Como chivo en cristalería - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Como chivo en cristalería

Como chivo en cristalería

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A toro pasado

En los pocos días que tiene como presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha perfilado que su mandato será una época de confrontaciones.

A pocas horas de haber tomado el cargo, Trump enfrentó una manifestación de más de 800 mil mujeres por su abierta actitud misógina y empezó a tener roces con múltiples activistas y políticos en y fuera de Estados Unidos.

Cual régimen autocrático, Trump empezó a gobernar abusando de una prerrogativa presidencial, “Acción Ejecutiva” que tradicionalmente se usa poco y sólo en casos en que la no acción pueda impactar la buena marcha del país.

La acción ejecutiva no tiene, necesariamente la aprobación del Congreso y por ello, puede incomodar a la comunidad, misma que puede presionar para derogarla. Hasta la fecha, los presidentes americanos han usado la “Acción Ejecutiva” con mucho cuidado, excepto Trump, quien en la primera semana en funciones liberó 13 de ellas, todas potencial o abiertamente polémicas.

  1. Cancelación del Programa de Salud “Obama Care”.
  1. Congelar reglamentos de gobierno en revisión hasta que Trump los revise y apruebe.
  1. Prohibir el uso de recursos internos en promoción del aborto en el extranjero.
  1. Cancelar la participación de EEUU en el TTP (Asociación Transpacífico).
  1. Cancelar contrataciones de personal en el gobierno federal.
  1. Aprobación acelerada del oleoducto de Dakota Access
  1. Aprobación acelerada del oleoducto de Keystone.
  1. Acelerar las revisiones ambientales de proyectos de infraestructura.
  1. Usar acero estadounidense en la construcción, mantenimiento y ampliación de oleoductos.
  1. Actualizar los reglamentos federales de fabricación y manufactura.
  1. Aplicar acciones para reforzar la seguridad fronteriza, como: construir un muro fronterizo con México e instalaciones de detención en la frontera; contratar a 5 mil agentes para la Patrulla Fronteriza; finalizar la política de “captura y liberación”, que dejaba libres y en suelo estadounidense a inmigrantes indocumentados indiciados durante su proceso judicial y cuantificar los apoyos económicos para cualquier causa otorgados a México durante los últimos cinco años.
  1. Cortar recursos federales a ciudades santuario que no compartan información de detenciones con la patrulla fronteriza.
  1. Suspensión del programa de refugiados y veto para ingresar a Estados Unidos a habitantes de siete países musulmanes; Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen.

Trump cree que el gobierno se dirige igual que las empresas y que una orden del directivo de más alto nivel es suficiente para que se obedezca. Nada más irreal, en una democracia, los poderes son tres y todos tienen peso igual. Hasta ahora, Trump no ha tomado en cuenta al Poder Legislativo ni al Poder Judicial y sus integrantes ya han dado nuestras de que se sienten ofendidos. Con seguridad, actuarán en consecuencia; por otro lado, muchas de las acciones ejecutivas de Trump han pisado intereses internos y externos por lo que las presiones han aparecido con fuerza dentro y fuera de suelo estadounidense.

Trump empezó con el pie izquierdo su mandato, haciendo evidente que no sabe que no le se sabe al tema de gobernar y ha abusado en el uso del “chicotito” de las acciones ejecutivas, sin ton ni son, que lo hacen parecer un verdadero “Chivo en Cristalería”.

En diez días, Trump ha abierto muchos frentes de confrontación y puede perderse con tantos flancos que cuidar. Así que la acelerada actuación de Trump, le da margen al gobierno de México de iniciar una estrategia dilatoria esperando que los contrincantes que ha empezado a fabricar Trump en Estados Unidos y en otras partes del mundo, lo apacigüen y que los otros poderes democráticos hagan lo que pueden hacer con las acciones ejecutivas del presidente: “Obedézcase, pero no se ejecute”

En tanto, nuestros gobernantes deben enfocar hoy su visión a arreglar el tiradero interno y en procurar, ¡En serio!, un mejor ahora para los mexicanos, gasolinazo incluido.

Por nuestra parte, debemos hacer lo que creamos conveniente.  Algunas ideas flotan en el ambiente como: gastar menos, dejar de ir a Tucson, dejar de comprar productos americanos y usar lo que el país produce. Cualquier cosa que hagamos es buena y se sumará a lo que están haciendo millones de mexicanos.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

  • Enrique Chávez Ramírez dice:

    La supuesta “División de poderes” en una democracia, incluyendo la de los Estados Unidos–y no se diga en la de nuestro país es un terrible mito, desde que es el presidente del país en turno quien pone y quita a jueces y magistrados. Y el Congreso tiende a apoyar las iniciativas del ejecutivo, especialmente si son miembros del mismo partido. Las excepciones a esto son muy contadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *