La Unison: el cambio ya inició - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > La Unison: el cambio ya inició

La Unison: el cambio ya inició

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El pasado viernes 12 de agosto, el periódico Expreso publicó una pequeña nota con el título  “Alistan cambio en Rectoría de la Unison”,  que no por breve deja de ser importante.

En ella se apunta que el proceso de elección de un nuevo Rector de la Unison iniciará al final del mes de agosto del presente año, cuando se reúna la Junta universitaria (JU) en una de sus sesiones trimestrales.

En la nota no se indica que en esa sesión es posible que se integre una terna para sustituir a un miembro de la JU que termina su periodo. La Junta está integrada por 14 miembros más el Rector. Es presidida por uno de sus miembros según el orden alfabético de sus apellidos. En caso de ausencia de quien debe fungir como presidente, ocupará la presidencia el miembro presente que siga en el orden alfabético.

El procedimiento establece que cada año se elige un nuevo integrante el cual permanece en su cargo por 12 años. Para sustituirlo, la Junta enviará al Colegio Académico, por conducto del Rector, antes de 60 días del vencimiento del plazo de la renovación, la terna para la elección correspondiente. El Colegio elige mediante votación de sus miembros y vía Rector lleva a la JU el resultado y esta le da posesión.

El miembro que este año termina su periodo (2004-2016) es el Ing. Jorge Gómez del Campo Laborín,  representante externo estatal (hay cinco representantes del sector académico de la Unison, cuatro representantes externos nacionales y cinco representantes externos estatales).

Muy poco se sabe de la vida interna de este máximo órgano. Por ende, hay mucha especulación sobre el desempeño de sus miembros, sus posturas y posiciones. Por ejemplo, se dice que se ha convertido en “tradición” que miembro de la JU que sale propone a su sustituto. Y en el imaginario colectivo se afirma que Rector que termina pone a su sucesor.

Asimismo, que el Rector en turno va colocando a miembros de la JU para que, llegado el momento lo reelijan o elijan al sucesor que él proponga. De ahí que los observadores hagan cuentas de cuántos miembros de la JU se integraron durante la gestión del Rector en turno como para que éste cuente con sus votos.

En la próxima sesión de este órgano universitario también pudiera ocurrir que se presentara la convocatoria para la próxima elección de Rector, o quizá en la siguiente de noviembre. En la convocatoria la JU definirá los procedimientos para la elección y los tiempos de registro, entre otras cosas. Ella y nadie más.

En la última elección de Rector –en 2013 fue para reelección del actual Rector-, la JU llevó a cabo una auscultación a la comunidad universitaria; algunos de sus miembros atendieron a los auscultados quienes dieron su opinión sobre los aspirantes que se habían registrado.

El procedimiento de elección establece que la JU “considerará las opiniones de la comunidad universitaria, las ponderará no sólo desde el punto de vista de los apoyos recibidos, sino también en forma cualitativa, tanto en función de las personas que las expresen como de los argumentos que aduzcan, de acuerdo a sus propios criterios y decidirá con independencia de juicio”.

Pero nunca, desde que este procedimiento se aplica, se ha informado de los resultados de la consulta y puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que al menos entre los universitarios, muy pocos creen que el mecanismo cuente como criterio de elección.

Después, en un momento del proceso y en una especie de pasarela, los aspirantes exponen sus principales ideas o proyecto de universidad ante los miembros de la JU. Hay preguntas e intercambios.

A diferencia de la Unison, en el Instituto Tecnológico de Sonora (Itson), considerado por mucho tiempo una institución muy vertical y rígida, haced años hicieron cambios importantes. Uno de ellos fue que mediante una auscultación en papeletas y urnas todos los sectores de representación (estudiantes, egresados, personal académico de planta, empleados no académicos de planta, y patronos) eligen al Rector. Los votos son ponderados y hasta tienen segunda vuelta en caso de que alguno de los candidatos no obtenga arriba del 50% de los puntos porcentuales establecidos.

Ahí mismo, los candidatos a Rector deberán exponer y pondrán a discusión su plan de trabajo en comparecencia ante los miembros de la comunidad universitaria exclusivamente en los espacios y medios de comunicación establecidos en la convocatoria.

En la Unison, en cambio, luego de la exposición de los candidatos frente a los integrantes de la JU se pasa a la votación. Fuera de ellos, nadie sabe ni tampoco se informa con qué criterios los integrantes de la JU toman la decisión y menos aún, cómo se votó, quién votó por quién y por qué. En una comunidad de más de 25 mil miembros 14 deciden por ellos.

En la pasada reelección del actual Rector, un grupo de estudiantes solicitó a la JU que al menos se abriera el proceso, se permitiera a algunos de ellos observar o una cámara de TV difundiera el cónclave. Nada de esto procedió. El argumento fue que esos mecanismos no estaban previstos en la Ley.

Por todo lo anterior y quizá por más, el dirigente del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Unison (Staus) declaró, según la misma nota de referencia de Expreso, “que la elección de un nuevo Rector es un proceso antidemocrático, una decisión cerrada de la Junta y donde no se contempla el sentir universitario”. Y sin duda, eso piensan muchos universitarios.

Sin embargo, como apunta el Rector –también en la misma nota periodística- los procedimientos están establecidos en la Ley 4 de la Unison creada por el Congreso del Estado. De manera que sólo esta instancia puede cambiar la manera y procedimiento de elección de Rector y de otras autoridades de la máxima casa de estudios de Sonora. Con todo, hay quien sostiene que la JU puede hacer más laxo e incluyente el procedimiento pero tiene temor o quizá desinterés. Incluso, como ocurrió en el Itson, no tendría por qué enviar al Congreso del Estado los cambios al procedimiento para la elección de Rector.

En noviembre del presente año, la Ley 4 cumplirá 25 años de vida; fue una iniciativa del entonces gobernador del estado, Manlio F. Beltrones que aprobó el Congreso del Estado. De entonces a la fecha no ha sufrido cambios y vaya que los requiere.

Como senador en 2011, MFB declaró en una de sus visitas justo cuando la universidad atravesaba por una huelga, que era “la oportunidad de hacer un replanteamiento de la propia universidad, con miras al siglo XXI”. “Las instituciones -dijo-   deben modernizarse constantemente y la Unison no debe ser la excepción”.

En junio del año pasado, el diputado (PVEM) Vernon Pérez Rubio -Secretario de Infraestructura Urbana y Ecología durante el gobierno de MFB- presentó una iniciativa de reformas a la Ley.

Entre los problemas que el diputado Pérez Rubio señala en la iniciativa están: “1. La concentración inadecuada del poder en la figura del Rector y su degradación como figura institucional; 2. Junta Universitaria con escasa representatividad democrática; 3. Junta universitaria débil, sin facultades para interceder ante actos de arbitrariedad administrativa”.

La iniciativa propone, entre otras muchas cosas,  que la JU celebre “sesiones en un recinto y (que) deberá trasmitir sus sesiones en vivo en el portal oficial de internet de la Universidad de Sonora. Las sesiones deberán ser grabadas y deberán conservar las grabaciones, en la forma y términos que señale su reglamento”.

La iniciativa, que yace congelada, se puede consultar en La Gaceta Parlamentaria del Congreso del Estado de Sonora, de Junio 23 de 2015, año 9, No. 739. En su momento, un grupo de académicos nos entrevistamos con el diputado para comentar sobre las coincidencias  y diferencias de su iniciativa. Sin embargo, la XL Legislatura terminó y hasta la fecha nadie de la actual se ha interesado por rescatarla.

Si el proceso de elección de Rector inicia el presente mes –y concluirá en junio 2017 con un nuevo rector o rectora-, tendremos que una parte de la atención de los universitarios estará atenta a la Convocatoria que la JU emita en su momento.

Puede que dicha convocatoria sea igual que en las experiencias de los dos rectores que la Unison ha tenido desde la implantación de la Ley 4. Es posible, también, que el tapado –o tapada, lo cual sería una novedad- esté dentro del círculo de colaboradores y funcionarios cercanos al actual Rector, como ha sido.

Pero puede que nada de esto ocurra. Y ello podrá depender de la valoración objetiva que los miembros de la JU hagan del desempeño de los ocho años de conducción de la actual administración y de su disposición para medir y pulsar el ánimo de quienes producen y reproducen la vida universitaria.

También dependerá de la actitud que asuma la comunidad universitaria de continuar como hasta ahora o  apuntar hacia nuevas formar del quehacer institucional.

Existe la impresión que durante el pasado gobierno hubo un marcado desinterés por la Unison más en los hechos que en el discurso. Si tomamos como indicador el empeño mostrado por el gobierno actual en la solución de las tensiones laborales pasadas, podemos adelantar que habrá entonces preocupación por el futuro de la Universidad de Sonora ante el cambio que viene.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

3 Comentarios

  • Carlos Tapia A dice:

    Por que la elección de un rector en urna abierta a estudiantes y maestros resulta mejor por si misma?
    Hay muchas universidades con autogobierno e independencia financiera que son gobernadas por consejo similar a la JU. En caso de conservar la junta universitaria cuales serian las modificaciones necesarias o mínimas?
    La ley 4 se ha conservado porque resolvió un problema de falta de gobierno interno y calidad educativa, sera la alternativa de voto x voto la mejor disponible?
    Sri se apuntan alguns serrias limitables en la participación de la comunidad universitaria en el proceso y la debilidad de la junta frente a la administración una vez elegido el Rector

  • Roberto Káram Toledo dice:

    Muy buen análisis Felipe Mora, espero que sea ampliamente leído. Saludos.

  • Francisco Gonzalez dice:

    Felipe, me gusta tu análisis.
    Concuerdo contigo y creo que nuevas normativas siempre son una esperanza de resolver situaciones problemáticas, enquistadas como normales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *