Proyecto Puente > Opinión > Diferencia entre borracho y drogado

Diferencia entre borracho y drogado

POR Omar Balderrama

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

¿Sabías que, se dice que beber alcohol sólo los fines de semana no provoca daño, pero el daño que pueden ocasionar estas bebidas dependerá tanto de la cantidad como del metabolismo de cada persona?

Hay personas que se meten en problemas con solo beber una lata de alcohol y existen otro tipo de bebedores que podrán tolerar cierta cantidad de tragos sin generar problemas. Entonces, si somos mayores de edad y pretendemos consumir alcohol, tenemos que conocer los efectos primeramente personales que nos generan las bebidas alcohólicas.

Recuerdo mi primera visita a los grupos de Alcohólicos Anónimos, apenas tenía 9 años de edad y fue en la colonia Las minitas; ahí aprendí muchas cosas relacionadas con el alcoholismo, primeramente, comprendí que la enfermedad no depende de la cantidad que una persona ingiere, si no, de si es alérgico al alcohol o tolerante.

En 1849 El sueco Magnus Huss señaló al alcoholismo como enfermedad.

¡Es que yo sí sé tomar! ¿Cuál es la escuela donde uno aprende a beber alcohol? ¿Cuántos niveles tiene? ¿Existe el aprendizaje para el consumo?

Yo consumo con responsabilidad.
¿Cómo te puedes drogar responsablemente?

Lo que sí es verdad son los diferentes tipos de bebedores (sociales, esporádicos, problemáticos y alcohólicos.). Habrá gente no tiene problemas con el alcohol y otros que no pueden ni deben beber. Son alérgicos al alcohol.

“Todo me es licito, pero no todo edifica, todo me es lícito mas no todo me conviene”. 1cor 10:23

¿Cuál es la diferencia entre estar borracho y estar drogado? Pregunté a un grupo numeroso de padres de familia, después de ver sus rostros confundidos y sus ojos revisando el techo del lugar, supe de inmediato que poco a poco les caía el 20, como dicen por ahí. El alcohol es una droga, no hay diferencia entre estar borracho y estar drogado.

Sonora navega en un mar de alcohol, nada nuevo, escribo este artículo ya que se está cauterizando nuestra mente ante este descuido. Somos un estado húmedo, ¿hasta cuándo?, donde la venta de bebidas alcohólicas aparece por todos lados.

Pero este texto no pretende crear discordias sino impulsar la conciencia social, todos estamos de acuerdo en que los menores de edad no deben beber alcohol, quien no esté de acuerdo con esto, por favor, busque ayuda.

Nos caracterizamos por llevar a la acción nuestras intenciones, a eso le llamamos convicción. Así que iniciamos con nuestra campaña #TUeresEJEMPLO dedicada a los padres de familia. Esta campaña busca motivar a todos los padres y madres a liderar con ejemplo su hogar.

Iniciamos con un video en redes sociales donde un niño de 10 años abre su refrigerador para buscar un jugo y se topa con un par de botes de cerveza. Este tipo de accidentes relaja la conciencia de los más pequeños, al paso de los años les cuesta trabajo comprender que el alcohol a temprana edad lastimará sus vidas de manera significativa.

“El seguidor imita la actitud del líder”.

El 45% de los estudiantes de secundaria en Hermosillo, Sonora, ya probó las bebidas alcohólicas. (Encuesta Advertencia en el ciclo escolar 2014-2015). ¿Y qué estamos haciendo al respecto? No es normal que la mitad de los menores de edad en Sonora se droguen. No podemos verlo normal.

Sonora ocupa el sexto lugar a nivel nacional en consumo de alcohol en jóvenes de entre los 10 y 29 años de edad, quienes la han probado alguna vez en su vida: Félix Higuera Romero, director de Salud Mental.

De acuerdo con los datos del Centro Nacional para la Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud, 9% de las personas que consumen alguna sustancia adictiva refieren el alcohol fue la primera droga de consumo.

Alcohol. La droga más aceptada y más problemática. Droga cultural, depresora del sistema nervioso central, la puerta para conocer más drogas, produce más daño social y familiar que ninguna.

El alcohol tiene exceso de calorías huecas que sólo producen obesidad y “panza”. Sus complejas moléculas tardan horas en ser procesadas por el hígado, pero no posee propiedades nutritivas y sí produce dependencia y tolerancia.

El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol (CH3CH2OH), este es un depresor del sistema nervioso central; es decir, adormece progresivamente las funciones cerebrales y sensoriales.

Las bebidas alcohólicas se pueden clasificar en dos grupos:

A) Las bebidas fermentadas (cerveza, sidra, vino) proceden de la fermentación natural de los azúcares contenidos en diferentes frutas usadas para la elaboración del producto alcohólico (uvas, manzanas). La concentración de etanol en estas bebidas se encuentra entre un 2% y un 6% en las cervezas de destilación natural y productos similares y entre un 10% y un 20% en los vinos y otros productos similares.

B) Las bebidas destiladas: vodka, whisky, ron, ginebra, tequila, aguardientes, proceden de la depuración y destilación de las bebidas fermentadas, de esta forma se obtienen mayores concentraciones de alcohol, llegando a tener una concentración de etanol entre un 35% y un 60%, dependiendo de la bebida.

En ese sentido, empecemos por nuestra casa. #TUeresEJEMPLO

Puedes revisar nuestra videocampaña en: FB: Amor y Convicción TW: Amor y convicción.

Acerca del autor

Omar “Tato” Balderrama es fundador de Amor y Convicción AC y director del Programa Advertencia; Premio Estatal de la Juventud 2015 y 2013; Premio Sonora Filantropía 2014, y Premio Municipal de la Juventud 2011.

Correo Electrónico

amoryconviccionac@gmail.com

Twitter

@Tato_NK

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS