La concesión y los amigos de Beltrones - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La concesión y los amigos de Beltrones

La concesión y los amigos de Beltrones

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El ayuntamiento de Hermosillo decidió abrir paso para concesionar el alumbrado público a una empresa particular. En aras de mejorar la calidad de vida de los hermosillenses y reconociendo en voz del presidente municipal, la incapacidad de brindar un servicio de calidad… Recordé la historia negra de la pequeña burguesía sonorense, la historia de  “la guerra contra los chinos”.

Sucedió en el gobierno de Rodolfo Elías Calles Chacón, hijo de Plutarco Elías Calles. A principios del siglo pasado la construcción del ferrocarril trajo a tierras sonorenses a mujeres y hombres venidos de culturas milenarias, los chinos llegaron a Sonora. Bajo esa condición personal que caracteriza a las culturas orientales, en pocos años ya instalados en territorio sonorense, los chinos hicieron de sus vidas una participación importante en el mediano comercio estatal, poco a poco construyeron muchos y medianos comercios, prósperos se encaminaban a competir y posiblemente desplazar a los comercios de los hombres ricos de Sonora.

Ambiciosos y viendo en peligro su futuro de riqueza, los medianos burgueses comerciantes sonorenses, solapados desde el poder por el gobierno federal, pero sobre todo por el gobierno estatal, iniciaron una guerra de profundo odio hacia los chinos.

El gobierno y las pudientes clases sociales los acusaron de ser portadores de enfermedades como sífilis, tracoma, tuberculosis, beriberi y sarna. Los acusaron de ser tramposos, sucios, prostitutos e inmorales. La xenofobia fabricada provocó miedo de contagio a la población sonorense, la red de odio y desprecio rindió frutos en todo su esplendor. Decenas de mujeres y hombres chinos fueron asesinados, otros encarcelados y otros más expulsados de Sonora.

El fruto de la conquista quedó en manos de los hombres ricos de Sonora, las propiedades de los chinos, como sus comercios, el dinero y sus tierras fueron incautadas por las autoridades para posteriormente quedar en manos de los ambiciosos e inhumanos hombres ricos de Sonora.

Hoy, a los ricos de Sonora enquistados en los partidos políticos y la función pública, se les brinda desde los órganos de gobierno y en charola de plata la riqueza del pueblo de Sonora. Digamos es diferente, pero igual el procedimiento.

Las declaraciones del presidente municipal en torno al tema de la concesión del alumbrado público han sido: “la falta de iluminación en las calles provoca la inseguridad de los hermosillenses, por eso se cometen tantos asaltos, por eso hay tanta delincuencia, por eso hay tantos asesinatos, por eso es necesario iluminar mejor la ciudad, además el dinero del municipio no alcanza para hacer los arreglos necesarios y mantener segura a la gente”.

Ante estas declaraciones, el miedo de la población es entonces: si no hay luz en las calles nosotros seremos asesinados, asaltados y nuestros hijos no vivirán seguros.

El miedo es nuevamente el estandarte que el gobierno municipal utiliza para convencer a los ciudadanos de que la medida de concesionar a un particular es la correcta. El mismo miedo que se instrumentó en la guerra contra los chinos. En realidad, más que buscar la seguridad, el fondo es otro.

Por ahora no se sabe quiénes serán los beneficiados de la concesión del alumbrado público, lo que sí se sabe es que el proceso de selección para que un particular cobre millonarias cantidades del erario público por dar servicio de iluminación, es un proceso desaseado, pues regidores miembros del cabildo local han interpuesto denuncias contra el procedimiento, que de entrada no cumplió con la obligación de hacer una consulta ciudadana, no preguntó sobre el tema de manera ordenada, metodológica y transparente al grueso de la población.

En los últimos meses, distintos grupos sociales opositores a la medida de concesión han intentado entablar conversaciones con la presidencia municipal, la respuesta ha sido nula. Apenas el pasado jueves 23 de febrero a cuatro días de que se apruebe por el cabildo la media, miembros del movimiento No al Gasolinazo Sonora forzaron una reunión con siete regidores priistas, que a pesar de los argumentos presentados para reconsiderar la medida, finalmente en voz cantante dijeron que votarán por lo que llaman una necesidad apremiante para combatir la inseguridad de la ciudad.

Los derechos humanos deben ser el centro de cualquier política pública, y el derecho de transitar por calles y avenidas limpias y libres de todo riesgo, es un derecho humano. En éste derecho humano como en otros, se requiere una cadena de eslabones construidos con anticipación y con el firme objetivo de que el tejido social sea sólido, resistente y auto protector, la carencia de los otros derechos que anteceden como la seguridad en el ingreso del trabajador, en la salud y en la alimentación, son realmente las causas de la inseguridad en las calles.

La retórica de odio hacia los más pobres es un discurso que se lee en algunas de las acciones del presidente municipal Manuel Ignacio Acosta, Infraganti la página de Internet en la que se exhibió a los más pobres de los pobres como delincuentes es una muestra de ello.

¿Por qué el municipio no hace una página de Internet para denunciar a los hombres ricos delincuentes de Hermosillo?

Justificar una medida como privatizar o concesionar una responsabilidad del Estado se teje desde muchos ángulos y con muchos actores. Dos ingredientes importantes son: generar miedo en la población y desarticular toda medida de rechazo a la privatización. Divide y vencerás.

En mi opinión, brindar seguridad a la ciudadanía no es el fondo de la medida, el fondo es seguir enriqueciendo a los más ricos de Sonora con dinero del pueblo, arrebatando a los ciudadanos de hoy como a los chinos de ayer su riqueza. Los colaboradores de este atraco disfrazados de presidente municipal y medios independientes de comunicación como Vigilia Sonora, lo han dicho en sus propias palabras, “somos amigos de Beltrones”.

Fuentes: Historia General de Sonora; 1997
Noticieros Televisa.-

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

10 Comentarios

  • Javier Fernandez dice:

    Mi pregunta es…. porque el presidente municipal Maloro Acosta no escucho las voces de la ciudadania que votamos por el?… para eso le dimos nuestro voto y confianza para que velara por los intereses en común de los habitantes de Hermosillo…. veo con tristeza que no es asi… y sigue el mismo derrotero que todos los políticos de marras….

  • Patricia antúnez z dice:

    No cabe duda que esta raza de políticos mexicanos van a su aire, ignorando a sus ciudadanos y los proyectos iniciales que los hicieron ganar. Bueno creo que es tiempo de participar mas activamente para que estos pelugrosos delincuentes ya no lleguen al poder.

  • Rayo de Luz dice:

    Pero resulta que ahora los asaltos son a plena luz del día. . No habrá una concesión de algo
    para oscurecer el día ..por tanto asalto

  • Pedro Martínez Jiménez dice:

    El mismo Desaseo, el mismo procedimiento Del PRI de Siempre, el MALORO Y debió actual como Político Joven que es Pero prefirió el Método BELTRONEÑO. El Viejo PRI, lo mismo Pero Aumentado!!! MALORO, olvidate de Ser SENADOR!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS