UBER, otra evidencia de nuestros vicios públicos y sociales - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > UBER, otra evidencia de nuestros vicios públicos y sociales

UBER, otra evidencia de nuestros vicios públicos y sociales

POR Aaron Tapia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Muchas empresas transnacionales y globalizadas que han llegado a nuestro país, más que vendernos un producto o servicio, nos venden la marca y toda la percepción que provocan en el entorno social, como por ejemplo: Starbucks que, más que vendernos un café de mediana calidad a un precio muy por encima de la media del mercado, nos vende la ilusión y el suspiro del estatus de pertenecer al primer mundo, por lo menos en el tiempo que tardemos en consumir la bebida.

Si el concepto de modernidad y civilización está en un “tall frapuccino” en Starbucks, quizás vale la pena seguir consumiendo productos de casa que vayan en una relación concordante entre precio y calidad.

No es el caso de UBER, una empresa que no sólo ha venido a ofrecer su marca, sino que también nos ofrece un excelente servicio, mejor comodidad, mayor seguridad y tarifas razonables. Además contribuye en la generación de empleos dignos en un esquema atractivo de negocio y autoempleo, en el cual, esta empresa transnacional se lleva el 25% de la venta y el resto (75%) lo absorbe el chofer-socio.

A diferencia de otras multinacionales como las del sector minero que, el sistema impositivo mexicano sólo impone el pago de 1.2% sobre el valor del producto exportado. Las empresas mineras sólo pagan impuestos federales, ningún impuesto estatal, ni municipal.

También UBER inconscientemente ha venido a evidenciar nuestras carencias como sociedad, reafirmando nuestra aceptación (quizás también inconsciente) del neocolonialismo al que estamos sometidos, deseamos los productos y servicios de primer mundo pero poco hacemos para innovar y crearlos, ni nos comportamos como ciudadanos de primer mundo para exigirlos. En este contexto, los propietarios de concesiones de taxis jamás se habían preocupado por mejorar el servicio y empatarlo con un precio justo.

Por su parte las autoridades estatales poco o nada han ideado para someter a los concesionarios a las exigencias del usuario. Y los usuarios-ciudadanos jamás hemos tenido el valor y capacidad de organización para exigirles a las autoridades y concesionarios el tipo de servicio que ahora nos ofrece UBER.

Tiene que llegar alguien del exterior para mostrarnos que podemos obtener servicios y productos innovadores de calidad a precios razonables y entonces sí, volvernos todos unos revolucionarios cibernéticos e incendiar las redes sociales con nuestras exigencias y condenas al mal servicio que hemos consumido por décadas con una frustrante resignación.

El estado ha sido omiso en la regulación de las tarifas a este servicio, ni siquiera ha sido capaz de imponerles un sistema de medición tarifaria, como el taxímetro, en pro de un cobro más justo, sino todo lo contrario, les ha dado manga ancha a los concesionarios.

Además, estas concesiones desde siempre han sido herramientas de prebendas y de quid pro quo para individuos del círculo cercano y funcionales del gobierno en turno, de hecho hay quienes ostentan más concesiones de las permitidas por ley a través de prestanombres, fomentando prácticas monopólicas, mafiosas y de corporativismo en este gremio.

Por lo que a nadie sorprende que los concesionarios taxistas pretendan mantener dichas prácticas por medio de la protesta ante las autoridades y recurriendo a las amenazas e intimidaciones violentas contra los choferes-socios de UBER.

Como siempre los ciudadanos somos rehenes sin voz ni voto entre la polarización de temas como este que se politizan, a pesar del derecho que tenemos a elegir el servicio que más nos plazca. Maniatado y mudo había permanecido el estado, ha sido rebasado por el esquema moderno de negocio, el de servicio al cliente y la tecnología que aplica esta empresa de talla mundial, sus leyes están obsoletas para regularla y tanto los legisladores como el ejecutivo muestran incapacidad para proponer iniciativas de ley que creen los mecanismos pertinentes y prudentes para la operación regulada de este tipo de servicios que tanto pueden beneficiar al ciudadano.

La Dirección General de Transporte sólo emitió un reglamento donde prohíbe a UBER el cobro en efectivo. Han dejado solo con el problema al director de esta dependencia Luis Iribe, un problema social y político, que rebasa por mucho las funciones de una dirección.

¿Por qué la gobernadora no ha atendido el problema directamente? ¿Para qué está el secretario de Gobierno?

En estados como Jalisco y CDMX, ante los estallidos de protestas y actos violentos del gremio taxista por la llegada de UBER, los gobernadores y congresos locales accionaron de manera inmediata para legislar leyes que regularon y legalizaron la operación de UBER y así pacificaron las tensiones por la competencia del mercado entre taxistas y choferes de Uber. ¿Sonora para cuándo?

En Hermosillo la ciudadanía nunca había estado tan conforme con los servicios y precios tarifarios del sistema de transporte urbano, hoy la plataforma de UBER ha llenado ese vacío para satisfacer por lo menos a un sector de usuarios hermosillenses.

Éste podría ser un tiempo idóneo para reflexionar e irnos fomentando como sociedad la autocrítica y la aceptación de la espiral de omisiones, apatías y prácticas ilegales (mochadas) en las que estamos embotellados, para posteriormente llegar a la autoestima social de primer mundo, que es la llave para erradicar nuestras degeneraciones colectivas que nos estancan el crecimiento propio como nación.

Podríamos empezar por autocuestionarnos  qué tan cómplices hemos sido de los vicios de muchos concesionarios del transporte urbano, así como de las omisiones y canonjías cedidas a estos por el gobierno estatal y exigir a las autoridades que trabajen a la altura de las circunstancias en pro del beneficio ciudadano y no sólo en propagandas mediáticas, que sólo nos venden una marca de gobernabilidad y sus percepciones de “bienestar social”.

Aarón Tapia ha participado en radio como productor y conductor del programa de diversidad temática Ensalada de Tópicos. Contacto ensaladadetopicos@gmail.com Twitter @naranjero75

Acerca del autor

Aarón Tapia ha participado en radio como productor y conductor del programa de diversidad temática Ensalada de Tópicos.

Correo Electrónico

ensaladadetopicos@gmail.com

Twitter

@naranjero75

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

15 Comentarios

  • AEspinoza dice:

    Excelente análisis, otro reflejo de nuestra sociedad.
    2 días seguidos que para cruzar la ciudad tarde 1 hr, ya basta!!

  • gerardo dice:

    Me salto una inquietud y considero que de lo mas importante en el servicio publico de transporte: ¿Quien nos garantiza la solvencia de los choferes para prestar el servicio de transporte? Y esto vale tanto para Uber como para quienes manejan taxi. ¿Existe acaso un control de unidades y personas? Huelga decir que es importantisimo este aspecto, debido a la inseguridad imperante.

  • J. Pedro cadena m. dice:

    A MI ME PARESE UN ANALISIS MUY SESUDO,de tu parte ,pero creo que no es tan facil,regular todo esto,Hay muchas cosas que se deben tomar en cuenta,,no se puede o no se debe,,nomas porque te parece,,y porque el uber presenta un “mejor servicio” , DESPLAZAR a 2, miles de gentes ,donde se encuentran viudas ,discapacitados,,personas que trabajaron toda su vida en los taxis, personas mayores que todavia lo hacen,,,personas todas ,que han tributado al estado,, por 20, 30, 40 años, o mas,,Que pasa con el valor que atraves de los años le han dado a esas conceciones?,,que si lo son, pero que en ultima instacia se convirtieron en su unico patrimonio, del que dependen absolutamente.,gentes que por la misma caracteristica de su trabajo, carecieron toda la vida de seguros medicos ,de infonavit,ahorros para el retiro,ect,, con cero beneficios,,,El servicio que presenta esta empresa,ok es bueno ,pero no puedes negar, que los taxis presentan tambien un buen servicio,hay carros desde 2017 y,16, 15 ,14 ,13 12, 11, 10, y anteriores,es cierto y en malas condiciones,pero no pueden etiquetar todo el servicio como malo, como de mala fe lo quieren hacer ver,Los taxistas tambien son amables,limpios,tambien dan calidad en el servicio,son serviciales( Que no serviles,como les gusta a los gringos),hay que reconocer que el servicio es caro,es cierto,se puede cambiar,pero que me dices del uber con su tarifa dinamica ,son 3, 4,, o mas veces, mas caro que los taxis ,a ciertas horas,,que se estan haciendo mas largas,,,que como buenos majacanos,ya le encontraron el modito,,no me crees?Averigualo!,..Estan manipulando la aplicacion,.De manera que lo unico que queremos, es que trabajen,honradamente,cada quien con su nicho de mercado,ellos con tarjeta ,nosotros el efectivo.Ellos en su modalidad nosotros en la nuestra..Que no sean vaquetones.

    • Jorge dice:

      Manipulando la aplicacion? asi funciona la aplicacion. “ellos en su modalidad nosotros en la nuestra” con eso me doy cuenta que eres taxista, y si es asi te invito a exigirle a tus jefes que mejoren sus tarifas y a ti que mejores tu servicio y tu atencion al cliente, y asi A LO MEJOR, puedan llegar a competirle a UBER. Pero como son mediocres y asi reacciona casi todo mundo a la competencia, se van a cerrar calles y a agredir usuarios de UBER. Ponganse las pilas y dejense de mediocridades TAXISTAS.

  • Gaby dice:

    es verdad que como en todo hay de taxistas a taxistas…………. como verdad es que los concesionarios hacen y deshacen y la ciudadanía es la que pagamos el pato….yo con uber!!!

  • Lorenza dice:

    Muy buen análisis. en lo personal, he tenido muy buena experiencia con los taxis………..pero muuuchisimo mejor con uber, en cuanto a tiempo, comodidad, y sobre todo precio. así que yo me quedo con uber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

NOTAS RELACIONADAS