La hora de los hornos en la Unison - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La hora de los hornos en la Unison

La hora de los hornos en la Unison

Imagen: Internet

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Redacto estas notas antes del lunes 12 de diciembre, fecha a partir de la cual se llevará a cabo el mayor número de registros de aspirantes a la rectoría de la Unison. El límite será el miércoles 14 de diciembre. Hasta ahora solamente se ha inscrito una persona.

El escenario que se dibuja acerca del número de participantes posibles es de entre 10 y 12. Hay quienes aseguran que se rebasará ese rango toda vez que se trata del nombramiento de un nuevo rector o rectora, y no de una reelección.

Pensar así tiene por base el hecho de que la probabilidad de ser seleccionado es mayor puesto que en la reelección el rector en turno lleva las de ganar. Esto ha ocurrido desde 1993.

En consecuencia, la designación actual suele pensarse no para cuatro sino para ocho años en el cargo. Y eso, en este momento, es signo de preocupación en la comunidad universitaria debido a que se tiene la certeza que el equipo que actualmente administra la universidad desee continuar.

Visto a la distancia, la reelección ha parecido tener más desventajas que virtudes. Aunque la Ley 4 que rige la Unison lo permite, la permanencia en el tiempo de un grupo crea cotos de poder, llama al control de voluntades a cambio de prebendas –busca lealtades-, y se hace impermeable a los cambios.

Además, la administración se vuelve acrítica, acepta sin más las condiciones que las instancias externas le imponen,  es poco transparente  y desalienta la participación e iniciativas para imponer las suyas.

Conforme se acercaba la publicación de la Convocatoria para la designación de rector de parte de la Junta Universitaria (JU), corría la versión de que, como reza el refrán, el arroz estaba cocido en favor de un candidato de la administración actual.

Esta interpretación un tanto promovida desde el poder –“rector pone rector”- y otro tanto como efecto de la idea que se ha venido arraigando en  la comunidad de que no es posible competir con el aparato, ha generado reacciones contrarias a ese sentido común. Un nuevo contexto se expresa en ciertos hechos entre los que destacan los siguientes.

El mensaje de la JU con una convocatoria que promueve más espacios de opinión y expone a los aspirantes a los medios de comunicación. Aunque al final sea  esta quien tome la última decisión con base en criterios poco claros -de eso ya hemos tratado en otras colaboraciones-, haberse movido muestra que el proceso de sucesión puede no repetirse en los mismos términos que en el pasado.

Otro elemento, es la negativa de la JU de integrar a la estructura formal de la Unison, la Secretaría General de Finanzas creada por el actual rector hace tres años.

También, otros elementos que se respiran en el ambiente, son los señalamientos hechos a esta administración en lo referente al pago de las cuotas de los trabajadores al Isssteson; las denuncias sobre el nivel de los sueldos del funcionariado, y las diferencias no aclaradas de los convenios estatal y federal con la universidad sobre presupuesto y uso de plazas.

Asimismo, la violación del acuerdo con el sindicato de académicos pactado ante autoridades gubernamentales en la pasada revisión, de no llevar adelante la llamada armonización del estatuto de personal académico (escalafón) que afecta a muchos docentes, hecho que salvó en este año de ir de nuevo a la huelga.

Todo lo anterior ha generado una estela de dudas y sospechas de que algo anda mal en la universidad. De confirmarse las suspicacias, la fórmula, perfectible por cierto, TIEMPO DE PERMANENCIA EN LOS CARGOS + ESTRUCTURA VERTICAL DE LA LEY 4 + APATÍA DE LA COMUNIDAD =CONTROL DE LOS PROCESOS POR LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL (TP+EVL+AC=CP) que a fuerza de repetirse eleva cada elemento, insisto, de confirmarse la desconfianza, esta puede modificar los términos en la presente coyuntura.

Un signo de lo anterior es la aparición de aspirantes que se muestren contrarios al llamado “grupo de los químicos”, nombre con el que se identifica a la actual administración y cuya permanencia supera los tres quinquenios. También, cabe la posibilidad de que más de un aspirante de esa administración y grupo, se registren, por estrategia o por deslindes.

No será de extrañar que estos últimos “soliciten” el apoyo a las instancias de la estructura y otras redes que han cultivado de tiempo atrás. Es la ventaja por el manejo y distribución de los recursos. Se trata de una práctica que ocurre en este y otros ámbitos políticos y sociales. No por ello perniciosa.

Habrá que conocer los discursos y visiones de los aspirantes. Lo previsible es que unos privilegien el cambio de rumbo y de prácticas, en tanto que otros aprecien la continuidad y el orden actual. La semana del 12 al 14 del presente mes, será el inicio de esta parte del proceso al darse a conocer los nombres de los aspirantes.

Como quiera que sea, es deseable que quienes sean funcionarios universitarios soliciten una licencia inmediata a sus cargos para competir en condiciones de igualdad con quienes no lo sean. Es elemental en toda competencia aunque no sea materia de la Convocatoria. Es de orden moral y ético.

Ya habrá tiempo para analizar sus planteamientos y probabilidades de éxito. Mientras tanto, como dijo José Martí, tan recordado en las exequias de Fidel, para la Unison “es la hora de los hornos y no se ha de ver más que la luz”.

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

4 Comentarios

  • EFREN PEREZ SEGURA dice:

    Excelente análisis Felipe. Esperemos que alguno de los candidatos, o candidatas, insistan en que el mayor compromiso de la Universidad es con la calidad de la educación, muy distante, por cierto, de la que las administraciones de los últimos 16 años han querido vender y, para muestra, basta una prueba PISA. Que insistan igualmente en que la obligación de la Unison es la de encabezar un verdadero sistema integral de educación superior y media superior en Sonora. Finalmente, como bien lo señalas, es pertinente que los que sean funcionarios-candidatos renuncien a sus puestos (por ética) para competir, aunque sea parcialmente, en igualdad de condiciones.

    Un saludo afectuoso.

    Efrén Pérez Segura
    Departamento de Geología

    • felipe mora dice:

      Gracias Efrén. Lo de la calidad -cuidado con la simulación- y el sistema integral que señalas, son aspectos centrales qué observar y atender.

  • Ing Alma D dice:

    …ya es momento que los químicos aporten analizando la sangre en laboratorio , desarrollar lo que estudiaron o vender tacos si no les gustó el estudio …oportunidad a otros la conducta humana de estos universitarios no engrandece EL SABER DE MIS HIJOS HARÁ MI GRANDEZA …..entrar al conformista flojo generando vicios profesionales en el corto desarrollo de ello ….., soy búho de corazón el saber de mis hijos hará mi Grandeza Ing Alma Rivera Parra Ces prof # 1343326

    • felipe mora dice:

      Gracias Ing Alma, por sus comentarios. Conviene que en la Unison se abran las ventanas y corra el aire del cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *