¿Más mezcla? Sigue el Maloro agrediendo a ciudadanos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Más mezcla? Sigue el Maloro agrediendo a ciudadanos

¿Más mezcla? Sigue el Maloro agrediendo a ciudadanos

POR Alfonso López Villa

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El Cabildo de Hermosillo aprobó cancelar el seguro a casas habitación. Argumentan que se tendrá un ahorro de 15 millones de pesos anuales.

Otro argumento es que para hacer válido el seguro se tenía que pasar por muchas trabas que la compañía contratada ponía a usuarios afectados.

El Maloro se va por lo más fácil: en lugar de trabajar con las compañías aseguradoras para facilitar el cobro de esos seguros y ponerse del lado de los ciudadanos, a quienes en campaña un día sí y otro también, prometía que iba a cuidar y ofrecer servicios de calidad, opta por eliminarlo, afectando a quienes tienen la desgracia de sufrir un siniestro.

Ahora hará rifas de casas y autos como forma de incentivar el pago oportuno.

Ya es lamentable y aberrante lo que está sucediendo en la capital del Estado, donde un día sí y el otro también, la autoridad agrede la calidad de vida de los ciudadanos.

La privatización del alumbrado público (aunque digan que es concesión) da manga ancha para meter mano a todos los recursos del ayuntamiento. Por lo pronto esos 15 millones de “ahorro”, y guarden este comentario; ira a parar a las arcas del “ganón” de esa concesión, porque simple y sencillamente así lo autorizaron.

Entendemos perfectamente cuando el activista Francisco Salcido García lloró de impotencia luego de que los diputados aprobaron la privatización del alumbrado público, cuando el partido en el poder, acarreó ciudadanos para acallar protestas legítimas de ese asalto en poblado que dio el Maloro a ciudadanos.

Lamentable la burla de los “comunicadores” a las lágrimas de Francisco, ya que antes casi se daban “piola” cuando en la administración pasada los llevó como grupo de choque a los tristemente célebres “Sí más impuestos”, la misma gata, ni siquiera revolcada.

Todo esto que está haciendo el Maloro se debe a la apatía de los ciudadanos que no pasan de quejarse en redes sociales, pero cuando se requiere su presencia para protestar, aducen a cualquier pretexto con el fin de no asistir. Las redes son importantes, pero si no se le da el valor agregado de hacerlo personalmente, la queja ante la autoridad no pasa de ser sólo: “a chillidos de marrano, oídos de carnicero” que es lo que exactamente la autoridad está haciendo con todas esas agresiones y que los argumentos presentados no los cree nadie, probablemente ellos sí, pero cobran por eso.

Conclusión: 2017 será un año difícil, la autoridad lo está haciendo más difícil con el tipo de decisiones que ha tomado, privilegiando el negocio privado sobre el interés público, que solemnemente juró defender.

Acerca del autor

Alfonso López Villa es representante de Vigilantes del transporte A.C.

Twitter

@vigiadeltrans

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Beto el boticario dice:

    Bravo!
    La verdad duele e incomoda, sobre todo hacia los ciudadanos que son únicamente “críticos de excusado” que comentan y comentan mientras van a hacer su necesidad con el celular en la mano y a la hora de manifestarse contra el napoleoncito hotdoguero, nomas dan likes pero ni por asomo se aparecen.

  • Pepe toño dice:

    Existe diversas formas para delinquir y esta. Que esta utilizando el melódico del presidente municipal contra la ciudadanía es un ejemplo claro de cómo quitarle al ciudadano sus pocos ingresos ,policías con manga ancha ,asaltando a los automovilista con sus revisiones de rutina sin motivó aparente solo a criterio del agente con retenes simulados, y ahora el con sus privatizaciones que a como va seguro que hasta la recolección de basura lograra privatizar.este se. No tiene madre y si la tiene no se acuerda.con todo respeto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *