Proyecto Puente > Opinión > ¿Cuánto cuesta la violencia contra las mujeres en México?

¿Cuánto cuesta la violencia contra las mujeres en México?

Imagen: Internet

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Es más frecuente encontrar estudios que dan cuenta sobre las características y dimensiones sociales de la violencia contra las mujeres, que lo que esto representa en valor económico para la sociedad. El cálculo no es fácil, pero hay quienes lo han hecho en otros países, y recientemente en México.

Estudios refieren que en Inglaterra y Gales la violencia familiar se estimó en 2.6% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2001, de 1.41% en Vietnam en 2010, más de 2% en Chile en 1996, en Nicaragua del orden del 1.6% en 1997, Guatemala 7.3% en 2006, y en general en los países de América Latina y el Caribe de 2% del PIB en 2014.

En México, se estimó que el costo de la violencia contra las mujeres en 2015 fue de 1.4% en relación al PIB, equivalente a $245 118’ 266, 538 pesos. En relación al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) el costo fue de 5.2%, si tomamos en cuenta que el PEF fue de $4 694’677,400 000.

Las anteriores estimaciones fueron hechas por investigadoras del Programa Universitario de Género (PUEG), de la UNAM, y de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), de la Segob. El estudio de 2016 y recientemente publicado lleva por nombre El Costo de la Violencia Contra las Mujeres en México.

Más, ¿cómo procedieron a llevar a cabo tales estimaciones? Conviene saberlo para hacer posible su análisis como una réplica al nivel del estado de Sonora. Las investigadoras emplearon la metodología contable que considera los costos directos: gastos que realizan directamente las mujeres en atención médica, psicológica, legal, actividades de cuidado domésticas. Y los indirectos: pérdida de ingresos por ausencia laboral y descuentos por retardos. El cálculo incluye el gasto por persona recluida en cárceles acusada de violencia familiar (mil 441).

También aquellos sin gasto aparente, difícil de cuantificar pero que dejan huella en ellas (<¿cuánto estarían dispuestas a pagar por no sentir tristeza o miedo, cuánto por su seguridad y por la de sus hijos/as?>).

Se recurrió a investigación de campo para conocer de voz de una muestra de mujeres violentadas, los servicios que demandaron y el gasto que realizaron para atender su problema en los estados de Chihuahua, México, Jalisco, Oaxaca y Veracruz. Indagaron los precios en las instituciones que otorgan servicios de atención a mujeres violentadas (ciudades de MTY, CDMX, Cuernavaca, Zacatecas y Tlaxcala). Se proyectó para 2015 el número de mujeres que vivieron violencia con base en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2011.

La población objetivo fueron las mujeres de 15 años y más (en grupos de edad) que reportaron haber sufrido algún incidente de violencia de pareja de los últimos meses, hayan denunciado o no el hecho (11 millones 645 mil 059). También las mujeres que fallecieron durante el último año por feminicidio u homicidio (2 mil 475).

El gasto institucional del 2015 se tomó de los programas de prevención, atención y sanción de la violencia contra las mujeres de Segob, SS, Sedesol, y PGJ. Los otros ingredientes como el PIB y el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2015, fueron los reportados de manera oficial.

Así, el costo total por violencia contra las mujeres en México en relación al PIB resulta de la siguiente operación: sumatoria del costo monetario de cada servicio, producto otorgado, ingreso perdido por cada mujer que vivió violencia multiplicado por el número de mujeres que vivieron algún tipo de violencia o fallecieron y buscaron algún tipo de ayuda, así como el número de hombres en prisión. Lo anterior dividido entre el valor monetario de PIB y el resultado multiplicado por 100.

El estudio advierte de varias limitaciones que afectan las estimaciones, como la información deficiente. También el hecho de que muchas mujeres no denunciaron ser violentadas (en 2013, 13.6% de las mujeres que vivieron violencia se acercaron a una autoridad a pedir ayuda) por varias razones, como que los/as servidores públicos e instancias judiciales las desalientan a proceder penalmente (“usted tiene la culpa”, “no pasará nada”, “debería haber venido antes, ya no se puede hacer nada”, “para qué se casó con él”), la corrupción, la impunidad,  y porque tienen la esperanza de que su agresor cambie de actitud o porque anteponen la unidad de la familia.

La investigación para conocer cuánto cuesta individual y socialmente la violencia contra las mujeres es un auxiliar para argumentar en favor de los programas preventivos (especialmente los dirigidos a los hombres en la transformación de sus masculinidades), conocer las consecuencias e implicaciones económicas del fenómeno y hacer que los programas preventivos y de atención sean más eficientes y eficaces.

Con todo, como terminan de apuntar las autoras del estudio al decir de una mujer violentada, <no hay cifras para poder gastar la tristeza o el miedo, merezco una indemnización emocional y económica por todo lo que he pasado>.

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *