Proyecto Puente > Opinión > ¡A trabajar contra la postura hacia México de Trump!

¡A trabajar contra la postura hacia México de Trump!

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A toro pasado

En 1993, hace 22 años concluyó la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLC, entre Canadá Estados Unidos y México, yo estaba estudiando un posgrado en Estados Unidos y viví el proceso con una perspectiva preferente.

México hizo una negociación que asombró a Estados Unidos y Canadá en todos los sentidos, los mexicanos, que teníamos la imagen del “indio sombrerudo enzarapado dormido bajo el sahuaro”, nos mostramos como expertos negociadores internacionales a la altura de los mejores; los americanos, que pensaban que iban a ganar de todas, todas, tuvieron que aceptar muchas condiciones favorables a México porque no contaban con los análisis suficientes y los argumentos sólidos para rebatir las posiciones que planteaba nuestro país.  México fue el gran protagonista del proceso.

Pero nuestro país hizo mucho más, contrató a los mejores despachos de cabildeo en el congreso de Estados Unidos para crear una corriente favorable entre los representantes y senadores de los demócratas y republicanos. Paralelamente, contrató a las agencias publicitarias más prestigiadas para construir una imagen favorable a México en toda la población y la difundió masivamente mediante campañas específicas de promoción en cada estado de la Unión Americana.

Hasta en la difusión del TLC México la hizo mejor. Los tres países ofrecieron copias del texto del TLC, Canadá lo hizo en diskettes flexibles de 5”, Estados Unidos en papel y México en discos rígidos de 3”, que eran la novedad en ese tiempo.

En todo, nuestro país se lució y dejó boquiabiertos a los gringos y a los canadienses y generó una imagen de un país moderno, de gente preparada y con poder de negociación. México vio el gran potencial de tener un tratado comercial con dos de los países más avanzados e hizo su mejor trabajo.

Por supuesto que el gobierno mexicano gastó mucho, pero valió la pena. El TLC es lo mejor que le ha pasado a la economía de nuestro país en las últimas dos décadas.

Hoy con el triunfo de Trump, en el mejor de los casos el TLC va a ser revisado, por lo que desde ya, México debe prepararse igual o mejor de lo que hizo para hacer realidad el TLC original, hace un cuarto de siglo:

1.- Convocar nuevamente a los expertos mexicanos en comercio y negociaciones internacionales que llevaron la batuta en la negociación original y que conocen las entrañas del TLC, como Jaime Serra Puche, Herminio Blanco y Luis de la Calle

2.- Revisar a fondo cada uno de los capítulos del TLC y decidir que puede cambiar, que no puede aceptar y cuál es el mejor acuerdo que debe negociar con Estados Unidos y Canadá

3.- Nuevamente hacer un frente común con los empresarios a fin de preparar los grupos de negociadores que puedan requerirse.

4.- Cuando se dé el caso, negociar con la misma actitud y conocimiento que cuando lo hicimos para el TLC.

5.- Lanzar una campaña de imagen de México para mejorar la percepción de nuestro país en Estados unidos

6.- Contratar a los mejores cabilderos para que trabajen con los congresistas americanos a favor de México

7.- Hacer un frente común con Canadá, el tercer socio olvidado, para negociar juntos contra Estados Unidos.

8.- Aumentar las relaciones comerciales con Canadá, Japón y Europa, con quienes México tiene acuerdos comerciales olvidados

9.- Promover un Acuerdo Comercial amplio y sólido con China e India, los gigantes del consumo mundial con quienes México no tiene acuerdos económicos integrales.

El Congreso mexicano acaba de anunciar la integración de un equipo “de alto nivel” con la participación de secretarios, senadores y diputados y representantes empresariales para analizar las perspectivas del TLC; sin duda es un buen esfuerzo  en principio, solo basta esperar que su trabajo sea efectivo, productivo y oportuno.

Por último, me da gusto saber que al menos una empresa sonorense que vende en Arizona, ante el temor a lo que pueda pasar con el TLC va a abrir  una planta en Phoenix. Así lejos de lamentarse por los cambios bruscos que puedan ocurrir en la relación comercial entre México y Estados Unidos, pronto empezará a repatriar utilidades.  Un ejemplo para los demás exportadores de la región.

Al mal tiempo, buena cara.

 

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de Grupo SINEG; conferencista, expositor y facilitador en diversos congresos, seminarios y talleres en México y otros países; y profesor en Administración, Recursos Humanos e Ingeniería Industrial en varias universidades, a nivel profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *