La televisión para jodidos, ya ni rating ni ventas ni credibilidad - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La televisión para jodidos, ya ni rating ni ventas ni credibilidad

La televisión para jodidos, ya ni rating ni ventas ni credibilidad

POR Aaron Tapia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

“México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil”. “Somos soldados del PRI y del presidente”.

Lo anterior fue expresado por el finado mandamás de Televisa, Emilio Azcárraga Milmo -“El Tigre”-, hijo del fundador de esta televisora, Emilio Azcárraga Vidaurreta y padre del actual presidente, Emilio Azcárraga Jean.

Dos declaraciones icónicas del papel que históricamente ha jugado la televisión mexicana en la vida sociopolítica de nuestro país: la primera tiene que ver con que no se pretende más que incorporar a los pobres a la sociedad del consumo. Y no se pretende contribuir en instruirlos para salir de esa condición.

La segunda: enajenar a la sociedad con información teledirigida, la noticia vuelta mercancía que distorsiona la realidad y garantizarle al sistema la sumisión de los “jodidos” y el control político.

Esa fórmula de crear una realidad virtual donde la verdad es un lujo secundario, les dio un gran triunfo conceptual sobre la comunicación por más de medio siglo, pero para el duopolio televisivo (Televisa-TV Azteca) todo el año 2016 se tradujo en pérdidas económicas; el negocio parece ya no caminar muy bien. Los cambios y las reestructuras que, a final de cuentas fueron pruebas-error, confirmaron lo evidente: la ruptura de la televisión con una audiencia cada vez más exigente.

Para Televisa, el tercer trimestre del 2016, tuvo una estrepitosa caída en los principales segmentos. La utilidad neta disminuyó a mil 062.1 millones en comparación con los 6 mil 545.8 millones del mismo periodo del 2015. Una disminución neta de 5 mil 483.7 millones, -83.9%.

Las ventas por publicidad también disminuyeron 1.5%, quedando en 5 mil 397.9 millones en comparación con 5 mil 479.6 millones del tercer trimestre de 2015.

Finalmente, los ingresos por venta de programas del tercer trimestre disminuyeron 2.6%, es decir, a 2 mil 152.6 millones en comparación con los 2 mil 211 millones en el tercer trimestre de 2015.

En lo que respecta a TV Azteca, el tercer trimestre de 2016, las ventas de publicidad crecieron 3% y las ventas de contenido a otros países sumaron 33 millones de pesos, luego de los 47 millones del año anterior; las principales ventas fueron de los programas: Lo que callamos las mujeres, tres en Sudamérica, y La Academia Kids en Asia, así como de la venta de señales de TV Azteca al resto del mundo.

Televisión Azteca tuvo pérdidas por mil 906 millones de pesos, lo que significó alrededor de 132% en comparación con las pérdidas del mismo trimestre de 2015.

La crisis de la televisión abierta no se puede separar de la crisis política que hoy se tiene en México. No sólo con el Presidente que, tiene los niveles más bajos de popularidad de la historia, sino también con los gobernadores, exgobernadores y en general toda la clase política.

La mayoría de los medios de comunicación han sido cómplices de los saqueos de dinero público y de la ineficiencia política, crean circunstancias donde los datos objetivos son excluidos en la construcción de la opinión pública, para pretender crear una imagen positiva de los gobiernos, con el fin de preservar la utilidad de la publicidad gubernamental.

El duopolio televisivo ha sido la incubadora perfecta de la falsificación de la verdad, la clave está en la configuración misma de la relación gobierno-televisoras, el sistema está creado con un vicio de origen: el modelo de concesión con su tajante manual de comunicación social, la frase del expresidente José López Portillo: “No pago para que me peguen”.

Así allanaron un terreno fértil para que surgieran políticos con un lenguaje televisivo de una narrativa basada en los atributos emocionales que deseamos y que utilizan para la construcción de su demagogia y con la ayuda de las televisoras han construido un país que ha digerido y normalizado las falsas realidades.

En el radar de su cálculo financiero al parecer soslayaron un posible abandono de las audiencias de clases medias, que hoy por hoy existe un evidente divorcio ante la llegada del Internet y su consolidación a través de las redes sociales, el espectro de las plataformas de comunicación se multiplicó y diversificó.

El persistente declive de los medios tradicionales y el explosivo crecimiento de los nuevos están cambiando el modo en que circula la materia prima de los medios, la información, que ya no se presenta como antes, en unidades cerradas (diarios, cables de agencia, noticieros de radio y televisión), sino en formatos cada vez más abiertos.

Hoy es imposible controlar del todo la circulación de la información. El sistema wiki (trabajo colectivo para llegar a un resultado siempre inacabado) se aplica en buena medida a las noticias, que fluyen y se van enriqueciendo o corrigiendo a lo largo del día con comentarios, fotos, discusiones.

La creciente penetración de las redes sociales, que funcionan como plataformas de entretenimiento y encuentro, pero también como usinas y cajas de resonancia informativas, están cambiando aceleradamente el ecosistema informacional y están empujando a los medios tradicionales a una crisis sistémica, porque también ha exhibido como la gran mayoría de estos medios de comunicación han operado en función de los grandes intereses sistémicos.

En lo que respecta al entretenimiento los servicios de OTT (Over-The-Top) como Netflix y Claro Video, les han arrancado un gran porcentaje de la audiencia de entre los 20 y 35 años de edad (Millenials), debido a que estas plataformas ofrecen contenidos y producciones de una calidad infinitamente superior a la de las televisoras abiertas.

Televisa y TV Azteca, han apostado y explotado tanto el producto tesoro de la corrupción: la ignorancia, que convirtieron a la televisión en el espejo donde se refleja la derrota de nuestro sistema educativo que, nos ha dado tantas cosas, salvo herramientas para pensar.

Acerca del autor

Aarón Tapia ha participado en radio como productor y conductor del programa de diversidad temática Ensalada de Tópicos.

Correo Electrónico

ensaladadetopicos@gmail.com

Twitter

@naranjero75

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

7 Comentarios

  • Gaby dice:

    Tiempo al tiempo…..esto tarde que temprano tenia que llegar…..administran y fomentan mas la ignorancia, no informan, mas bien desinforman a la ciudadanía…….

  • drager dice:

    pues le domastramos que no es tan jodido el pais no ?, jajaja pobres tipos que siguen viendo televisa y tv azteca solo se apendejan y estos siguen votando por el que les dicte estas 2, por eso gano el presidente inepto que tenemos y ya saben la demas historia . sacaron unlibreo llamdoa el telepresidente y me dio risa al leerlo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *