Proyecto Puente > Opinión > Reordenación urgente para combatir el narcomenudeo

Reordenación urgente para combatir el narcomenudeo

POR Max Gutierrez Cohen

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En el presente documento que consta de cuatro partes, expreso mis consideraciones concernientes a los graves y crecientes delitos contra la salud, específicamente de narcomenudeo en México, con referencias precisas a los ordenamientos jurídicos existentes con relación a este delito y lo que sucede en los procedimientos del nuevo sistema de justicia penal. Al efecto, planteo propuestas de reformas legales concretas y de acciones necesarias para combatir con eficiencia al narcomenudeo.

Primera parte

En nuestro país el consumo de narcóticos causa cada vez más daños a la salud y desarrollo de las personas, máxime cuando se trata de niñas, niños y adolescentes. La magnitud y complejidad de la problemática hace indispensable que seamos responsables y procuremos ser objetivos para el entendimiento de múltiples aspectos sociales, legales e institucionales, de los delitos contra la salud.

Esto implica el análisis a conciencia para comprender la problemática y orientarnos hacia la reordenación de lo que corresponde hacer como sociedad, en materia de la reforma de leyes, y en la reestructuración de las funciones de los poderes de la federación y de los estados con el fin de avanzar con resultados de fondo y tangibles, no superficiales ni mediáticos, en los procesos de prevención, persecución y enjuiciamiento penal por los delitos contra la salud, incluyendo desde luego, el narcomenudeo.

En primer lugar, hago patente mi convicción de que en la sociedad mexicana predominan los valores de solidaridad y de fortaleza en los lazos familiares, con sentido de protección a la infancia y de educación a las nuevas generaciones; asimismo, se trabaja tradicionalmente por el impulso y desarrollo de actividades en favor de la salud, de la producción de bienes y servicios, de la cultura, el deporte y el arte.

Tenemos valores con fuertes raíces y pertenecemos a nuestra nación donde debemos trabajar para cultivarla y protegerla. Ahora, frente a la realidad que amenaza con causar males mayores, como delincuencia organizada, narcotráfico y evidentemente el narcomenudeo como parte esencial del mismo problema.

Conocemos las consecuencias que traen estas actividades criminales y las vemos día tras día, observamos la magnitud de los daños en la salud por el consumo de narcóticos, la afectación al comportamiento de las personas, la destrucción de la inteligencia, que dificulta o imposibilita la educación y conlleva al creciente deterioro de la evolución y solidaridad social.

Hablamos del daño a las bases fundamentales para la supervivencia y el desarrollo de nuestra gente. Los enfrentamientos cotidianos entre personas pertenecientes a la delincuencia organizada y con fuerzas del orden público, los crímenes de crueldad indescriptible y la inestabilidad que ello genera, constituyen un grave problema y el más grande de los retos a vencer.

Los hechos y las circunstancias del México actual nos exigen el claro entendimiento y la plena definición de lo que a cada autoridad y a cada ciudadano corresponde hacer, para caminar hacia un mismo rumbo de solución que genere un país que domine y venza al grave flagelo del narcotráfico, y que en México las nuevas generaciones cuenten con las condiciones necesarias para ser educadas y crecer como seres sanos, responsables y solidarios.

Si no somos consecuentes en nuestro actuar, con lo que nos reclama la gravedad y complejidad del problema, la situación empeorará porque desafortunadamente a medida en que la descomposición social se acentúa, surgen nuevas formas de degradación en la salud, en lo físico y en lo psicológico, se altera la ecuanimidad y el sentido de la seguridad pública, siendo que se trata de elementos indispensables para la vida en sociedad.

Manifiesto estas consideraciones, consciente de las fortalezas de la sociedad que hay en nuestro país, las cuales nos han permitido avanzar, a pesar de los problemas que confrontamos, y teniendo conocimiento de sus características esenciales, quiero centrar la atención en los puntos siguientes.

El 28 de noviembre de 2005, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la reforma mediante la cual se adicionó un párrafo tercero a la fracción XXI del artículo 73 de la Constitución, que determina: “En las materias concurrentes previstas en la Constitución, las leyes federales establecerán los supuestos en que las autoridades del fuero común podrán conocer y resolver sobre delitos federales”.

Posteriormente, se reformó la Ley General de Salud mediante decreto publicado en Diario Oficial de la Federación el 20 de agosto de 2009, y en el Título Décimo Octavo, se adicionó el Capítulo VII, denominado “Delitos Contra la Salud en su modalidad de Narcomenudeo”, el cual comprende los artículos del 473 al 482.

En el artículo 474, párrafo primero, se estableció con motivo de dicha concurrencia de competencias, que “las autoridades de Seguridad Pública, procuración e impartición de justicia, así como de ejecución de sanciones de las entidades federativas, conocerán y resolverán de los delitos o ejecutarán las sanciones y medidas de seguridad a que se refiere este capítulo, cuando los narcóticos objeto de los mismos estén comprendidos en la tabla prevista en el artículo 479, siempre y cuando la cantidad de que se trate sea inferior a la que resulte de multiplicar por mil el monto de las previstas en dicha tabla y no existan elementos suficientes para presumir delincuencia organizada.”

“Artículo 479.- Para los efectos de este capítulo se entiende que el narcótico está destinado para su estricto e inmediato consumo personal, cuando la cantidad del mismo, en cualquiera de sus formas, derivados o preparaciones no exceda de las previstas en el listado siguiente:

Artículo adicionado DOF 20-08-2009”

Acerca del autor

Max Gutiérrez Cohen es abogado consultor y expresidente del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado de Sonora.

Correo Electrónico

maxgtzcohen@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS