Proyecto Puente > Opinión > Es el estilo del viejo PRI: frenar protestas sociales con violencia

Es el estilo del viejo PRI: frenar protestas sociales con violencia

POR Luis Alberto Medina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El intérprete del poder e historiador, Lorenzo Meyer, advertía en el 2012 del peligro del regreso del PRI a Los Pinos con Enrique Peña Nieto a la cabeza. En palabras del doctor Meyer, el grupo político que volvía a Los Pinos practicaba las formas del PRI del pasado: no democrático, control sobre medios de comunicación, violencia y persecución política a opositores, opacidad, sin combate a la corrupción, opulencia como forma de vida sin rendición de cuentas. Se trataba del Grupo Atlacomulco, originario del Estado de México, creado en los años ochenta para contrarrestar a la clase política del centro del país. Entre otras familias: Los Montiel, Del Mazo, Los Hank González, y ahora los Peña Nieto, con Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, dominando el país. Sólo tuvo dos años de gloria. En septiembre del 2014, el Mexican Moment que llamó la prensa internacional, se convirtió en un Bad Mexican Moment: inició con la masacre de Ayotzinapa, el descubrimiento de la Casa Blanca, Tlatlaya, corrupción a todos los niveles, frivolidad en la Presidencia, incapacidad para comunicar las decisiones de gobierno, hasta llegar al 2017. El año de las manifestaciones que intentan detener. Meyer ya predecía lo que vendría para el país con la llegada del peñismo. Lo hemos vivido y lo estamos viviendo.

El PRI violento

En su obra “De Tlatelolco a Ayotzinapa, las violencias de Estado”, el escritor y especialistas en temas de seguridad, Sergio Aguayo, analiza el papel de la Policía Federal de Seguridad que dirigía Fernando Gutiérrez Barrios, el padre del espionaje mexicano. Aguayo documenta cómo es que el sistema presidencial priista en 1968, omnímodo, sin contrapesos, inventó y alteró informes de seguridad en el que acusaban a estudiantes de portar armas y representar un peligro contra el gobierno. Es la teoría de fabricación de enemigos a la altura del Estado, la especialidad del sistema PRI para frenar movimientos sociales de protesta contra alguna disposición de gobierno. es justificar la violencia para frenar la violencia que inventa el mismo gobierno.

Padrés, la copia priista

Aquí en Sonora lo vivimos con el padrecismo en el 2013. Al ver que las manifestaciones ciudadanas contra la tenencia vehicular tomaban fuerza, en febrero de ese año, desde la Secretaría de Gobierno con Roberto Romero a la cabeza, Guillermo Padrés dirigiendo, Javier Neblina como coordinador de los diputados panistas, entre otros funcionarios panistas, inventaron un operativo contra el movimiento de los Malnacidos. Mandaron golpear a las protestas ciudadanas con un grupo de choque que crearon que defendía la creación de impuestos. Hay que decir que Javier Neblina se opuso a la medida, pero tuvo que ceder ante la voracidad padrecista.

El ataque a Sonora

Extraño. Sospechoso. Cuestionable. Dudoso. Todos los adjetivos de desconfianza tienen los disturbios en Hermosillo del pasado jueves. Fueron a cadenas comerciales nacionales. No se informó quiénes eran los manifestantes, salvo el número de detenidos. La convocatoria a la marcha fue mediante Facebook. Después se borró toda evidencia. No es la manera de operar de los manifestantes contra el gasolinazo. ¿Quién los mandó?, ¿desde el centro del país?, ¿quién se beneficia con estos disturbios al inicio de año y que nunca habíamos tenido en Sonora?

¿Quién está detrás?

Los movimientos contra el aumento a la gasolina en Sonora son pacíficos. No hay entre sus integrantes un perfil violento. Lo han demostrado desde diciembre del año pasado cuando iniciaron protestas. Hago el contexto histórico, el perfil de quien nos gobierna y qué nos pasó en Sonora, para cuestionar abiertamente si es el gobierno federal el que está detrás de los intentos de saqueos en Sonora y los disturbios en el país. Es el único que se beneficia: el pánico inhibe a la protesta. Provoca miedo en los ciudadanos.

Derecho de réplica

No había escrito columna desde aquella que señalaba al operativo de venganza que operan padrecistas. El diputado federal Agustín Rodríguez se deslindó de los operativos de panistas contra el gobierno de Sonora y medios de comunicación. Calificó de irresponsable esta columna y otros medios por manejar, según él, datos falsos. La información que lo ubica dice otra cosa y son fuentes muy serias que lo ven como el financiador de la red de desprestigio, que desde hace cuatro años se hace a Proyecto Puente, y muchos otros medios de comunicación, que inició Javier Alcaraz. Él lo niega rotundamente.

Columna tomada de elimparcial.com

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en el 91.5 FM Radio Fórmula Sonora. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *