¿Qué hay detrás del Hermosillo violento? - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > ¿Qué hay detrás del Hermosillo violento?

¿Qué hay detrás del Hermosillo violento?

POR Luis Alberto Medina

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Diariamente nos desayunamos, comemos y cenamos con noticias sobre la inseguridad: robos, asaltos, asesinatos. El rezago y olvido de Hermosillo llegó a niveles nunca antes vistos. Las actuales autoridades municipales no dimensionaron el gran reto que tenían enfrente derivado de la omisión de las pasadas administraciones. Pero el pacto con el lopezcaballerismo no tomó en cuenta el abandono social y la quiebra financiera heredada que el malorismo ha denunciado pública y sistemáticamente.

Un año después, con tanto sólo casi dos años que restan de gobierno municipal, no se sabe hasta dónde se podrá recuperar, controlar y sacar adelante la situación de la capital de Sonora. Hoy hemos visto más estrategia de coerción, mano dura, política de exhibición pública de presuntos delincuentes que empieza a formarse otra crisis sin que se tome en cuenta el origen o fondo que provoca este estado de cosas: La falta de oportunidades, empleo, educación y formación en familia.

Tan grave es el problema que, el pasado viernes 28 de octubre, hombres armados, vestidos de funcionarios públicos, intentaron asaltar la sede de la Tesorería Municipal e hirieron a un empleado de la dependencia. En 16 años de carrera periodística, jamás había visto un desafío de inseguridad de esa magnitud en Hermosillo, contra una dependencia municipal.

¿Qué le pasó a Hermosillo?

Una de las explicaciones, que es parte del diagnóstico de Seguridad Municipal, es que la población creció de forma vertiginosa. Al crecer la población, aumentan sus necesidades básicas. Al demandar necesidades básicas, se requiere de un estilo de vida para alimentación, comida, vestido, educación. Al mismo tiempo la capital de Sonora vivió un crecimiento del parque vehicular que ahoga a la ciudad en horas picos. Las distancias se han hecho más grandes. La falta de estacionamientos se padece en las zonas administrativas, el primer cuadro del Centro Urbano. Somos más, consumimos más, ¿no hay el suficiente abasto o atención de lo que demanda la población en empleo, calidad de vida, educación? Es pregunta. Es una hipótesis. No tengo datos duros que lo confirmen o comprueben. Es parte de lo que señalan las propias autoridades municipales. ¿Hacia dónde vamos?

La policía rezagada

Ya lo hemos abordado en otros análisis en este espacio: la policía de Hermosillo está rebasada. En preparación y número de elementos. Ya lo ha aceptado el propio director de Seguridad Municipal, Ramsés Arce: los elementos están divorciados de los ciudadanos. Generan temor y desconfianza en lugar de protección. Hay alrededor de mil 200 elementos, los que había hace doce años. Se trata de 400 por cada uno de los tres turnos. Para las casi 700 colonias de Hermosillo, no son ni una por colonia en su hora de trabajo, como la misma Alba Celina Soto, coordinadora de Seguridad Ciudadana lo dijo en Proyecto Puente. Quien cuida al ciudadano no se da a abasto ni se le tiene confianza. Doble problemática.

Infraganti, la crisis que viene

Si el ciudadano está enojado con las autoridades porque las calles están en malas condiciones, falla el servicio de basura, la inseguridad está a la orden del día y no tiene buena Policía, ¿tampoco puede estar tranquilo afuera de su casa? Al parecer no. Van ya siete denuncias de presunta violación a los derechos humanos de personas que, por estar tomando alcohol por afuera de su hogar, por salir de un bar en estado de ebriedad, son publicados en www.infraganti.mx, el portal que exhibe a presuntos delincuentes de Hermosillo. En uno de los casos, la persona no pudo encontrar trabajo. Van también dos denuncias penales de personas que se sienten calumniadas o difamadas. La respuesta del alcalde Manuel Ignacio Acosta fue decir que se porten bien, para que no sean exhibidos. Creo que el ciudadano que, con su conducta, altere el orden público, ponga en riesgo la vida o integridad, o afecte a terceros, tiene que ser valorado con el rigor de la Ley. Pero, ¿ya no pueden las personas estar tranquilamente en su casa disfrutando de la noche o la tarde, sin hacerle daño a nadie ni alterar el orden, porque cualquiera les puede tomar una foto y exhibirlos como presuntos delincuentes? Sí, publicados en un portal que en el Ayuntamiento de Hermosillo se aferran a apoyar, sin dar a conocer quién lo opera, pero que empieza a perjudicar a hermosillenses inocentes. ¿Qué es portarse bien, según nuestras autoridades? Ojo: El ciudadano está molesto. Se han metido con su seguridad, la ciudad no está bien, ¿y ahora tampoco pueden tener su momento de privacidad, descansar, sin hacer daño a nadie? Cuidado.

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en el 91.5 FM Radio Fórmula Sonora. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos. Twitter: @elalbertomedina.

Columna tomada de elimparcial.com

Acerca del autor

Luis Alberto Medina es director de Proyecto Puente, noticiero en Internet. Coordinador de Periodismo de la Universidad Kino. Premio Nacional de Periodismo 2014. Corresponsal nacional de Denise Maerker en Atando Cabos.

Correo Electrónico

luisalberto@proyectopuente.com.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *