Proyecto Puente > Sonora > Hasta 22 % sube gas LP; compran menos pero mismos clientes

Hasta 22 % sube gas LP; compran menos pero mismos clientes

POR Marlene Valero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Desde el primero de enero, el precio del gas licuado de petróleo (GLP), que se utiliza para las estufas, el boiler y algunos automóviles, subió hasta un 20% en comparación de lo que costaba en 2016.

Proyecto Puente realizó un recorrido por cuatro gaseras para comparar los precios de este 2017, con los del año pasado.

Se constató que tanto el litro como el kilogramo de gas LP aumentó en algunas gaseras dos pesos y en otras, tres pesos. Esto ocasionó que el incremento se reflejara en el precio de los cilindros de gas, ya que en los de 45 kilogramos subió 90 pesos.

En las gaseras más económicas el llenado del tanque de 10 kilogramos cuesta 158.70 pesos;  en otras llega hasta 168.70 pesos, cuando el año pasado era de $138.10 pesos, en todas.

El precio por cargar gas al cilindro de 30 kilogramos en las gaseras con costos más bajos es de 474.30 pesos; en las de mayor costo es 506.10 pesos. En 2016 tenía un precio de $414.30 pesos.

Llenar el cilindro más grande, de 45 kilogramos, costaba el año pasado 621.40 pesos; ahora está entre los 711.55 y los 759.15 pesos.

tabla-gas

 

Compran menos gas, pero la misma clientela: gaseros

Proyecto Puente entrevistó a los empleados de las diferentes gaseras visitadas, quienes reconocieron que en lo que va del año, las personas compran menos cantidad de gas, pero sigue el mismo número de clientes.

Afirmaron que el gas LP es una necesidad para las familias, ya que lo utilizan para cocinar y para prender el boiler o calentador de agua, incluso para usar la secadora en los hogares.

“Si afectó, pero en la cantidad que le echan de gas. Si antes llegaba una persona y nos compraba 200 pesos, ahora llegan y le echan menos, unos 150 pesos”, explicó Francisco Martínez, empleado de RiveraGas.

José Luis Valencia, de Hidrogas, señaló que en su turno ha visto una disminución de clientela, hasta de casi la mitad.

Dijo que probablemente es porque se van a otras gaseras que cuesta menos el litro o kilo de gas.

“Por un peso se fueron todos. Antes había muchas ventas en la mañana, pero ahora es menos, se fueron a otras gaseras que no le subieron tanto al gas. Yo digo que se redujo más de la mitad”, aseguró.

Además, José Luis mencionó que hay personas que llega con un cilindro de 45 kilos, pero únicamente llegan a echarle 20 pesos de gas, porque no tienen para más.

“Esto de los aumentos afecta a las familias, todo sube, a la gente ya no le alcanza. Ha venido gente con esos tambotes de 45 kilos, y llegan y dicen: échame 20 pesos, porque no tienen más dinero”, expresó.

En cambio, Jorge Reynosa señaló que en Pagasa, donde labora, el flujo de las personas que compran gas LP no ha disminuido, se ha mantenido igual en lo que va del año.

Expuso que este producto es una necesidad para las familias, por lo que son casi 300 las personas que atienden a diario.

“Sigue igual la gente, si subió el gas, pero no tanto en comparación con otras. No ha disminuido la gente, tienen que echar, es algo indispensable”, manifestó.

En el mismo sentido opinó Jesús Barrios, empleado de Hermogas, quien afirmó que los clientes continúan con la compra de gas LP a pesar de los aumentos, ya que se utiliza para la cocina, el calentón de agua, entre otros usos.

“No creo que disminuya, es una necesidad para las familias, algo que tienen que comprar, porque si no, no cocinas, o no te bañas. Lo más seguro es que compres gas y no gasolina, porque si no tienes agarras un camión y de otra manera te vas con hambre”, expresó.

Asimismo, Jesús Barrios mencionó que en su mayoría los clientes llegan con un pequeño cilindro de 10 kilogramos, que cuesta 168 pesos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS