"Los mismos" y el IESPS - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > “Los mismos” y el IESPS

“Los mismos” y el IESPS

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, en mi opinión es dañino, desproporcionado, injusto e inoperante para la población mexicana.

Ante el incremento del 20 por ciento en el costo a las gasolinas, la Cámara Mexicana de la Industria y la Construcción, la Confederación Patronal de la República Mexicana y la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño, llaman atinadamente “un error” a la decisión de agregar un nuevo impuesto, el IESPS.

Además, en el país hay una larga lista de ramificaciones de esas cámaras que se han manifestado contra lo que se conoce como el gasolinazo.

Sindicatos, partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, sociedad civil y hasta parte de la misma iglesia católica comparten abiertamente el rechazo al incremento en el costo de la gasolina, advierten una escalada de aumento en todos los productos y servicios.

Respecto al tema del IESPS, a principios del mes de enero, la gobernadora del estado de Sonora advirtió no compartir la idea de aplicar este impuesto, señaló que no era el momento indicado   para hacerlo.

Consumada la implementación del IEPS, las protestas no se hicieron esperar, el 2 de enero los ciudadanos iniciaron distintos tipos de manifestación contra el incremento.

Para contrarrestar la inconformidad ciudadana ante el incremento del precio en el energético, la Ejecutiva estatal anunció paulatinamente una serie de disposiciones que, en sus palabras, buscaban retomar políticas públicas que impactaran menos el bolsillo de los ciudadanos y los sectores productivos; así mismo que contribuirían a mejorar la economía del estado y llevarían a la solidaridad de la clase política con la ciudadanía.

La primera medida del Ejecutivo fue donar el diez por ciento de su sueldo para instituciones de beneficencia. El Congreso del Estado anunció la eliminación del apoyo para combustible, reducción del costo de la nómina de honorarios, eliminación del apoyo para boletos de avión, eliminación del apoyo para viáticos de los diputados, eliminación del apoyo para consumo de alimentos, y la eliminación del apoyo para seguro de gastos médicos mayores de los diputados. Anunciaron que los ahorros serían donados para causas y programas de beneficio social.

El impuesto a la ciudadanía está consumado. En las gasolineras que hoy se han convertido en centros de recaudación del gobierno federal, el aumento al precio del combustible sigue prácticamente conforme a lo anunciado.

Las llamadas medidas de austeridad y solidaridad del gobierno estatal no han llegado al grueso de los bolsillos de los ciudadanos. El gas doméstico, la energía eléctrica, la gasolina, la canasta básica, y los servicios y productos han subido proporcionalmente su costo en el mercado, mientras que los ingresos del trabajador alcanzan apenas los 80 pesos como salario mínimo.

Los ciudadanos ya están en acciones de rechazo total al IESPS; sin embargo, los propietarios de las gasolineras no se han pronunciado ante la circunstancia, por el contrario, ante diversas denuncias de la ciudadanía, un significativo número de sus propietarios se ha negado a la supervisión del correcto funcionamiento de los servicios.

Por otro lado, el Movimiento No al Gasolinazo Sonora se mantiene contra viento y marea, a él confluyeron para formarlo distintos grupos de personas, y como era de esperarse también entraron en él grupos proclives a partidos políticos y sindicatos de trabajadores.

El interés común de todos los integrantes es querer un mejor país. La diferencia es que no todos tienen los mismos medios y procedimientos para lograrlo.

Los fundamentalistas no se hicieron esperar, entre las filas del Movimiento No al Gasolinazo Sonora se asoma una cortina de personas con actitud contraria a cualquier cambio, con prácticas que consideran esenciales e inamovibles en su sistema ideológico, especialmente religioso. Llegaron los panistas para dividir al grupo, y entre acusaciones radicales y descalificaciones personales en medios de comunicación condujeron a la conformación de un nuevo grupo de rechazo al gasolinazo, El pueblo unido contra el gasolinazo.

Así es, al calor de los vientos de enero mientras compartía la guardia en la toma de la caseta 152, muy mala espina me dieron las palabras de la joven madre: “Yo sé que este movimiento va a cambiar nuestras vidas, yo sé que va a triunfar, porque esto es bíblico”, dijo con sesgo claramente fanático en su rostro.

Los yunquistas no salen a las calles a protestar, los yunquistas mandan a sus aliados; antes como antes y ahora como ahora.

Los límites del periodismo son muy claros y en cualquier de sus géneros periodísticos mentir y provocar odio hacia una persona es delito, los dueños de los medios lo saben.

Lo saben también “los mismos”, término que algunos comentaristas usan para nombrar a las personas que se involucran nuevamente en una lucha social en Hermosillo.

Coincido con éste término, pienso que los que protestan contra el gasolinazo son los mismos de otras batallas, de otros siglos, de otras épocas, de otros tiempos, de otras revoluciones, y de otros abusos. Los mismos son los indignados, los ofendidos, los segregados, los atracados, los ignorados y los asaltados constantemente. Los mismos son el mismo pueblo con una voz, sin duda es el pueblo que protesta, son los que unidos reprochan, caminan y luchan, los que convocan, los que transforman, los que reclaman en manifestación pública y pacífica.

Los que reprochan a una clase política incapaz de gobernar honestamente y que  viviendo a costillas del pueblo impone impuesto tras impuesto. A una clase política que dice claramente que con el dinero del pueblo hace beneficencia.

Acerca del autor

María Dolores Rodríguez Tepezano es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Sonora; pasante de maestría en Educación por la Universidad Pedagógica Nacional; promotora en Gestión Cultural por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; fundadora de la Red Sonorense por la Defensa de los Derechos Humanos Laborales.

Correo Electrónico

mariadolores_tepezano@hotmail.com

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

7 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS