Proyecto Puente > Opinión > No ser sino parecer… ¿el caso de nuestras autoridades?

No ser sino parecer… ¿el caso de nuestras autoridades?

POR María Elena Carrera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El título de esta colaboración lo tomé –prestado- de una inteligente y bien articulada obra de teatro escrita por el dramaturgo sonorense Sergio Galindo, que fue presentada en diciembre para beneplácito de vacacionistas y habitantes de este Estado que gustan de sus propuestas teatrales y que recogen buena parte de la idiosincrasia popular.

La trama de la historia se desarrolla en Pueblo Siguiente, lugar al que llegaron -por azares del destino-  un actor acompañado por lo que podría ser su “representante”, quien al término de una función solía pasar como se dice vulgarmente “el sombrero” a la audiencia para que depositaran su cooperación.

Lo que se encuentran ese par de hombres en Pueblo Siguiente es algo que rompe su rutina pues el candidato a la presidencia municipal, luego de ser amenazado por un grupo de matones que no quieren ser molestados para seguir operando, ofrecen el apoyo al candidato siempre y cuando éste cumpla con dejarlos ser y pasar.

Pero como la codicia del ser humano siempre es mucha, el candidato asesorado por su peluquero, decide plantearle un trato al actor y a su representante para que se haga pasar como candidato a la presidencia y virtual ganador de ésta, mientras el otro se regresa a su rancho a “cultivar sus tierritas” sin poner en riesgo su vida.

Es el verdadero dueño de la presidencia y al mismo tiempo atiende su rancho particular, sin arriesgar su vida. La trama es divertida pues está escrita en tono de comedia, pero es un drama cuando sucede en la realidad, cuando lo gobernantes o servidores públicos no hacen su trabajo y no son lo que parecen ser.

Es decir, hay simulación. En este 2017 y muy a pesar de que las cifras económicas y de inseguridad fueron mostrando el verdadero rostro de un grupo en el gobierno federal incapaz de hacer frente a los múltiples problemas que sufre nuestro país, todavía no dábamos crédito al anuncio del incremento de precios de un 20% a las gasolinas: magna, Premium y Diésel.

En la escalada se anunció además la “liberación” de los precios del gas LP y, de golpe y porrazo se generó un aumento de casi el 30%. Nuestro país no creció año tras año un 6% prometido en la campaña del presidente Enrique Peña Nieto sino que hemos ido decreciendo año tras año.

En 2016 nuestra economía creció en un 2.1% muy lejos del 3.6% sugerido por los “expertos” de la Secretaría de Hacienda para este año.

La pregunta es: ¿será posible que gran parte del equipo que integra al actual gobierno no sea sino sólo parezca que son “expertos” en los temas y que en realidad estén ausentes de su función principal que es servir, mientras atienden sus negocios personales?

Y si las cabezas de cada oficina de gobierno están “distraídas”  en intereses particulares, quién revisa o se encarga de dar rumbo a miles de burócratas. ¿Quién pone orden a nuestra política interna y externa? ¿A nuestra política social?

Para resolver todos los temas lo que hacen los gobiernos federales hasta municipales es crecer su deuda, chequemos el siguiente dato: mientras que en el 2010 la deuda de nuestro país representaba el 31.8% el Producto Interno Bruto (PIB), para 2016 ésta significa el 49% del PIB. Y en nuestro Estado se sugiere que vamos en el mismo sentido; incrementar impuestos y aumentar la deuda.

La inconformidad ciudadana no se ha hecho esperar, en el país hay brotes de movimientos cívicos y pacíficos que muestran su descontento y franco enojo por lo que está sucediendo, ¿será ahora el momento esperado para que más ciudadanos nos sumemos con estrategias claras y bien articuladas para frenar este robo en despoblado?

No quisiera terminar esta colaboración sin subrayar un artículo publicado en portal de Proyecto Puente sobre el incremento que se registró en las llamadas de emergencia al 911 por violencia intrafamiliar entre los días 24 y 25 de diciembre, en esas fechas creció hasta en un 13.8% las llamadas por ese motivo. Favor de no perder de vista.

Acerca del autor

María Elena Carrera es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Iztapalapa; experta en temas de seguridad; coordinadora nacional y fundadora de Mujeres y Punto A.C. e integrante del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo.

Correo Electrónico

mariaelena.carrera@hotmail.com

Twitter

@MariaElenaC5

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *