A propósito de informes: el de las Ciencias Sociales y las desigualdades - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > A propósito de informes: el de las Ciencias Sociales y las desigualdades

A propósito de informes: el de las Ciencias Sociales y las desigualdades

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Cada año se presenta un importante documento conocido como el Informe Mundial de las Ciencias Sociales 2016, presentado por  la Unesco, el Consejo Internacional de Ciencias Sociales, el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales y el Instituto de Estudios del Desarrollo.

Este año no fue la excepción y el tema central es afrontar el reto de las desigualdades (sí, en plural) y trazar vías hacia un mundo justo. http://www.clacso.org.ar/difusion/informe_mundial_cs/informe_2016_cs.html. El Informe se integra con 74 trabajos de destacados/as investigadores/as de todos los continentes, organizados en cuatro apartados y cuatro capítulos, además de anexos.

Diversos problemas económicos, sociopolíticos y ambientales en el mundo volvieron a colocar a la desigualdad en la agenda política mundial durante el segundo decenio del siglo XXI, señala el documento.

Se ha visto con preocupación que en 2015 el 1% de la población mundial concentraba en sus manos casi la mitad de la riqueza poseída por el conjunto de las familias del planeta. Y que 62 personas, las más ricas del mundo, poseen por sí solas tantos bienes como la mitad más pobre de la humanidad.

En días pasados, el presidente Peña estuvo en la Asamblea de la ONU donde dio un discurso y volvió a tocar al tema que hace poco abordó en su encuentro con los presidentes de Estados Unidos y Canadá: que los países por su atraso pueden ser víctimas del populismo.

El informe plantea las cosas de esta manera. Que la desigualdad puede obstaculizar el crecimiento económico y que, en cambio, una redistribución orientada hacia una mayor igualdad no constituye un obstáculo para dicho crecimiento. Una desigualdad elevada tiene también por consecuencia disminuir el impacto del crecimiento en la reducción de la pobreza.

En ese sentido, el informe sostiene que la desigualdad puede poner en peligro la sostenibilidad de las economías, sociedades y comunidades. Asimismo, señala que no es suficiente poner atención sobre la disparidad de ingresos o riqueza, sino otras como las sociales, culturales, políticas, ambientales, territoriales y cognitivas.

Si bien las publicaciones académicas sobre estudios centrados en la desigualdad y la justicia social se han quintuplicado desde 1992, el informe insta a los gobiernos a incrementar más aún los trabajos de investigación de las ciencias sociales sobre las desigualdades.

Hace precisamente un año, el 25 de septiembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó los Objetivos de Desarrollo Sostenible cuyo lema es “Que nadie se quede atrás”, de entonces a 2030. Pero como van las cosas en nuestro país en esa materia, para entonces solamente un puñado de familias correrán mucho y las de atrás se quedarán.

Los objetivos del Informe Mundial sobre Ciencias Sociales son:

1) Trascender la desigualdad estrictamente económica para examinar las interacciones que se dan entre las múltiples dimensiones de la desigualdad. 2) Documentar las tendencias que se dan en materia de desigualdad. 3) Analizar las consecuencias de la desigualdad. 4) Definir estrategias para reducir la desigualdad. 5) Contribuir al estudio multidisciplinario de la desigualdad con aportes de una amplia gama de ciencias sociales, y 6) identificar las lagunas esenciales de conocimientos y proponer una agenda global de investigación sobre la desigualdad.

En la Universidad de Sonora deberíamos tomar nota y sumarnos de manera institucional, a la nueva agenda de investigaciones sobre la desigualdad que propone el informe, y para lo cual debe trabajar de manera multidisciplinaria pues el fenómeno no se circunscribe a las ciencias sociales, aunque sin duda, estas deben de establecer la pauta a seguir.

La agenda propuesta por el informe señala siete prioridades: I) Prestar más apoyo a la producción de conocimientos sobre la igualdad y los procesos de inclusión y exclusión, allí donde más problemas causan. II) Mejorar nuestra capacidad para evaluar, medir y comparar los aspectos y dimensiones de la desigualdad a lo largo del tiempo y en las diversas partes del mundo. III) Profundizar nuestro conocimiento sobre diversas experiencias de desigualdad. IV) Profundizar nuestro conocimiento sobre la forma en que se crean, consolidan y reproducen las desigualdades múltiples. V) Profundizar nuestro conocimiento sobre la manera en que se relacionan e interactúan las formas locales y globales de desigualdad. VI) Promover los trabajos de investigación sobre las posibles maneras de encaminarse hacia una mayor igualdad. VII) Apoyar la elaboración de síntesis transversales y de una teoría sobre la desigualdad y la igualdad.

Se trata de un desafío para pensar y proponer tanto vías transformativas para afrontar el reto como modalidades transformativas de las ciencias sociales que ayuden en esta tarea.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *