Un policía de 100 - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Un policía de 100

Un policía de 100

POR María Elena Carrera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Qué lejos estamos de aquellos policías que conocían a todas las personas de la entonces NO tan extendida y poblada ciudad de Hermosillo. Todavía recuerdo una de las anécdotas que contaba mi madre, cuando de pequeña yo, seguí una caravana de un circo que hacía promoción por las calles del centro de la ciudad.

Durante horas me buscaron, o a lo mejor fueron algunos minutos que la angustiada familia sintió como que el tiempo transcurrido fue mucho, lo cierto es que pasados los minutos de pronto mi señora madre me vio de la mano de un policía que, por supuesto, mi madre conocía y me llevaba a entregar, luego de haberme preguntado que con quién andaba. Al verme el oficial pequeña y sola -creo que tendría como tres años- decidió llevarme de la mano de nuevo a casa.

El objetivo del policía de ese entonces, era servir a su comunidad. Bajos eran los sueldos, muchos los deberes; sin embargo, el más importante de todos era proteger dado que todo mundo se conocía y la convivencia era muy cercana.

Cuando vemos videos como aquel en el que cuatro policías golpean a un joven de aspecto cholo y que está con las manos esposadas, al policía que trata de atropellar con el carro oficial a un vendedor de hamburguesas, policías que se pasan los altos y conducen a exceso de velocidad permitida casi siempre, lo que tenemos a simple vista es a individuos actuando como si fueran delincuentes.

No hay respeto por el uniforme, pero mucho menos por los y las ciudadanas, por eso es que Causa Común A.C. así como el Instituto para Seguridad y la Democracia (INSYDE A.C), dos organizaciones de la sociedad civil han trabajado en los últimos diez años en modelos de capacitación para policías que incluyen varios rubros.

En el caso de Causa Común -que dirige María Elena Morera-, ha desarrollado un programa de Acompañamiento Ciudadano al Desarrollo Policial que “promueve la reconciliación entre la policía y la sociedad”. Busca que los policías sean profesionales, pero también que mejoren sus condiciones de trabajo.

Por su parte INSYDE A.C., tiene como propósito, entre otros objetivos, generar conocimiento y proveer a la sociedad y a las instituciones públicas las más actualizadas soluciones en materia de reforma policial. Desarrolla modelos, adaptados a cada estado a partir de un diagnóstico para certificar a policías en aquellas ramas de las tareas policiales que les permitan vincularse con la sociedad.

Pero hay algo que a ambas organizaciones de la sociedad preocupa y es que nuestro país atienda una recomendación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México: “Adoptar una ley nacional sobre el uso de la fuerza por parte de los servidores públicos en concordancia con los estándares internacionales y asegurar su efectiva implementación”

Por otra parte, la Ley General del Sistema Nacional de seguridad Pública impulsa cuatro ejes para el Sistema de desarrollo Policial: 1. Sistema profesional de desarrollo policial: define como ingresar, permanecer, ascender y terminar una carrera dentro de las instituciones policiales; 2. Profesionalización: refiere a la formación inicial, continua y especializada del personal de la policía; 3. Certificación: se ofrece a los elementos que acreditan sus evaluaciones de control y confianza, de conocimientos y desempeño.

De acuerdo a un diagnóstico que presentó en noviembre de 2015 Causa Común A.C., la calificación del estado de Sonora en desarrollo policial fue de 7.9; de los cuatro ejes se tuvo una calificación aprobatoria en tres de ellos. El eje no aprobado fue en el de certificación integral cuya calificación fue de 5.

El policía de proximidad social y comunitaria a quien también se le llama policía de cuadrante, policía de barrio se funda sobre la idea, los policías debieran “superar el abordaje tradicional –de tipo coercitivo y reactivo– de la actuación policial por otro que, sin descuidar lo anterior, pone el acento en la acción preventiva, proactiva y de colaboración con otros actores sociales como la vía más efectiva para engentar el incremento en los niveles de violencia y de inseguridad” (INSYDE A. C.)

De lo que se trata es que los policías comprendan que lo que se espera de ellos es que actúen apegados a los Derechos Humanos porque ellos juegan un rol importante para la generación de entornos seguros, habitables y libres de violencia.

Se acaba de nombrar un nuevo Director de Seguridad Pública municipal en Hermosillo, ya lo veremos interactuando con la sociedad, por lo pronto se le exigirá se reúna constantemente con vecinos y otras instituciones para plantear posibles soluciones, fuera del aspecto coercitivo. Ya veremos cómo avanza el empoderamiento empático de Fernando Beltrán Pérez.

María Elena Carrera es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Iztapalapa; experta en temas de seguridad; coordinadora nacional y fundadora de Mujeres y Punto A.C. e integrante del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo. @MariaElenaC5

Acerca del autor

María Elena Carrera es licenciada en Ciencia Política por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), plantel Iztapalapa; experta en temas de seguridad; coordinadora nacional y fundadora de Mujeres y Punto A.C. e integrante del Comité Ciudadano de Evaluación al Desempeño Legislativo.

Correo Electrónico

mariaelena.carrera@hotmail.com

Twitter

@MariaElenaC5

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *