Nobel de Literatura para la música - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Nobel de Literatura para la música

Nobel de Literatura para la música

POR Antonio Quintal Berny

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A toro pasado 

El Premio Nobel de Literatura es entregado cada año por la Academia Sueca a escritores que sobresalen por sus contribuciones en ese campo. Es uno de los cinco premios establecidos en el testamento de Alfred Nobel, en 1895, para reconocer contribuciones notables en Química, Física, Literatura, Fisiología o Medicina y la Paz.

Según lo dictado por el testamento de Nobel, este reconocimiento es administrado por la Fundación Nobel y concedido por un comité conformado por cinco miembros elegidos por la Academia Sueca en noviembre de cada año.

El Premio Nobel de Literatura fue entregado por primera vez en 1901 al francés Sully Prudhomme y hasta 2016, el galardón de Literatura ha sido entregado a 113 personas. Algunos han sido controvertidos como en 1958, que ganó Boris Pasternak, y quien fue obligado a rechazarlo por el gobierno de la Unión Soviética, o en 1964, cuando el francés Jean-Paul Sartre rehusó recibirlo porque desde que empezó a destacar, decidió no aceptar ningún tipo de reconocimiento y 14 mujeres lo han ganado, entre ellas, la Chilena Gabriela Mistral en 1945.

Bob Dylan recibe este año el Nobel de Literatura “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”. A pesar que no ha escrito libros, su poesía se encuadra a la letra de sus canciones consideradas como muestra de la cultura popular y folclórica americana.

El mundo de la literatura tomo la designación con mucha sorpresa; y el mismo Dylan no ha hecho declaraciones públicas sobre el galardón. Bob Dylan ya había cautivado a los nórdicos, Suecia tiene su “Premio Nobel” para la música, el Polar Prize, reconocimiento que no distingue entre música popular y música de conservatorio y le fue otorgado a Bob Dylan en  el año 2000, recibiéndolo de las mismas manos del rey, Carlos Gustavo XVI.

Se comenta que Horace Engdahl, integrante del comité selector, tuvo una gran influencia para que la votación favoreciera a Dylan ya que en 2008 fue criticado duramente por círculos culturales estadounidenses por afirmar que su literatura era insular e ignorante; Así, pareciera que su activismo en la Academia Sueca para que Dylan ganara, afirmaba su postura con el mensaje de que los cantantes estadounidenses son mejores que sus escritores.

Para el premio Nobel de Literatura, Estados Unidos ha sido un gran “cliente” ya que escritores nacidos o emigrados lo han ganado en 12 ocasiones, sólo por debajo de Francia que se lo ha llevado 15 veces.  Entre los más populares están; Pearlo S. Buck (1938), T.S. Elliot (1948) y Ernest Hemminway (1954). La última vez que lo había ganado un estadounidense, Toni Morrison, fue en 1993.

El Nobel de Literatura 2016 otorgado a Bob Dylan  podría ser visto como un capricho o alarde innovador de la Academia Sueca de Literatura, pero sin duda, en futuro, el Nobel volverá a lo que mejor justifica su existencia: reconocer escritores sin gran fama internacional, como la escritora galardonada en 2015, Svetlana Alexievich. Empero, ha sido asombrosa la entusiasta recepción de la noticia en el universo literario, postura reflejada en los “twits” de otros candidatos al Nobel de Literatura en los que felicitan a Dylan y a la Academia Sueca de Literatura por su heterodoxa designación. En realidad, hay un factor generacional: la literatura actual está en manos de gente que ha crecido durante los cincuenta años de la música de Dylan.

La designación de Bob Dylan ha causado sorpresa también a los medios de comunicación. Algunos comunicadores comentaron al aire que se trataba de una broma, argumentando que Bob Dylan es “sólo un cantante de protesta”, con melodías icónicas como Like a Rolling Stone y Blowing in the wind, que retrata a una generación rodando por los caminos y empujada por el viento.  Poco les duró el asombro porque las redes sociales se pronunciaron de inmediato muy complacidas por la noticia.

¿Bob Dylan merece el Nobel? La respuesta ha sido unánime: Sí lo merece. El mundo de la música ha aplaudido estruendosamente la designación. En general, los rockeros tienen un síndrome de inferioridad cultural: que desaparece cuando alguna orquesta sinfónica interpreta melodías consideradas suyas, como las ya clásicas de Pink Floyd, Queen, The Rolling Stones o The Beatles.  Ahora Bob Dylan puede ser quien erradique el síndrome con su entrada triunfal al pabellón de los inmortales de la literatura

Acertadamente, Diego A. Manrique, del diario El País de Madrid afirma, “Como todos los artistas, lo peor de Dylan pueden ser sus celosos seguidores que lo quieren sólo para ellos. Al igual que otras religiones monoteístas, la de Bob exige esencialmente fe ciega y alguna demostración extravagante tipo -he visto 94 conciertos de Dylan- o -tengo 500 discos piratas suyos-. Estos fundamentalistas asumen que nada más ellos pueden reconocerlo como un artista excepcional. No estoy seguro que entiendan la enormidad de su metamorfosis: Dylan llegó a Manhattan dispuesto a destruir el movimiento de compositores musicales de Nueva York que dominaron la música popular estadounidense hasta los años cincuenta del siglo pasado, el Tin Pan Alley, y terminó por construir su propio movimiento musical popular con alcance mundial, hoy, hasta reconocido con el Premio Nobel de Literatura.-

Antonio Quintal Berny es socio-director de Grupo SINEG; conferencista, expositor y facilitador en diversos congresos, seminarios y talleres en México y otros países; y profesor en Administración, Recursos Humanos e Ingeniería Industrial en varias universidades, a nivel profesional y posgrado. @aqberny

Imagen tomada de Internet

Acerca del autor

Antonio Quintal Berny es socio-director de WB Solutions, Talento en Movimiento; ha sido director general del Tecnológico de Monterrey, Campus Sonora Norte; rector de UVM y UNO, subsecretario de Fomento Industrial y director general de Copreson; es conferencista, expositor y facilitador en congresos, seminarios y talleres en México y otros países y profesor en varias universidades de cursos en administración e ingeniería en profesional y posgrado.

Correo Electrónico

aqberny@hotmail.com

Twitter

@aqberny

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *