Proyecto Puente > Opinión > ¿Antes como antes y ahora como ahora? Los aspirantes a rector en la Unison

¿Antes como antes y ahora como ahora? Los aspirantes a rector en la Unison

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Mi solidaridad con María Anabel Carlón,
abogada yaqui de Loma de Bácum.
Su esposo debe aparecer sano y salvo.

La semana del 12 al 16 de este mes, la Unison fue centro de atención al llevarse a cabo el registro de aspirantes al cargo de rector. El viernes 16, un boletín de la Junta Universitaria (JU) informó que todos quienes se apuntaron llenaron los requisitos.

En mi pasada colaboración apunté que se pensaba que el número de registros rebasaría los 12 inscritos, como ocurrió.

Es frecuente establecer un comparativo entre experiencias con el propósito de conocer qué del pasado se repite y dónde ocurren cambios. Esto lo es que intentaré hacer en esta ocasión reviviendo algunos aspectos de los procesos de designación de rector en 2009 y del actual.

Debo advertir que el contexto que se vive en la Unison es diferente y que es preciso analizar varios hechos considerando los nuevos escenarios. Por ahora me atendré a dar cuenta de una parte del proceso.

En el periodo de sustitución del rector Pedro Ortega (2009) la cifra fue de 15 interesados, ligeramente superior a la actual.

Los aspirantes de entonces fueron tres mujeres (Zarina Estrada, Alba Celina Soto y Blanca Valenzuela) y 12 hombres (Leonardo Félix, Rubén Flores, Heriberto Grijalva, Miguel Ángel Maguregui, Arturo Ojeda, Antonio Quintal Berny, Juan de Dios Bojórquez, Norberto Flores, Juan Bautista Lagarda, Sergio Oliver, Juan José Reyes y Eleazar Urrutia).

En ese tiempo la procedencia de los aspirantes fue la siguiente: nueve de la propia Unison, de los cuales cinco eran funcionarios académicos (un secretario general administrativo, un vicerrector, una directora de división, una coordinadora de maestría, y un director del bufete jurídico) y  cuatro profesores (de los departamentos de matemáticas, derecho, medicina, y psicología y comunicación).

De los seis aspirantes externos se registraron un exrector de universidad privada, un director de radio estatal, una académica del Itesm y tres exprofesores de la Unison.

Avanzado el proceso la JU seleccionó a nueve de los 15: seis eran internos y tres externos. De los seis internos, cuatro ocupaban un cargo directivo dentro de la Unison y dos se desempeñaban como académicos. De ese total, las tres mujeres se mantuvieron en la contienda.

El final es historia conocida. El entonces vicerrector de la Unidad Regional Centro (URC) fue designado rector, como había ocurrido con el rector a quien remplazaba. Esta trayectoria empezaba a marcar una ruta. El paso de vicerrector a rector.

Sin embargo, en la versión 2017 de elección esa ruta no se transitará en vista de que la actual vicerrectora de la URC no se registró. El hecho interrumpe –al menos en esta ocasión- una vía de acceso a la rectoría que se pensaba “natural”. Es la diferencia de antes y ahora.

El rector cuyo periodo terminará el próximo año transitó por el siguiente sendero de la administración académica: jefe de Departamento, director de División y vicerrector, todo en la URC.

La actual composición de los candidatos para la designación 2017 se compone de dos mujeres (ambas maestras de la Unison, una funcionaria académica y la otra profesora-investigadora) y 12 hombres.

De 14 registrados, nueve son internos, de los cuales, cinco son funcionarios académicos  (secretario general académico, director de División, dos jefes de Departamento y administrativo en la Secretaría General Académica) y seis académicos (de los departamentos de medicina, sociología y administración pública, y dos de psicología y comunicación).

De los académicos registrados, cuatro son de tiempo completo y dos de medio tiempo en la Unison (departamento de derecho) y desempeñan funciones de tiempo completo en dependencias gubernamentales.

Si bien, al interior de la comunidad universitaria a estos maestros de medio tiempo se se les considera más como externos, para efecto de nuestra clasificación los he incluido como internos. Los propiamente externos son tres (un exmiembro de la JU, y dos exdocentes).

De las 14 personas registradas, uno vuelve a intentarlo (Juan Bautista Lagarda compitió en 2009), otro había mostrado públicamente su interés (Leonardo Félix, asesor del Isssteson) pero desistió y no se registró, y quien se pensaba lo haría de nuevo, Miguel Ángel Maguregui, al final no apareció.

Al comparar ambos procesos –el actual y el de 2009-, encontramos lo siguiente:

01

Asimismo, observamos lo siguiente en relación con la composición de los aspirantes del personal académico en ambos procesos:

2

Gráficamente tenemos que:

3

Con la Ley 4 ha habido cuatro rectores (uno de ellos, el matemático Valencia, fue electo con la anterior pero durante su periodo se estableció la Ley 4), tres de ellos han sido reelegidos en sus cargos, y todos han tenido por origen ser funcionarios académicos; dos llegaron al cargo siendo vicerrectores.

No ha habido a la fecha rectores sin cargo en la administración académica, es decir, que hayan sido sólo docentes o maestros-investigadores; tampoco mujeres.

De la JU de antaño solamente permanecen dos miembros: el licenciado en administración de empresas Jesús Contreras y el ingeniero Jorge Gómez del Campo. Este último preside hoy como entonces, la JU.

En suma, las diferencias más notables entre las designaciones de 2009 y la actual, son las siguientes: el número de aspirantes prácticamente es el mismo, los funcionarios académicos registrados se mantienen en cuanto a número pero en esta ocasión no va de aspirante la Vicerrectora, por lo  que se rompe esa tradición.

La proveniencia de los académicos según su departamento se repiten en tres de ellos: medicina, derecho y psicología y comunicación. Asimismo, aumenta el número de aspirantes sin cargos académico-administrativos y disminuye el de los externos.

Adicionalmente, la JU incursiona en un procedimiento de amplia difusión mediática y se acerca a una especie de votación a través de la medición de las opiniones en forma electrónica. Sin embargo, seguirá siendo quien valore y designe.

En próximas entregas daré cuenta de los contenidos de las propuestas de los aspirantes, expuestas en cinco cuartillas entregadas a la hora de su registro. En ellas se expresa la manera como aprecian la universidad y los rumbos que se proponen tomar. Veremos para quiénes el ayer sigue siendo el hoy o alguien puede distinguir los nuevos tiempos de los pasados.

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

7 Comentarios

  • Ricardo dice:

    La UNISON necesita Rector, no un Virrey que perpetua su estirpe con el paso de las generaciones. Si los miembros de la Junta Universitaria hacen bien su trabajo, podremos quitar en la Unison los vicio y los intereses después de tantos años

  • Nataly dice:

    Como puede ser la elección equitativa si los funcionarios del rector no renuncian y mueven la estructura administrativa con todo y empleados? Se vale? Así pueden quedar los mismos siempre jaja

    • felipe mora dice:

      Así es Nataly, los funcionarios que sean aspirantes deben, si no renunciar a sus cargos, sí solicitar una licencia mientras dura el proceso. Piso parejo para todos. Saludos.

  • Eduardo dice:

    Enrique Velazquez ha sido 31 año burócrata y ahora dice que hará como rector lo que no hizo en 16 años: una universidad virtual y llevársela bien con los sindicatos para que no haya huelgas. Es como creerle a Trumo que va a donar su fortuna a familias mexicanas de bajos recursos

    • felipe mora dice:

      Estimado Eduardo, comparto tu opinión, en el caso del dr. Velázquez por el tiempo de permanencia en el puesto cualquiera le habrá de exigir qué hizo y que no, para remediar la situación que ahora señala como limitaciones. En mi próxima entrega analizaré esos aspectos. Saludos.

  • Edna Mariana Beltrones Enciso dice:

    Rosa Maria Ortiz Ciscomani, Gurza Curiel, Francisco Paz y Mónica Castillo no dejarán nunca que una mujer llegue a ser Rectora, primero muertos que dejar otro en el puesto que no sea Velazquez. Tienen miedo de que destapen la corrupción y regalías con que e los compró Heriberto Grijalva.

    • felipe mora dice:

      Estimada Edna, como he escrito antes, la Junta Universitaria es una caja negra y poco sabemos lo que ahí ocurre, cómo votan y sobre qué asunto sus integrantes. Conviene que se transparente el proceso, en especial los criterios con los cuales ponderarán sus decisiones. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *