El fake “trumpeñismo” - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > El fake “trumpeñismo”

El fake “trumpeñismo”

POR Luis Alberto Medina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

En los primeros 20 días de la llegada al poder de Donald Trump hemos visto cómo México ha sido la piñata de la Casa Blanca, parafraseando a Raymundo Riva Palacio. Aún no se entiende la estrategia política del presidente Enrique Peña Nieto y el canciller Luis Videgaray. Trump y su equipo se burlan, cuestionan y hacen lo que quieren con los funcionarios federales mexicanos. Mientras, se sigue una misma estrategia de poner la otra mejilla a cada ataque y ocurrencia del gobierno de los Estados Unidos.

Pero la semana pasada la información confirmada por The Washington Post y CBS, deja claro que estamos frente a un trumpeñismo: acuerdos, pláticas, reuniones secretas (que sólo se saben por filtraciones periodísticas contundentes) entre un mismo grupo político bilateral en donde México es el gran perdedor, hasta hoy.

Según la cadena de televisión CBS, el secretario de Relaciones Exteriores de México participó en la corrección y revisión del discurso que pronunció Trump sobre la construcción del muro. La televisora estadounidense, apoyada en fuentes oficiales mexicanas, informó que, en enero, en una reunión con Jared Kushner, yerno y asesor de Donald Trump, Videgaray quedó horrorizado del discurso que iba a pronunciar el mandatario estadounidense. El funcionario mexicano propuso cambios que le aceptaron.

“Los dos (Kushner y Videgaray) se dirigieron a la oficina oval para que Kushner pudiera informar a Trump sobre los cambios. Trump, airadamente, levantó las manos preguntándose por qué debería leer la nueva versión. Con Videgaray de pie, Trump fue finalmente convencido de hacer los cambios”, señaló CBS. Dicha versión la confirmó The Washington Post en un artículo. Sí, el periódico con mayor experiencia en el manejo de fuentes de información política en el mundo, la casa de Bob Woodward que con su trabajo periodístico hizo que renunciara Richard Nixon en 1974.

Un mismo grupo

Se pudiera decir que Videgaray tiene una influencia en el primer círculo de Trump por su cercanía con el yerno, pero no ha sido en beneficio de México. Ana María Salazar, experta en relaciones México-Estados Unidos, exfuncionaria del Pentágono, sostiene que el Presidente mexicano no se puede poner al mismo nivel y tono que el gobierno americano, pero, lo que hasta hoy hemos visto, es un comportamiento agresivo y ofensivo para el gobierno de México y sus ciudadanos. Pero, paradójicamente, pareciera que estamos frente a un mismo grupo político: un Trumpeñismo que negocia en secreto, no informa sobre el contenido de sus conversaciones telefónicas, de sus reuniones secretas, de cómo acuerdan o qué temas están analizando. Lo único que hemos visto es una actitud déspota de Trump al que el gobierno mexicano no revira ni cuestiona. Otro elemento para denominar así a este grupo es la respuesta de Videgaray para desmentir la supuesta corrección al discurso de Trump. “Nunca pensé que llegaría el día en que yo usaría esta frase, pero hoy aplica: fake news”, contestó en su cuenta de Twitter. No tendría nada de malo, pero su respuesta fue con las mismas frases que aplica Trump para descalificar a los medios de comunicación y redes sociales: “falsas noticias”. Es decir: usan un mismo lenguaje.

La doctora Denise Dresser le contestó en su cuenta de Twitter a Luis Videgaray esa misma tarde: “Lamentable y gran error político que Videgaray use el mismo epíteto de Trump (fake news) para defenderse. Se arropa con un Presidente tramposo y mentiroso”.

Los racistas de la Casa Blanca

En la Casa Blanca opera un grupo de asesores racistas y xenófobos en el primer círculo de Donald Trump que comanda Steve Bannon, el estratega político y mediático que tiene un lugar en el Consejo de Seguridad Nacional. Antes de que lo contratara el Presidente, Bannon dirigía el portal Breitbart News. El sitio tiene antecedentes de publicar historias incendiarias antisemitas, misóginas y racistas. Bannon sigue la doctrina de Samuel Huntington, quien detectó el antimexicanismo que crecía en Estados Unidos. Está en contra del capitalismo y la globalización. Llama el “Partido de Davos” a los países que se reúnen cada año para analizar el rumbo económico. Le apuesta al nacionalismo americano, al tradicionalismo político. Es a quien Trump escucha. Es el principal asesor del Presidente de Estados Unidos. Es quien opera las estrategias de choque, historias y ataques contra todo lo que considere enemigo del trumpismo. Con esos perfiles se está negociando. ¿Hasta cuándo resistirá esta estrategia política del gobierno mexicano? ¿Hacia dónde vamos?

Columna tomada de El Imparcial

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Fer1984 dice:

    Que fantasiosos y que buenos para echar a volar la imaginación pero mas, la creatividad que usan para presentar mentiras como si en realidad fueran verdades! La culpa es de la gente que sigue creyendo las barbaridades que escriben

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS