Proyecto Puente > Opinión > Depresión decembrina

Depresión decembrina

POR David Figueroa Ortega

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Diálogo   

Llegó diciembre y sus posadas, días de fiesta y felicidad para la gran mayoría de las personas que tenemos por costumbre festejar con gran algarabía estas fechas, donde disfrutamos en familia y con amigos, el árbol navideño, una cena, los villancicos, un brindis, la música, el baile, los dulces, regalos…

Pero para algunas personas las fiestas de fin de año no significan felicidad. Ya que también este mes tiende a generar tristeza y hasta la muerte para aquellas personas que atraviesan por una “depresión decembrina”  o “depresión estacional”.

La depresión, en realidad, es algo que se puede experimentar todo el año; pero que permanece silenciosa hasta que se acercan estas fechas navideñas.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), este desequilibrio es una de las principales causas de discapacidad en el mundo, mientras que el Instituto Nacional de Salud destaca que México ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres.

Son muchos a los que estas festividades decembrinas les traen malos recuerdos o que, por el contrario, sienten que no podrán volver a vivir igual de bien que antes, o hay personas que no saben cómo expresar afecto, lo que conlleva a querer demostrarlo haciendo gastos innecesarios y que en muchos casos les ocasionan más problemas.

Otra razón es que los recuerdos de navidades y años nuevos anteriores se apoderan de recuerdos que fueron dolorosos: como la pérdida de un ser querido, una enfermedad, el rompimiento de relaciones amorosas o amistosas, la lejanía de un ser querido, cambios de residencia, falta de dinero, pérdida de trabajo, las bajas temperaturas; en si las malas noticias que hacen sentirse abrumados y decepcionados por el entorno en que se encuentran.

Los síntomas para poder detectar si se atraviesa por una depresión decembrina, o depresión estacional consisten en pérdida de interés por realizar actividades que, normalmente, son placenteras para ti, aislarte y no querer salir con amigos, problemas de concentración, apatía, un constante estado de ánimo de tristeza o vacío, falta de energía, irritabilidad, ansiedad y dificultades para dormir y comer son claros síntomas de esta enfermedad. Pero hay que enfatizar, que los que sufren de este cuadro depresivo si no es tratado de manera oportuna, puede derivar en tragedias o suicidios.

En México, las muertes autoinfligidas se han convertido en un problema de salud pública, ya que, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), hay alrededor de cinco suicidios por cada 100 mil habitantes en épocas decembrinas.

Existen algunas recomendaciones para superar estos desequilibrios como: fijarse en lo que se tiene y no en lo que te hace falta, no te encierres en tu trabajo, trata de equilibrar tu tiempo libre con actividades que te apasiona realizar, haz obras de caridad que te permitan tener una sensación de bienestar, no renuncies a tus sueños sólo porque en un año no se materializaron, hay que vivir el aquí y el ahora, no compares concéntrate en el presente y en la oportunidad que tienes de futuro.

Es importante no dejarse engañar por el nombre de ‘depresión decembrina’, esto no significa que, al terminar diciembre, el estado de tristeza desaparezca, recordemos que la depresión es una enfermedad no un estado temporal.

Acerca del autor

David Figueroa Ortega es empresario, Excónsul de México en Los Ángeles y San José California; Exdiputado Federal; Exalcalde de Agua Prieta; Exdirigente del PAN en Sonora.

Correo Electrónico

davidfigueroao@me.com

Twitter

@DavidFigueroaO

Facebook

Ir al perfil

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *