Proyecto Puente > Opinión > Diciembre me gustó para…

Diciembre me gustó para…

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A toro pasado

Es muy común que establezcamos propósitos para el año que empezará y que los establezcamos precisamente en diciembre, el último mes del año y el más festivo de todos.

Los propósitos más recurrentes son bajar de peso, dejar de fumar/tomar, hacer ejercicio, estudiar algo, mejorar las calificaciones, ahorrar, etcétera. Todos ellos muestran el deseo de alcanzar algo de lo que adolecemos. Desafortunadamente para muchas personas, el propósito se queda en un deseo y  nunca se convierte en una meta con un plan claro para alcanzarla.

Para que un propósito pueda llegar a alcanzarse, es necesario que se aterrice en un plan concreto, con indicadores periódicos y planes alternos de contingencia. Me explico:

Si usted desea bajar de peso, primero anote en un calendario su peso actual y el objetivo final al término de doce meses. Por ejemplo, si su peso es de 80 kilos, una reducción adecuada de 10%, lo pondrá en 72 Kg. en 12 meses, por lo que al final de enero deberá pesar 79.4 kilos.

Enseguida, dado que no puede lograse algo sin hacer cambios, deberá listar lo que se compromete a hacer para cambiar sus hábitos; por ejemplo, eliminar los refrescos, la comida chatarra y el pan.

Si no lo hace, no introducirá ningún cambio por lo que su propósito no será alcanzado. Si al final de enero su peso no ha alcanzado los 79.4 kilos deberá incluir nuevos elementos en su plan, en este caso, hacer ejercicio sería una adecuada elección. Este proceso de medición lo deberá hacer todos los meses del año, a fin de ir constatando avances.

Para cumplir un propósito es necesario comprometerse con uno y con otras personas cercanas. Es recomendable que les informe sobre su propósito y de su firme decisión de llevarlo a cabo.

Otra recomendación es que haga intentos previos, ¿para qué esperar el primer día del año, para empezar un propósito? Empiece antes y revise cómo se siente.  Puede ajustar las acciones que se comprometió a hacer y empezar de nuevo antes del primero de enero, o después.

Si empezó con el año y sucumbió en el intento de alcanzar su propósito, empiece otra vez el día de Reyes y si es necesario haga lo mismo el 15 de enero, el 31, el día de la Candelaria, el 14 de febrero…

Todos los días empieza un nuevo año y cualquier día es bueno para iniciar algo.

También se recomienda hacer uno o dos propósitos únicamente, ya que sería muy pesado, por ejemplo, bajar de peso, dejar de tomar, hacer ejercicio e iniciar una nueva carrera, ¡todo en enero! Las probabilidades de que lo logre son prácticamente nulas.

Así pues, si tiene un propósito de año nuevo, anótelo, defina claramente cómo medir el resultado del éxito, lleve un registro de avance, comprométase con otros y si cae en el intento, no se preocupe, inténtelo de nuevo.  Cada día del año empieza un nuevo ciclo anual.

Feliz Navidad y que se le cumplan los propósitos de año nuevo.

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es Socio Director de WB Solutions, Talento en Movimiento; conferencista, expositor y facilitador en diversos congresos, seminarios y talleres en México y otros países; y profesor en Administración, Recursos Humanos e Ingeniería Industrial en varias universidades, a nivel profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *