¡Qué falta de respeto al colectivo! - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¡Qué falta de respeto al colectivo!

¡Qué falta de respeto al colectivo!

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A toro pasado

No se necesita tener una alta capacidad de raciocinio para darse cuenta que es erróneo el argumento de que el alza de gasolina sólo afecta al 10% de la población más adinerada, que usa un auto para desplazarse. ¿Qué no sabrán nuestros funcionarios que todo movimiento de personas y bienes requieren de trasportes y de combustibles? ¿Por qué el gobierno se empeña en vernos la cara de tontos?

La semana pasada fue de antología porque desfilaron eventos inéditos. Hubo, como nunca, infinidad de manifestaciones civiles en contra del gasolinazo en las que se colgaron activistas profesionales que saquearon lo que pudieron, buscando deslegitimar los movimientos que surgieron. La incursión de esos grupos de choque no ha sido espontánea y tiene un tufo a decisión orquestada por el dedo oficial para que, como caja china, desviaran la atención pública y desacreditaran la indignación social. Todo para preservar o esconder dos cosas, una mala decisión y un mal gobierno. ¡Qué falta de respeto al colectivo!

También, con bombo y platillo se anunció la designación de Luis Videgaray, el mismo de la inexplicable mansión de Malinalco y de quien incurrió en aumentar, en sólo tres años, la deuda mexicana en 20% del PIB. Un premio para el más ineficiente, corrupto y visible funcionario público de este sexenio, quien además reconoció que iría a aprender porque no sabía nada de diplomacia ni de relaciones exteriores.

Su sola designación llevó al peso a una cotización record de $21.60 por dólar. Así, afloró nuevamente y sin vergüenza, una de las maneras más perniciosas de cómo se gobierna.

México está tan mal por la ineptitud de funcionarios que llegan al cargo por la práctica cotidiana del “cuatismo” en la designación de mandos gubernamentales, donde los cargos son para amigos, socios, compadres y herederos, los nombramientos no requieren de capacidad, experiencia, perfil, inteligencia, ni honradez; la sola orden “hágase” es suficiente para engordar la nómina de ineptos que pululan por todas las oficinas gubernamentales.

¿Qué amor por México prueban?, ¿qué competencia profesional avalan?, ¿qué orientación social acusan? Eso sí, la lealtad, si no complicidad, a quien los puso es la única garantía de desempeño. ¿Cómo vamos a sacar al buey de la barranca?, ¡Qué falta de respeto al colectivo!

Así mismo, el mensaje presidencial de la semana pasada. desnudó su ingenuidad al querer convencer a la sociedad de que el aumento en las gasolinas era sólo la consecuencia del aumento internacional del precio del petróleo, ¿será tan inepto que no sabe que un impuesto interno como el IEPS de 4.30 pesos por litro es lo que más encarece a la gasolina?, el mínimo análisis de su aseveración destruye su veracidad: la gasolina en Estados Unidos es más barata que en México.

La verdad es que la SHCP se acostumbró al IEPS porque es el impuesto más fácil y rápido de cobrar y por así, por la pereza fiscal tomó carta de naturalización en nuestro país. ¡Qué falta de respeto al colectivo!

Por otra parte, la pregunta ingenua del presidente al referirse al alza del precio en gasolinas, “¿Ustedes, ¿qué harían?”, hizo denotar su falta de creatividad para gobernar.

Él hizo lo más fácil, adelantar la fecha de liberación de precios de combustibles y, como consecuencia, que aumentara el precio de la gasolina.

Seguramente tuvo en la mesa muchas opciones, pero el riesgo político lo hizo tomar la más atentatoria al bienestar ciudadano.

Acaso se tomó el tiempo de evaluar el efecto de:
1) ¿Bajar los sueldos de todos sus funcionarios y los gastos onerosos de guaruras, comilonas, carros, viajes, etcétera?
2) ¿Bajar los sueldos y canonjías de todos los diputados y senadores y de todos los ministros y jueces?
3) ¿Bajar las prerrogativas de los partidos políticos?
4) ¿Bajar el presupuesto del Instituto Federal Electoral y sus extensiones estatales?
5) ¿Reducir el número de funcionarios y de efectivos del ejército y la armada?
6) ¿Reducir todo el presupuesto federal y todos los presupuestos estatales y locales?

Si sólo hubiera decido cortar a la mitad una sola de estas erogaciones, no habría necesidad del IEPS a la gasolina.

Pero si los seis rubros se redujeran sólo a la mitad, el país seguiría funcionando igual y tal vez mejor porque se detonaría la creatividad, la eficiencia y la austeridad. ¡Qué falta de respeto al colectivo!

 

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Javier Gonzalez dice:

    Insistir el mantener una clase gobernante, total y absolutamente inútil e innecesaria, por el deseo de vivir bajo un esquema colectivista, es lo que nos tiene hoy como nos tiene. El colectivismo es la manera más cara, corruptible e ineficiente de organizar una sociedad. Y en la era del internet, totalmente innecesaria.

    Y por cierto, quien consume más gasolina es quien anda en carro. El aumento a la gasolina, o diesel tal vez, no va afectar en la misma proporción a quien tiene 5 carros a quien anda en camión. No necesitas ser economista para darte cuenta que la tarifa no aumentara solo marginalmente, ya que un usuario no tiene que absorber por si mismo el costo operativo de el transporte público. Por el solo hecho de estar subsidiados los transportes públicos, los que tienen carro también tiene que pagar. Pero aparte, los que tienen carro tiene que pagar por la gasolina con la que opera su carro. No puedo entender como es que eres conferencista.

  • Aarón Tapia dice:

    EPN gobierna al más puro estilo monárquico de Luis XVI y su María Antonieta (la madame déficit) en opulencia y despilfarro. A la SHCP, además de su pereza fiscal le agregaría, su sumisión fiscal a los grandes corporativos que no pagan o pagan una baba de impuestos.
    Muy buena columna Berny. ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *