Proyecto Puente > Opinión > Malas noticias: sí puede ganar Trump

Malas noticias: sí puede ganar Trump

Imagen: Internet

POR Luis Alberto Medina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Si usted me pregunta, sería lo último que quisiera: la llegada de un presidente antimexicano a la Casa Blanca a gobernar la hasta hoy máxima potencia mundial. Pero, cada vez más, me convenzo que así pudiera ser. Ya son varios cineastas, periodistas, escritores, que desde Estados Unidos están advirtiendo la posible llegada del magnate comandar la nación americana. Pero también hay una explicación sociológica y política, del antimexicanismo que los estadounidenses llevan dentro y que puede verse reflejado en las elecciones de mañana, 8 de noviembre.

La teoría Huntington

El doctor Samuel Huntington, autor de “Choque de Civilizaciones” entre medio oriente y occidente, abrió el debate en el 2004, antes de morir, sobre el peligro que significaba la llegada masiva de mexicanos a Estados Unidos. Según el escritor, en su obra “¿Quiénes somos?”, advertía que “la llegada constante de inmigrantes hispanos amenazaba con dividir a Estados Unidos en dos pueblos, dos culturas y dos lenguas”. Hablaba de una especie de separatismo que sufriría Estados Unidos debido a que los latinos, principalmente mexicanos, no se ajustaban a un perfil étnico y protestante como los migrantes ingleses, irlandeses, alemanas o franceses que conquistaron Estados Unidos. Se corría el riesgo, decía Huntington, de perder la identidad intelectual, cultural, racial, libertad de culto, en la nación americana porque los mexicanos, principalmente, venían a colonizar territorio sin sujetarse a normas legales, culturales y de lenguaje en Estados Unidos. Fue también un ensayo político, denominado “El reto hispano”, que advertía el riesgo de la ola inmigrante. Dicho estudio fue rechazado y fuertemente criticado en ese año por historiadores de peso como Enrique Krauze, Lorenzo Meyer, Jesús Silva Herzog, Carlos Fuentes, quienes señalaron a Huntington como un “racista enmascarado”. Pero se trata del discurso que adoptó del candidato Donald Trump: El peligro del mexicanismo en el País.

No a una mujer

Michael Moore, un cineasta y documentalista crítico del sistema estadounidense, en especial la administración de George Bush, causó polémica con sus publicaciones en redes sociales y en Internet, al alertar de que Trump ganará la presidencia estadounidense.

“No a todos, sobre todo a los hombres, les causa emoción que Hillary ascienda al poder y termine con la tradición de 240 años de hombres gobernando Estados Unidos, lo que alertaría a los hombres blancos sobre la pérdida de ese dominio y daría la sensación de que el poder ha escapado de sus manos. Para ellos sería inimaginable que después de ocho años de un Presidente afroamericano, ahora sea una mujer la que gobierne, lo que a su vez daría entrada a que un homosexual o transgénero sea el próximo gobernante y eso es algo que ‘el peligroso hombre blanco’ no permitirá”, dice el cineasta.

Michael Moore advierte que “millones van a votar a Trump no porque estén de acuerdo con él, no porque les guste su intolerancia o su ego, sino simplemente porque pueden”. Sí, ante el hartazgo de la sociedad estadounidense frente a la clase política que la señalan como responsable de la pérdida de su nivel de vida, social, personal, económica, ha llegado la hora de elegir algo nuevo. No a una política tradicional, como Hillary Clinton.

Voto oculto

En Sonora lo acabamos de vivir: un voto oculto, que quería castigar al padrecismo, que las encuestas no dijeron. Voto de castigo que Guillermo Padrés y su gente nunca creyeron se dio. Sus encuestas decían que iban a ganar por 4 puntos a Claudia Pavlovich. Perdieron por 73 mil votos.

Dolia Estévez, escritora y colaboradora desde Washington para Proyecto Puente, lo ha dicho: “Las encuestas se pueden estar equivocando y eso me preocuparía. No sabemos quién pueda ganar”.

El escritor y periodista, León Krauze, coincidía en el análisis. Retomaba el ejemplo del Brexit, en Reino Unido, que nadie vio venir que se votaría por la separación de la Unión Europea, o bien, el sufragio contra la paz en Colombia.

Realidad

¿Y si estamos frente un racismo oculto que millones de estadounidenses siempre han llevado dentro y nos lo cobran mañana? ¿No será que series como House of Cards, que desnudan las estrategias y el cinismo de la clase política estadounidense han educado a una nueva generación de votantes que ya no quiere a los mismos gobernando y eso representa Clinton?

Se necesitan 270 votos electorales para ganar (en Estados Unidos los votos acumulados en los estados tiene un valor diferente en cada entidad). Según las últimas encuestas, Clinton trae 216. Trump 165. Se tienen que pelear 158. La moneda está en el aire. Y Trump, parece que ganará.

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en el 91.5 FM Radio Fórmula Sonora. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos. Twitter: @elalbertomedina.

Columna tomada de elimparcial.com

 

 

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en el 91.5 FM Radio Fórmula Sonora. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • Tristemente estoy de acuerdo contigo. E al igual que tú espero equivocarme.
    Trump ha sabido definir muy bien su mercado electoral y ha sabido apelar al voto de estomago, Justo como lo mencionaba en ese mismo medio hace varias semanas. La moneda está en el aire. No olvidemos que la gente miente en las encuestas, sobretodo si percibe que la suya no es la opción “Politicamente correcta”.
    De todas maneras, gane quien gane, a México no le va a ir bien. La agenda de ambos va en contra de intereses importantes de nuestro país.

  • Antonio Quintal dice:

    La teoría de Huntintong es cierta pero todavía no es su tiempo. Pasará mucho tiempo para que los hispanos puedan dejar sentir su influencia diferenciada de los WASP. Ellos siguen siendo el 64% de la población americana y los hispanos apenas alcanzan el 20%. Numéricamente, basanadome en las tendencias pre-electorales, si Trump se lleva la mitad del voto blanco y la tercera parte del voto minoritario, tendría el 44% del voto total; Clinton, con la diferencia acumularía el 56%.
    Pero son solo especulaciones de un lado y del otro. Ahora si, al final de día se sabrá que analistas tenían la razón…y la moneda sigue en el aire.

  • María Dolores dice:

    Muchas felicidades por tu análisis Luis, acertaste amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *