Proyecto Puente > Opinión > Consummatum est: Trump presidente

Consummatum est: Trump presidente

Imagen: Internet

POR Nicola Origgi

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Lo impensable sucedió: Donald Trump será el 45mo Presidente de los Estados Unidos.

Otra vez, prácticamente todas las encuestas se equivocaron. Los electores, como ya entendimos que es la nueva normalidad desde el sorpresivo resultado del Brexit, mienten, sobretodo cuando su opción no es la que se considere políticamente más correcta.

Hasta el día de ayer, se vaticinaba una victoria de Hillary Clinton con una probabilidad entre el 70% y el 80%: así no fue.

Clinton perdió sonoramente: el resultado fue decepcionante inclusive en estados que se consideraban solidamente del bando demócrata.

Otra vez, la opción más impensable ganó, por no decir que arrasó. El nivel de participación ha sido alto, probablemente el más alto en la historia del país.

La opción que generó más rechazo por parte del establishment, por no decir del mundo entero, ganó. La continuidad perdió.

¿Cómo pudo llegar a ganar un candidato tan controvertido, cuestionado, con cero experiencia política y cuyas limitaciones han sido evidentes a lo largo de toda la campaña electoral?

La respuesta es simple: marketing. Trump le habló al estomago del electorado de manera clara y contundente. (Ver nuestra precedente contribución en ese foro y en mi blog https://goo.gl/QRLvka )

Se posicionó como la última barrera de defensa del hombre blanco y la ultima esperanza de revivir el sueño americano que, según sus electores, el sí encarna a la perfección con su exitosa trayectoria en los negocios.

Trump ha sido coherente y consistente en toda su campaña electoral.

Ha sabido despertar pasión alrededor de un eslogan en el cual sus electores se sienten identificados: “Make America Great Again”. Un eslogan que apela a la nostalgia, a un mundo en donde existían unas cuantas sólidas certidumbres: empleos seguros, sueldos estables, perspectivas y la certidumbre que a los hijos les iba a ir mejor que a los padres.

Trump ha sabido entender y empatizar perfectamente con ese grupo de electores. La alta participación ha favorecido la victoria de Trump: le ha sabido hablar a aquellos electores que habitualmente no salen a votar porque ya no creen en la politica. El candidato antipolítico ha logrado lo impensable: lograr la participación de quienes ya no creen en la politica.

Tampoco cabe duda que una candidata como Clinton haya contribuido bastante a la victoria de Trump: no supo, a lo largo de la campaña, hablarle al estomago del americano ni destruir a su adversario cuando tuvo la posibilidad en los debates. Si mencionar el lastre de la encuesta del FBI.

Ambos candidatos han llegado al día del voto con el más alto nivel de rechazo: al final quien gustó menos fue Hillary. Quizás ese no fue un voto para Trump, sino un voto contra la Clinton.

¿Qué pasará?

Una cosa es ganar las elecciones y Trump lo ha sabido hacer bien, utilizando el marketing mejor que nadie. Otra cosa es gobernar. Esperemos que igual en ese renglón Trump nos regale una sorpresa, pero positiva.

No sería la primera vez pasara: Lincoln y Reagan en su momento fueron recibidos con miedo y rechazo por parte de la opinión pública dominante. Ambos representaron, mutatis mutandis, un voto de protesta y ambos han resultado ser de los mejores presidentes que haya tenido el vecino país del norte. Ojalá podamos en unos 10 años poder decir lo mismo de Donald Trump.

Nicola Origgi es consultor de Marketing 2.0, instructor de Educación Ejecutiva en el Tecnológico de Monterrey. Contacto: www.norimkt.com  @Nicola_Origgi

Acerca del autor

Nicola Origgi es consultor de Marketing 2.0, instructor de Educación Ejecutiva en el ITESM.

Correo Electrónico

nicola.origgi@gmail.com

Twitter

@Nicola_Origgi

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • christian Ricco dice:

    Definitivamente Nicola ha desnudado perfectamente la trágica historia de la elección Norteamérica, y traduce los elementos del marketing aplicados a campañas políticas, donde vimos un candidato en una postura irreverente, y a una candidata tan fría como el polo norte.

    • Totalmente de acuerdo. Precisamente coherente con lo que tú nos enseñas en tus talleres de oratoria. Las emociones mandan. Me encantó tu análisis del lenguaje corporal del Presidente Trump.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *