Los niños y las IRA, ¿cómo atenderlos? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los niños y las IRA, ¿cómo atenderlos?

Los niños y las IRA, ¿cómo atenderlos?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son uno de los principales motivos de consulta a nivel mundial a pesar del incremento en la consulta por enfermedades crónicas.

estornudo-de-etiqueta

Durante la temporada invernal la frecuencia de estas IRA se incrementa y son más frecuentes en los niños, por ello insistimos que es importante cuidar tu salud y la de tu familia, reforzando las medidas de promoción y prevención pertinentes, como:

Evitar cambios bruscos de temperatura, consumir suficientes frutas y verduras que aporten vitamina C, abrigarse bien, realizar medidas de higiene personal como lavado de manos frecuente y estornudo de etiqueta y, ante la presencia de síntomas de infección respiratoria, resguardo en casa.

Estas medidas permitirán reducir la probabilidad de exposición y de transmisión de virus de las infecciones respiratorias agudas.

El número de infecciones respiratorias agudas reportadas en el Boletín Epidemiológico Semanal de la Dirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud de México a la Semana 50 del 10 al 17 de diciembre de 2016, se presentaron 576 mil 645 casos, 255 mil 671 en hombre y 320 mil 645 en mujeres. La tasa de incidencia mayor es en los menores de un año en 2015 se presentaron en ellos 116 mil 772 casos por cada 100 mil niños menores de un año, mientras en la población general se presentan 21 mil 791 casos por cada 100 mil habitantes, en segundo término los más afectados fueron los de 1 a 4 años con 59 mil 190 casos por cada 100 mil niños de 1 a 4 años.

Identificación de infecciones respiratorias agudas en niños menores de cinco años

Definición operativa de infección respiratoria aguda: Tos o rinorrea (escurrimiento nasal) de menos de 15 días de evolución acompañada de síndrome infeccioso (ataque al estado general y/o fiebre y/o falta de apetito).

En los niños los signos de alarma son los aumentos de la Frecuencia respiratoria (FR) o taquipnea
* Mayor a 60 por minuto en niños menores de 2 meses.
* Mayor a 50 por minuto en niños de 2 a 11 meses.
* Mayor a 40 por minuto en niños de 1 a 5 años.

Hay diversos cuadros de infección respiratoria, describiremos algunos con sus principales manifestaciones:
*La rinofaringitis o resfriado común, se manifiesta con: estornudos, rumorrea, Obstrucción nasa, enrojecimiento faríngeo y dolor faríngeo.
* La faringoamigdalitis presenta: exudado faríngeo, dolor faríngeo, adenopatía (crecimiento de ganglios) cervical, ausencia de rinorrea y fiebre.
* Faringitis vesiculosa: dolor faríngeo, fiebre, vesículas o úlceras en amígdalas.
* Otitis media: otalgia (dolor de oído). Otorrea (escurrimiento de secreción de oídos) mayor a dos semanas, tímpano abombado.
* Sinusitis: rinorrea mucopurulenta por más de siete días, fiebre mayor a cuatro días o aparición o reaparición después de cuatro días, rinorrea persistente por más de 10 días.
* Laringitis: en presencia de disfonía, dificultad para emitir la voz.

Medidas generales: Incrementar ingesta de líquidos; mantener la alimentación adecuada (si hay hiporexia, ofrecer los alimentos en pequeñas fracciones más veces al día); no suspender la lactancia.

En caso de otorrea, limpieza del conducto auditivo externo con mechas de gasa tres veces al día; no aplicar gotas óticas.

Control del dolor, la fiebre y el malestar general: Acetaminofén 60 mg/kg/día, en 4 a 6 tomas; revalorar en 48 horas si existen factores de mal pronóstico como:
– Niño con desnutrición moderada o grave (más de 25% de déficit del peso ideal para la edad).
– Niño con alguna inmunodeficiencia congénita o adquirida (ejemplo: Síndrome de Down o quimioterapia).
– Menores de un año con antecedente de prematurez.
– Madre analfabeta o menor de 17 años.
– Muerte de un niño menor de 5 años en esa familia.

Se recomienda educar a la madre sobre:

nebulizacionNo aplicar supositorios de acetaminofén en menores de un año (fácilmente se supera la dosis que puede producir intoxicación “hepatitis fulminante”); también respecto a la inconveniencia de usar antihistamínicos en niños.

Además, educarla acerca de que la tos es un mecanismo de defensa que se debe favorecer incrementando la ingesta de líquidos para fluidificar las secreciones y no tratar de suprimirla con jarabes.

Cómo identificar los signos tempranos de neumonía o de agravamiento (en cuyo caso deberá regresar inmediatamente al médico):
* Aumento de la frecuencia respiratoria.
* Dificultad respiratoria.
* Dificultad para beber.
* Aleteo nasal.
* Que el niño se vea grave.

A pesar de que la mayoría de las IRA son autolimitadas, los errores en diagnóstico y tratamiento son un problema reconocido y demostrado por el uso excesivo e inadecuado de antimicrobianos, principalmente en las infecciones de vías respiratorias superiores, de ahí derivan la aparición de resistencias bacterianas, además de ocasionar desperdicio de medicamentos debido a la falta de cumplimiento de tratamientos una vez que los síntomas han desaparecido.

Referencias.
http://www.epidemiologia.salud.gob.mx/doctos/boletin/2016/BOL-EPID-2016-SE50.pdf.

Guía clínica para el diagnóstico, tratamiento y prevención de las infecciones respiratorias aguadas; Guías de práctica clínica para medicina familiar, IMSS.

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente de la Federación Médica de Sonora, subdelegado médico del Issste en Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *