Proyecto Puente > Opinión > Subsidio al transporte público

Subsidio al transporte público

POR Alfonso López Villa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Esta semana la gobernadora Claudia Pavlovich anunció que no habrá incremento durante al menos tres meses a las tarifas del transporte urbano en Sonora.

Este anuncio viene a aliviar la incertidumbre del usuario de transporte, respecto a los primeros meses del 2017 ya que los concesionarios y el Consejo “Ciudadano” del Transporte en diferentes medios anunciaban la urgencia de un incremento debido al gasolinazo, ya por todos conocido.

Existe ya aprobado un presupuesto para subsidios durante el 2017 -de casi 210 millones de pesos- que posiblemente sean aplicados para ese fin, pero de ese presupuesto también tienen que pagarse los viajes gratis a estudiantes en las ciudades de Hermosillo, Ciudad Obregón y Navojoa. Difícilmente alcanzará para cubrir esos subsidios.

Históricamente los subsidios eran utilizados para financiar a concesionarios en compra de unidades y reparaciones. Así es, se les proporcionaba dinero para dizque no bajar la calidad del servicio, préstamos que difícilmente pagaban y que según observaciones del ISAF (Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización), no se podían cobrar porque los concesionarios no eran localizables. (sic)

Ahora, el presupuesto aprobado para subsidios será utilizado para pagar el diferencial del diésel debido a su incremento y los viajes a estudiantes, por fin llegará al usuario de transporte, que es el ciudadano, que tiene una de las economías más frágiles y vulnerables.

Se nos hace imperativo aclarar que concesionarios están declarando que el no incremento a la tarifa es un apoyo que están ofreciendo al usuario, nada más fuera de la realidad ya que ellos buscaban el incremento desde antes del gasolinazo, teniendo a uno de sus voceros más caros: el presidente del Consejo “Ciudadano” de Transporte.

Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios… Los únicos que merecen reconocimiento por parte de los usuarios son la Gobernadora y el equipo que hizo posible que por fin un subsidio real llegara al destinatario final…. el usuario.

Los concesionarios no están poniendo absolutamente nada para aminorar el impacto del gasolinazo al usuario ya que los tres pesos de incremento serán pagados por el subsidio aprobado en la cuenta pública 2017.

Nos corresponde a la sociedad civil vigilar que no se abuse de esos recursos en las transferencias a concesionarios, porque la historia nos ha dicho que fácilmente esos 210 millones de pesos si no son aplicados correctamente se los pueden gastar en menos de tres meses y no precisamente en diésel.

Los concesionarios también tienen un aliado que se llama Consejo “Ciudadano” de Transporte que es el encargado de fijar las tarifas y ya en diversos medios declaró que la tarifa debe de “actualizarse” en una clara intención de incrementarla hasta en un 43% (10 pesos) para que los concesionarios apenas puedan sufragar sus gastos, el diésel subió 19% pero ya encarrerados buscan un 24% adicional con obvio cargo al usuario.

Conclusión

El 2017 se  ve complicado en todos los frentes, excelente la decisión de subsidiar al menos los primeros tres meses del gasolinazo y tener una pausa para ver (cruzamos los dedos) si el gobierno federal reconsidera ese incremento brutal, grosero y hasta inmoral al precio delos combustibles.

Acerca del autor

Alfonso López Villa es representante de Vigilantes del transporte A.C.

Twitter

@vigiadeltrans

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *