Proyecto Puente > Opinión > Las relaciones de noviazgo. Un estudio entre jóvenes de la Unison

Las relaciones de noviazgo. Un estudio entre jóvenes de la Unison

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Para celebrar el día del amor y la amistad, el próximo día 16 de febrero, a las 11:00 de la mañana, en el auditorio del Departamento de Sociología (edificio 9B) de la Unison, presentaremos el número 14 de Cuadernos de Trabajo. Material didáctico para formar sociólogos, una colección bajo mi responsabilidad.

El número se titula “Las relaciones de noviazgo, esas complejidades. Reflexiones y resultados de la encuesta entre jóvenes de la Universidad de Sonora”.

Contiene dos capítulos. El primero, con mi firma, se titula  “En torno a las relaciones de noviazgo, sus complejidades y simplificaciones: para comprender las violencias en el amor”.

El segundo capítulo, a cargo de María Elena Reguera, Jaime Olea –ambos de la Unison- y el que esto escribe, aborda “Las relaciones de noviazgo en la Unison: una primera aproximación para su estudio”.

Mucho se ha escrito, y desde hace mucho,  sobre el amor y las relaciones amorosas. ¿Qué pueden encontrar los lectores en esta aportación? Para quienes gustan de buscar respuestas a los problemas recurriendo a las ciencias sociales, y en especial a la sociología, tendrán la oportunidad de reflexionar sobre lo que, para una interpretación sociológica, es el amor y las relaciones amorosas.

Se reflexiona sobre el noviazgo en tanto que se trata de un periodo que estaría preparando a una pareja hacia una unión más socializada y más estable. Durante esta experiencia ocurre una identidad del Uno y el reconocimiento del Otro.

Sin embargo, sucede que son cada vez más los estudios que revelan la presencia de algún tipo de violencia durante el noviazgo. Incluso, llegan a sostener que su presencia advierte desde entonces el grado de conflictividad que ocurrirá de llegar esa pareja a una relación matrimonial o unión.

Quizá por ello se estén experimentando nuevas formas de noviazgo y  códigos de interpretar el amor, expresarlo y vivirlo.

El amor no es en sí mismo un sentimiento sino un código de comunicación de acuerdo con cuyas reglas  se expresan, se forman o se simulan, determinados sentimientos.

Es un medio de comunicación simbólicamente generalizado, con reglas a las que las personas se supeditan o las niegan para poderse adaptar a las circunstancias que se presenten en el momento en que deba realizarse la comunicación amorosa.

El reclamo del amor y la manera de demandarlo y ofrecerlo desde el noviazgo, genera actitudes y acciones que se dan en una sociedad organizada en función de un sistema de género. Se producen y reproducen asimetrías de género. En este contexto, es posible –y de hecho ocurre- que en las relaciones amorosas aparezca algún tipo de violencia ya desde el noviazgo.

El segundo capítulo muestra algunos resultados de una encuesta aplicada a mil 665 (60% mujeres y 40% hombres) estudiantes de la Unison en Hermosillo. Se trata de una investigación exploratoria que se propone dar luz sobre las relaciones de noviazgo entre jóvenes universitarios.

La encuesta explora 13 dimensiones, entre las que destacan las condiciones socioeconómicas de quienes respondieron, los antecedentes de violencia en su hogar, las características de las relaciones de noviazgo, sus tensiones y conflictos, las relaciones sexuales, las violencias y los estereotipos de género.

No todos los estudiantes respondieron las 113 preguntas del cuestionario, de ahí que los resultados varían. Por ejemplo, 5.8% de 1,657 respondieron que de chicos experimentaron “muy seguido” insultos y ofensas entre las personas con quienes vivían. De este porcentaje, 45.4%  eran sus padres.

En las relaciones de noviazgo, son varios los motivos de molestia entre la pareja y diferentes las maneras de reaccionar de ellos y ellas. Se ha detectado la presencia de algún tipo de violencia (psicológica, física, sexual). Así, de mil 351 estudiantes 75% dijo haber tenido una experiencia violenta en su relación.

La cifra sorprende tanto como el hecho de que 44.7% de quienes han tenido una experiencia de violencia no recurre a alguien y 39.7% lo cuenta a amigos. De quienes no acuden a alguien, 35% dice que el hecho no tiene importancia.

Al momento de la encuesta 389 estudiantes tenían relaciones sexuales con su pareja, 50 declararon no tenerlas y 31 las tienen pero no con su pareja.

Por su parte, de 763 estudiantes que respondieron a la pregunta de si alguien les había obligado a tener relaciones sexuales o intentó hacerlo, a 12 estudiantes mujeres las obligaron y a 49 intentaron hacerlo. En cambio, a 11 hombres los obligaron a tenerlas y a 12 intentaron hacerlo. El novio es el más señalado en haber obligado a tener relaciones sexuales.

Hay muchas cifras todas muy interesantes sobre las cuales conviene detenerse y reflexionar. Otras tantas requieren de una cuidadosa interpretación, como aquella que muestra que los hombres declaran ser más violentados por las mujeres. En encuestas como la Nacional de Violencia en el Noviazgo, de 2007, se registró algo semejante.

Invitamos a los lectores a que acudan a la presentación y escuchen las observaciones de los colegas Mercedes Zúñiga (Colson) y Eduardo Calvario (Colson/ Unison) quienes presentarán el número. En breve, los interesados podrán leer el texto en la siguiente liga:

http://www.sociologia.uson.mx/docs/publicaciones/cuadernodetrabajo/cuaderno14.pdf.

Los autores del Cuaderno 14 les deseamos vivan un buen día del amor y la amistad.

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS