Proyecto Puente > Salud > ¿Tienes diabetes? Atiende tus pies

¿Tienes diabetes? Atiende tus pies

POR Agencias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Ciudad de México.- Las complicaciones más graves en el pie causadas por la diabetes, incluida la amputación, se pueden evitar con tan sólo seguir unas cuantas reglas básicas, aseguran especialistas.

Francisco Aguilar Rebolledo, neurólogo clínico de la Academia Mexicana de Medicina, explica que los niveles de glucosa elevados dañan el sistema nervioso central si no se controlan, lo que se conoce como neuropatía diabética.

“La neuropatía causa dolor, ardor, entumecimiento, piquetes, calambres, debilidad, disfunción eréctil, resequedad en la piel, trastornos de alimentación, con poquito que coma el paciente se siente muy distendido, diarreas, vómitos”, describió.

Además, detalló, la neuropatía afecta el correcto funcionamiento de los pies y las manos, causa serios problemas que pueden provocar desde úlceras hasta amputaciones.

A nivel cerebral, refiere, un paciente que vive 10 años con diabetes y sin controlar sus niveles de glucosa en la sangre tendrá más riesgo de desarrollar demencias.

“Empieza a tener disminución de la capacidad mental. Es decir, si no se atiende una hiperglucemia crónica, no sólo tendrá retinopatía, nefropatía, neuropatía y pie diabético, también tendrá cambios en el sistema nervioso central, demencia diabética”.

El neurólogo indica que muchos pacientes descubren que tienen diabetes hasta que los síntomas de la neuropatía son evidentes, cuando su padecimiento está avanzado.

De hecho, sostiene el experto, el 90 por ciento de los pacientes que presenta pie diabético pasó antes por una neuropatía.

En tanto, el endocrinólogo Enrique Figueroa Genis, agrega que, desde el momento en que una persona es diagnosticada con diabetes, cada vez que acuda al médico se debe evaluar los ojos, los niveles de glucosa en la sangre y los pies, sin importar que se hayan presentado molestias en esas zonas del cuerpo o no.

“Desde la primera consulta se tiene que estar buscando intencionadamente los factores de riesgo que pueden predisponer a que el paciente desarrolle complicaciones”.

Si el médico no revisa sus pies, sostiene, el paciente informado podrá pedirle que lo haga desde la primera cita, con la finalidad de prevenir o detectar cualquier alteración.

Figueroa Genis destaca que en el país sólo el 14.6 de los diabéticos ha sido revisado de sus pies en algún momento de su enfermedad, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2012.

Y los que sí tienen un chequeo, lo reciben hasta la consulta 16.

ATENCIÓN A LOS ZAPATOS

La incomodidad que cause cualquier tipo de zapato, desde uno cerrado hasta unas sandalias, es un primer síntoma de que algo no anda bien con los pies.

Si casi todos te lastiman puedes tener un elevado riesgo de desarrollar pie diabético.

TAMBIÉN ATIENDE LA PLANTA

Esta técnica consiste en detectar los pulsos que se registran en la planta del pie, a fin de determinar el tipo de neuropatía de un paciente y el riesgo que corre de desarrollar pie diabético.

Cuando los pulsos son palpables, aún hay sensibilidad en el pie y el paciente tiene un riesgo bajo de desarrollar alguna complicación, explica Figueroa Genis.

Si hay ausencia de pulsos, la persona tiene un riesgo aumentado de sufrir pie diabético y neuropatía, mientras que sin palpitaciones y con deformidades en los pies o cambios en la piel, la probabilidad de una úlcera o neuropatía diabética es alta.

¡ATIENDE LAS SEÑALES!

Francisco Aguilar, neurólogo de la AMM y el endocrinólogo Enrique Figueroa explican qué debes revisar para prevenir daños en los pies.

Cambio en la morfología
– Los pies se hacen cavos (en curva)
– Aumenta el arco
– Cae el antepié (metatarso)
– Los dedos se ponen en garra o en martillo
– El talón se va hacia atrás
– Se acorta el tríceps sural (gemelo)

CÓMO NOTARLO

– Examina las plantas de los pies y las bases de los dedos
– Observa y palpa cada pie para ver si hay inflamación
– Haz una plantilla de tu pie
– Dibuja en ella el contorno del pie
– Recórtala e introdúcela al zapato
– Después de caminar retira la plantilla y observa
– En ella se marcarán los puntos de presión del pie

6 PUNTOS PRINCIPALES DE PRESIÓN

– La punta del dedo gordo
– La base de los dedos pequeños
– La base de los dedos medios
– El talón
– El borde externo del pie
– El antepié. El área más abultada de la planta, que une con la base de los dedos.

Ten a la mano la plantilla y compárala habitualmente con tu pie para detectar cambios. Si los hay, consulta a tu médico.

RECUERDA

– Comprar zapatos nuevos por la tarde, cuando los pies están más dilatados.
– Elígelos cómodos.
– Céntrate en el ancho, largo, parte de atrás, base del talón y planta del pie.
– Lleva un control y anota cambios de tamaño o forma.
– No uses zapatos nuevos más de 2 horas al día.
– No ates los zapatos muy ajustados o muy flojos

REGLAS BÁSICAS DE CUIDADO

– Usa loción para que la piel esté suave y sin grietas por resequedad. No la uses entre los dedos.
– Lavar los pies diario con agua tibia y jabón.
– Cortar las uñas rectas con bordes ligeramente redondeados después del baño.
– Evitar cortar las esquinas.
– Secarlos con toalla, aplicando golpes suaves en cada pie, sin frotarlos.
– Secar entre los dedos.

PROHIBIDO

– Excavar entre las uñas con cortauñas o manos.
– Emplear cojines eléctricos para descansar los pies.
– Usar calcetines sintéticos y apretados. Use de tejidos naturales y sin costuras.
– Usar soluciones antisépticas, medicamentos de venta libre, almohadillas de calor o instrumentos afilados en los pies.

COMENTARIOS

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS