Proyecto Puente > Opinión > Post mortem a una semana de la visita…

Post mortem a una semana de la visita…

POR Nicola Origgi

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

A una semana de que el Presidente de México recibiera en Los Pinos al candidato del Partido Republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, ya podemos hacer un balance más sereno.

Tristemente, aquí no podemos contar nada bueno.

El resultado fue mucho peor que las peores expectativas.

Peña Nieto, con un nivel de aprobación inferior al 25%, agregó un problema más a la ya larga lista de agravios que aquejan al país: crisis económica y social, hartazgo, falta de oportunidades, alegatos de corrupción, temas de derechos humanos y presunto plagio de su tesis de licenciatura. Peña le echó más gasolina –con lo que cuesta ahora, después de dos gasolinazos consecutivos – a un país incendiado.

Podríamos pensar que Peña haya demostrado pragmatismo pero esa “brillante idea” se le ocurrió justo cuando Trump iba más abajo en las encuestas, después de haber sido el objeto del rechazo más o menos explícito de largos sectores de la opinión pública a nivel mundial.

Y aquí fue donde el oportunismo de Trump vio su oportunidad dorada y supo aprovecharla al máximo, explotando a su favor la estulticia de Peña.

Trump logró, moderando habilidosamente el discurso,  tener un gran acto de campaña, salió muy bien librado y  hasta se vio “presidenciable”.

Justo en el momento en que iba más abajo en las encuestas (entre -5% y -10% vs Hillary Clinton) y se cuestionaba abiertamente su habilidad de tratar con jefes de Estado y de gobierno extranjeros.

Para muchos electores del vecino país del norte, Trump ese día logró verse como un candidato sólido que, en caso de ser elegido, sí sabría relacionarse con un jefe de Estado para defender los intereses de los Estados Unidos. Trump se vio, para el elector estadounidense, como un líder: era evidente que a lo largo de toda la conferencia de prensa Trump era la parte dominante.

Eso al ciudadano de Estados Unidos le encanta. Y en marketing  político, la forma es fondo y sustancia. Y hace ganar votos.

El resultado más temido de la visita ya lo estamos viendo: la última encuesta de CNN, publicada el martes 06 de septiembre, da un Donald Trump en franca recuperación y lo indica inclusive 2 puntos arriba de Hillary Clinton en las intenciones de voto.

¿Por qué?

En marketing político se dice que un candidato le puede hablar a la cabeza, al corazón o al estómago. Trump demostró, con ese episodio, saberle hablar a las tres facetas.

Estando en Los Pinos, el magnate no se disculpó por sus pasadas afirmaciones, no reculó sobre el Tlalcan (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) y por supuesto, reafirmó su intención de construir el muro. Y en los días siguientes, frente a sus electores, reiteró que nosotros pagaremos por él.

Esa determinación, al elector de Estados Unidos le encanta… Y sí mueve la aguja.

Peña relanzó la campaña de Trump, quien sin duda ha de estar “muy agradecido”: ojalá, en caso de ganar, nos haga un descuento en el muro o por lo menos le compre cementos a Cemex o asigne la construcción del muro a una empresa mexicana (tal vez, Higa). O que al menos emplee mano de obra mexicana…

Nicola Origgi es consultor de Marketing 2.0, instructor de Educación Ejecutiva en el Itesm. nicola.origgi@gmail.com @Nicola_Origgi

Acerca del autor

Nicola Origgi es profesor de Marketing 2.0 en la Vicerrectoría de Educación Continua del Tecnológico de Monterrey.

Correo Electrónico

nicola.origgi@gmail.com

Twitter

@Nicola_Origgi

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

2 Comentarios

  • Jose Alfredo Felix Serna dice:

    Una respuesta eggstraordinario y muestra de talegntos la del presidente Filipino. Eso esperamos de nuestros gobernantes. En la situacion que esta la economia mundial y en la situacion que vive nuestro pais, esa es la.actitud que debe tener un Estadista que quiere lo mejor para su pais. Vean esta nota.
    Mensaje de Duterte a Obama: la guerra a las drogas va a continuar. Ya no somos tu colonia.

    6 de septiembre de 2016 — En conferencia de prensa en Davao cuando se preparaba para asistir a la Cumbre de la ANSEA en Laos, que empezó este martes, el Presidente de Filipinas Rodrigo Duterte destrozó la arrogancia colonialista de Obama y la historia estadounidense de supresión colonial de su país. Tenía programado reunirse con Obama el martes en la tarde, pero Obama dijo que le había encargado a su “equipo” que revisara para ver si cancela o no la reunión.

    A una pregunta en la conferencia de prensa sobre cómo respondería él a las intenciones de Obama de cuestionarlo por las muertes que ha habido en la guerra a las drogas, Duterte respondió: “Yo soy el Presidente de un Estado soberano, y hace mucho tiempo que dejamos de ser una colonia. Yo no tengo más amo que el pueblo filipino; nadie pero nadie más. Debes ser respetuoso. No nada más andar cuestionando. Putang ina [hijo de puta], diría yo en ese foro… Yo no quiero cazar una pelea con Obama, pero ciertamente no quiero que parezca que tengo ninguna obligación con nadie”.

    Al final de su respuesta, Duterte dijo: “Yo no me arrodillo ante nadie que no sea el pueblo filipino, que trabaja en la miseria y extrema pobreza y hambre… La guerra a las drogas va a continuar. Muchos van a morir hasta… nota completa https://es.larouchepac.com/es/20160906/mensaje-de-duterte-obama-la-guerra-las-drogas-va-continuar-ya-no-somos-tu-colonia

  • Lilia Bustamante dice:

    Un balance muy profundo e inteligente.. la verdad pintada a mano.. una dura.. triste y vergonzante realidad… con un delicioso toque de ironía.. me hizo revivir la verguenza.. el coraje.. la impotencia.
    Dejo la impotencia.. me lleno de coraje y me levanto con la mano en puño!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *