Maloro Acosta, ¿al servicio de la ciudadanía o del poder empresarial? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Maloro Acosta, ¿al servicio de la ciudadanía o del poder empresarial?

Maloro Acosta, ¿al servicio de la ciudadanía o del poder empresarial?

POR Aaron Tapia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El economista y filósofo escocés Adam Smith, en su libro, La riqueza de las naciones, habla de que los principales arquitectos de las políticas son los dueños de la sociedad (por aquel entonces los comerciantes y fabricantes junto a la monarquía) y ellos se aseguran de que se cuiden escrupulosamente sus intereses inconfesables.

Incluso utilizando métodos al margen de la ley y soslayando el grave impacto que eso tenga para la mayoría de la población. Siguen una máxima vil: “Todo para nosotros, migajas para el resto”. Y en ausencia de una reacción popular generalizada, eso es básicamente lo que se habría de esperar.

Este libro fue redactado en 1776, pero aún sigue más vigente que nunca y en estas fechas otra vez los hermosillenses estamos padeciendo esta degeneración de poder oligárquico. El pretender concesionar los servicios para el alumbrado público, así nos lo indica.

En una democracia real, la opinión pública (y no sólo me refiero a los medios de comunicación, sino a la ciudadanía en general) tiene alguna influencia sobre las decisiones gubernamentales y luego los gobiernos llevan a cabo ciertas políticas determinadas por el pueblo, de eso se trata la democracia.

Pero es importante entender que los sectores privilegiados y poderosos, nunca han simpatizado con una real democracia por razones muy obvias.

La democracia pone el poder en manos de la población mayoritaria, lo que arrebataría privilegios a ese pequeño, pero poderoso grupo de élite. (Demo: pueblo. Cracia: poder. Poder del pueblo).

La concentración de la riqueza provoca la concentración de poder, y una de las principales variables que facilita esta mecánica en estos tiempos es que, el costo de las elecciones se han disparado de manera significativa, lo que ha metido a los partidos en los bolsillos de los grandes empresarios (oligarquías) y este poder político se traduce en manipulación de gobiernos financiados por estos en sus campañas electorales y en legislación que incrementa la concentración de riqueza, así que las políticas fiscales relativas a impuestos, regulación, privatización y concesiones de servicios públicos, las reglas de gobierno corporativo y toda una variedad de medidas políticas son diseñadas para aumentar la concentración de la riqueza a favor de este reducido grupo empresarial, lo que a su vez, les genera mayor poder político para seguir facilitando estas mismas prácticas y es, este, el círculo vicioso que está funcionando en Hermosillo, en Sonora, en todo México y en gran parte del orbe, lo cual tiene sometido al mundo entero en una preocupante crisis socioeconómica y política.

Sin aparentemente soluciones posibles, han convertido las ideas políticas en ofertas de mercado, entre funcionarios merolicos que gritan sus virtudes, porque según ellos han encontrado la solución en la oferta y la demanda, concretamente privatizar o concesionar, si es que a la mexicana estos dos modelos no es lo mismo. Soluciones viejas para nuevos problemas, y en lugar de resolver los problemas, los profundizan.

El sistema de alumbrado público de Hermosillo cuenta con 62,500 luminarias instaladas en colonias, ejidos y vialidades principales, las cuales según argumentos del edil, se encuentran en su mayoría deficientes y obsoletas, lo que provoca constantes fallas en el alumbrado. El municipio pretende comprar 67 mil luminarias de tecnología led, que, según declaraciones del alcalde nos representará un ahorro sustancial de energía y por ende, ahorro económico y mayor eficiencia en el servicio, además tratan de convenir un contrato con la empresa que vaya a proporcionar el servicio, por quince años.

El alcalde Maloro Acosta, ha informado que dicho servicio concesionado no generará aumento alguno para el ciudadano porque se pagará con el DAP (Derecho a Alumbrado Público). Pero lo que no dice abiertamente es que, se propone que en caso de que dicho recurso sea insuficiente para cubrir el pago de este servicio, se utilicen recursos provenientes del pago en primera instancia del impuesto de los traslados de dominio que reciba el municipio, y si este resulta insuficiente, se hará uso de recursos adquiridos de la captación del impuesto del predial, y si aún así, no sean suficientes los tres anteriores, el ayuntamiento solicitará la autorización del congreso del estado, para la afectación de los ingresos que provengan de participaciones estatales y federales.

No se necesita ser un gran economista o actuario para tener un cálculo certero de que dicho servicio durante esos quince años, terminará por absorber la totalidad de los recursos ya mencionados, porque no es posible sustentar una ciudad para el ahorro de energía y sin tener más costos con esa miopía urbanística que caracteriza históricamente a nuestras autoridades. La ciudad sigue creciendo desparramadamente en horizontal y no de manera vertical, en lógica, el gasto público seguirá creciendo en consecuencia de su sostenida expansión territorial, la densidad poblacional, el tránsito de la ciudad y el movimiento de población en horizontal, termina comiendo a las ciudades. ¿Eso es eficiencia?

Sería ingenuo pensar que esta futura expansión con sus dificultades y altos costos para proveer los servicios públicos, no lo tienen claramente dimensionado, pero este tipo de mal crecimiento urbano, favorece la glotonería de los políticos y sus patrocinadores electorales, que a la postre se convierten en constructores residenciales y urbanísticos y en proveedores de servicios públicos.

En este caso de servicios al alumbrado público ¿por cuanto se multiplicará la cantidad de luminarias a instalar y su costo en quince años de crecimiento horizontal de Hermosillo para poder seguir iluminándolo? ¿habrá necesidad de tener a la ciudad iluminada en su totalidad?

No necesariamente una ciudad completamente iluminada te ofrece confort o seguridad pública y eso lo podemos constatar con referencias cercanas a nosotros los hermosillenses y son las ciudades estadounidenses, donde solo las vialidades principales cuentan con alumbrado público, pero en las zonas residenciales es bastante reducido. Esto tiene que ver con políticas de ahorro energético y ambiental, así como eficientar el gasto público. Esto si es ejemplo de eficiencia.

Nos presentan el alumbrado público como una panacea en el combate a la delincuencia, lo que resulta sumamente engañoso, porque de los mayores delitos que están azotando a la ciudad es el robo habitación, la gran mayoría de estos son cometidos en horario diurno (por citar algún ejemplo).

Es ridículo aseverar que la delincuencia se inhibirá con iluminación led o con ocurrencias de páginas web que exhiban a presuntos delincuentes, violando el derecho humano de la presunción de inocencia, esto es algo mucho más complejo y multifactorial, como para recetarnos populismo penal, es aquí donde se espeta la frase icónica de Bill Clinton: “the economy, stupid”.

Cuando se implementen verdaderas políticas para cerrar las brechas de la desigualdad económica y social, que se trabaje con seriedad para limpiar la corrupción e impunidad institucional, entonces Hermosillo se empezará a iluminar, pero para eso nuestras autoridades deberán trabajar en pro de la ciudadanía y no para sus padrinos políticos y patrocinadores electorales, “los dueños de la sociedad”, como los llamaba Adam Smith.

Acerca del autor

Aarón Tapia ha participado en radio como productor y conductor del programa de diversidad temática Ensalada de Tópicos.

Correo Electrónico

ensaladadetopicos@gmail.com

Twitter

@naranjero75

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

13 Comentarios

  • Lorenza dice:

    De perdida con todo lo que han privatizado, el Gobierno les supervisara y pusiera orden….pero noooo!!! , les TRASPASA, hacen el negocio de su vida y les da mano ancha, y quien se perjudica????????…………………………….me da gusto saber que todabía hay comentaristas independientes como los de proyecto puente. bien, muy bien…………………lástima que por celular no se pueda poner comentario.

  • Denisse dice:

    La delincuencia no va a disminuir con iluminación led, primero debe dedicarse el Maloro a las raíces de estos problemas, obviamente los zapatos de alcalde le quedaron grandes, y de todo le hecha culpa a la antigua administración. Muy buenos datos para la ciudadanía porque claro que no explica esto en las entrevistas que ha dado…. Felicidades Aarón necesitamos mas gente en los medios con tu honestidad!!!

  • Todo funcióna en pos del dinero, este caso de privatizar el alumbrado publico en particular solo es precisamente uno de tantos, no debiéramos de espantarnos con las decisiones que se tomen desde el poder político ya que es una característica muy peculiar de ese poderío, el asunto es que como dije todo gira en pos del dinerito así les aseguran el futuro a generaciones enteras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *