Los taxistas y el gasolinazo - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los taxistas y el gasolinazo

Los taxistas y el gasolinazo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Grupos organizados de taxistas forman parte del tráfico de drogas y existen en distintas partes del estado de Sonora. En la penumbra de las calles transitan por tiraderos de barrio a los que acuden con o sin pasaje. En el punto de distribución se detienen  y después se van.

No son todos los taxistas, sólo algunos grupos. Imposible no verlos.

La llegada del servicio de transporte Uber a Hermosillo, por un lado, nuevamente puso en la mesa de análisis el conflicto de inseguridad en el transporte público, y por otro deja en evidencia la falta de regulación en el servicio.

Los problemas cotidianos que vive la ciudad de Hermosillo, con el paso del tiempo se han convertido en serias violaciones a los derechos humanos. El ineficiente servicio de transporte público, la drogadicción, la inseguridad y un etcétera de situaciones que alteran la armonía de nuestra cotidianeidad han seguido su curso año tras año, siguen en marcha.

¿Por qué los problemas no se resuelven? La respuesta es muy sencilla, el tejido social es frágil y vulnerable a la corrupción.

Las políticas públicas en los principales rubros como educación, empleo estable y servicio médico son hasta hoy ineficientes e insuficientes. Si no fuera así, por qué entonces -año con año- padres y madres de familia se manifiestan en las calles de la ciudad ante las inadecuadas instalaciones de las escuelas. Sucede en primarias, secundarias y preparatorias.

Lo muestra también la falta de espacio para alumnos de preparatoria y profesional. Otro elemento lo demuestra la insuficiencia de maestros en todos los niveles educativos, desde la educación formal hasta las actividades extraescolares artísticas y deportivas.

Las instituciones de educación superior públicas en Hermosillo, en sus períodos de inscripción aducen la falta de presupuesto en un discurso restrictivo  e insuficiente para la demanda de ingreso.

El mercado laboral es insuficiente para cubrir la demanda de egresados que arrojan las universidades año con año y por si fuera poco, los servicios médicos de los trabajadores son igualmente cuestionados tanto por falta de calidad en el servicio como por la inexistencia de esta prestación laboral.

Con estas características sociales vive la ciudad de Hermosillo, quien quiera negarlo tal vez lo haga por pertenecer a una clase social a la que le es imposible ser sensible a los graves problemas de la ciudad, pero no por casualidad… más bien por conveniencia.

De modo que en este conjunto de características, Uber y los taxistas se encuentran inmiscuidos, confrontados hasta los golpes.

Los taxistas exigen que el servicio Uber se regule en todos los sentidos, y es lo correcto. También los ciudadanos exigen que quienes brindan los servicios de taxis se regulen. Ninguno de los servicios de transporte en la ciudad está regulados justamente. Decenas de años de servicio de taxis y camiones han sido en beneficio de ellos mismos, no en beneficio de la ciudadanía, de lo contrario el trasporte particular habría ya reducido su tránsito.

¿A quién conviene la falta de trasparencia y organización en el pésimo servicio de transporte en la ciudad?

A la corrupción y a quienes la practican desde todos los frentes. Al gobierno que no muestra interés genuino en ofrecer servicio de calidad en el transporte público, que no mantiene las rutas de tránsito debidamente pavimentadas, y que no regula el servicio de Uber entre otras cosas. A los conductores de taxis a quienes ha sido necesario forzarlos a establecer topes de cobros, y que han sido acaparadores de concesiones. A los servicios de Uber que han consumado la desobediencia de acuerdos establecidos.

El problema es serio. Esta entramada de elementos ha permitido que el ciudadano que requiere de servicios de transporte público esté en el centro como víctima de la inseguridad, principal obligación que corresponde a las autoridades otorgar al ciudadano.

La palabra de los taxistas en defensa de su trabajo y de la igualdad de condiciones ante la competencia de Uber está en tela de juicio, es de dudoso cuestionamiento, más cuando ni sus luces se han visto en la protesta contra el aumento de las gasolinas, principal insumo para su funcionamiento.

¿Es acaso que ellos son miembros de la CTM por lo que no se manifiestan contra el gobierno? La CTM cómplice de todos los atracos contra el trabajador. No lo sé, pero eso parece. Sería bueno verlos con un letrero de No al Gasolinazo Sonora, para empezar a creerles.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • Josefina Olivarría dice:

    Buena información para el pueblo y sobre todo tocando uno de los graves problemas sociales que vive el pais. Excelente Ma. Dolores, te felicito.

  • Rogelio ramos dice:

    Hola buenos días, mi opinión es que uber da un servicio mas economico porque no se presta a la corrupcion como los taxistas dando cuotas sindicales a la CTM y pagando rentas de concesiones a politicos que en su mayoría son los patrones. Se dice que trabajan en la ilegalidad, esto quiere decir que el gobierno no permite competencia en beneficio del ciudadano comun? Si hubiese un sistema de transporte urbano mas eficiente en la ciudad y unos taxistas menos abusivos con el cliente, no habriamos volteado ver a Uber como la mejor opcion de transporte hasta ahorita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS