Pasarán su primera Navidad tras las rejas; 6 menores viven con sus madres reclusas - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Hermosillo, Reportajes Especiales > Pasarán su primera Navidad tras las rejas; 6 menores viven con sus madres reclusas

Pasarán su primera Navidad tras las rejas; 6 menores viven con sus madres reclusas

POR Luis Angel Carlin

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Entre murmullos, pláticas entre mujeres y gritos que llaman a la puerta, viven los menores al interior del reclusorio femenil de Hermosillo.

Son parte de la población penitenciaria que aunque son inocentes de cualquier delito, sufren el daño colateral por nacer mientras su madre paga una condena en el reclusorio.

No pidieron crecer tras las rejas, su corta edad no les permite comprender lo que está pasando, algunos vivirán su primera navidad al interior del centro penitenciario.

Son seis los menores que se encuentran en este momento acompañando a sus madres mientras cumplen su condena, van desde los 7 meses hasta los 3 años de edad, y están lejos del calor de un hogar, de la fiesta familiar.

 

 

“Es diferente, pero igual lo importante es que estamos juntas, lo que cambió es que no estamos con la familia afuera, tengo dos hijos más y me gustaría que estuvieran los tres juntos, con sus abuelos, con sus papás unidos también, en nuestra casa”, relató Lupita.

Es madre de una niña de 11 meses llamada Mía, la sentenciaron a 21 años de prisión, le faltan 11 por purgar, dijo sentir incertidumbre de lo que ocurrirá cuando su hija tenga que abandonar el penal.

“Es incierto el día que yo me vaya, ellos tienen como fecha límite de tres a cuatro años estar aquí en este lugar, la incertidumbre de si ella sale primero que yo, el que nos puedan separar, por el motivo que ella cumpla y yo quedarme aquí”, expresó.

Reconoció que uno de los momentos más difíciles que ha vivido en el centro penitenciario, ha sido cuando su hija se ha enfermado por gripe y la tienen que llevar al doctor.

“Yo aquí nada más lo único que puedo hacer es protegerla, cuidarla, protegerla pero ya en algo así, una enfermedad, yo no puedo salir con ella, yo no puedo estar con ella, alguien la tendría que llevar afuera con el doctor. Para mi es lo mejor que me ha pasado en este lugar, para mi es lo mejor, es mi lucecita en el camino en este lugar”, agregó. Mía tiene 11 meces de edad, nació el tres de enero.

 

Socorro Elena es una interna que tiene cuatro hijos, tres de ellos se encuentran al cuidado de sus abuelos, pero David no, al bebé de tan solo 7 meses de edad lo concibió estando en prisión, aún no se decide si pasará la Navidad con ella, pues también le gustaría que se reuniera con sus hermanos en esa noche especial.

“Lo he hablado mucho con mi mamá, que es en si el único apoyo que tengo yo aquí, de mi mamá y de mi familia por parte de ella, tengo tres niños más, a la vez si quisiera que él la pasara aquí, haré todo lo posible por que no la pase aquí, sino que lo saque mi mamá y esté allá con ella, por lo mismo, es su primera Navidad, están sus hermanos. De no ser así que no pueda salir el niño, hacer todo lo posible por que sea algo bien”, señaló.

Reconoció que su vida como mamá al interior del penal, es una situación muy complicada,

“Si afuera en si un hijo es una responsabilidad, aquí es el doble, el triple, tienes que estar al mil porciento a él, no estamos exentos nadie de llegar a una situación sin querer y llegar aquí. Yo nunca me lo imaginé estar aquí, menos con un hijo aquí, entonces, a cualquiera le puede pasar, no es como uno lo piensa cuando está allá a fuera”, explicó.

 

Maritza Elizabeth lleva tres años en prisión, paga una condena de 11 años. Cuando la detuvieron ya estaba embarazada.

“Va a ser el día más doloroso, separarme de mi hijo otra vez, la mera verdad ni he querido pensar, no quiero pensar en ese momento, porque es el que me da fuerzas aquí en este lugar, a pesar de todo”, dijo.

Maritza sabe muy bien que, por ley, su hijo no puede permanecer a su lado una vez que cumpla los tres años de edad, actualmente el menor tiene dos años pero pronto cumplirá la edad en la que se tiene que ir del lado de su madre.

Ella tiene otro hijo, sus abuelos lo cuidan, relató que una de las cosas que más lamenta es no poder ser ella quien lo lleva al kínder, además de no verlo crecer.

 

Alejandra está por cumplir cinco años en prisión, su sentencia es de 25 años, es mamá de Axel, un niño que aunque ya cumplió sus tres años de edad, y que por ley ya debería dejar el penal para seguir su vida con sus familiares, el sistema penitenciario le otorgó un permiso especial para permanecer a lado de sus madre, ya que fue diagnosticado con autismo. Gracias a las gestiones realizadas por el centro penitenciario, Axel recibe atención especializada en Aspana, Asociación Sonorense de Padres de Niños Autistas I.A.P.

“El estar aquí encerrada es agobiante y el tener el niño te saca de la rutina, gracias a ellos podemos llevar la vida más feliz, se podría decir”, comentó Alejandra.

 

This slideshow requires JavaScript.

Es difícil la situación de madres con hijos en el reclusorio

Por su parte Corina Elisa Valle Aguirre, coordinadora del Área Femenil del Cereso Hermosillo I, dijo que es muy difícil tener a los niños en el reclusorio, en el sentido de que no es un lugar apropiado para los menores.

“Son niños que nacen aquí, muchas veces no tienen idea de dónde están, ellos piensan que es su casa, si es difícil el tenerlos aquí, más, la mayoría de éstas mamás tienen a otros niños fuera”, comentó la funcionaaria.

Valle Aguirre dejó muy en claro que los hijos de las internas también tienen derechos, principalmente en el tema de salud y alimentación.

En recorrido que realizó Proyecto Puente por el interior del centro penitenciario, se pudo constatar que los menores se encuentran en buenas condiciones, y al decir por las mismas internas están bien atendidos, incluso cuando ha sido necesario trasladarlos al hospital a recibir algún tipo de atención médica.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *