera retorno infinito, nuestra mente.

Cuando decidí crear activos en bienes raíces, hice lo que la mayoría considera innecesario: pagar por un curso para aprender a invertir en bienes raíces.

Recuerdo perfectamente el día que me iba a la Ciudad de México para tomar dicho curso y me encontré a unos amigos en la cafetería; y al compartirles el motivo de mi viaje lo primero que me preguntaron fue: ¿Vas a convertirte en agente inmobiliario para empezar a poner letreros con tu nombre en las casas para vender y rentar? Sólo volví a responder: “voy a un curso para aprender a invertir en bienes raíces”, y la respuesta fue: “Ahhh, pues no tiene ciencia. Sólo compras, reparas, vendes o rentas.

Finalmente me despedí de ellos…incluso llegué a pensar que yo era el que estaba mal en haber tomado la decisión de prepararme como inversionista en bienes raíces, pues era un curso de dos días, con un costo de 500 dólares más viáticos.

Hoy estoy convencido de que fue la mejor decisión haber adquirido este conocimiento, pues en la primera operación que tuve no solo recuperé lo que invertí en mi conocimiento, sino que compré mi primer departamento en Cancún, pagué gastos de escrituración, lo amueblé y lo puse en renta sin desembolsar un sólo centavo; al contrario, todavía me sobraron 80 mil pesos en mi cuenta bancaria.

El primer año generé ganancias residuales con retorno infinito. Así es, infinito, pues toda inversión que te genera ingreso sin poner de tu dinero será infinita.

Es así como puede crear mi primer activo en bienes raíces. Si decidieras otro tipo de activo como negocios, es la misma fórmula, invierte primero en conocimiento sobre el giro de negocio e invierte en cursos para convertirte en un mejor empresario con cursos básicos como: ventas, liderazgo, contabilidad básica y educación financiera.

Acerca del autor

Francisco Tapia es empresario, director de Grupo Wellin

Correo Electrónico

ftapia@wellin.mx

Twitter

@ftapia78

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS