Proyecto Puente > Opinión > Si yo fuera diputado

Si yo fuera diputado

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El título de esta colaboración es el mismo que lleva la película de 1952 (dirigida por Miguel M. Delgado) en donde el papel principal recae en Mario Moreno “Cantinflas”.

En ella, Cantinflas pasa de ser un modesto peluquero y aprendiz de abogado a candidato a Diputado.

Cuando en su peluquería le proponen ser diputado, Cantinflas replica que “honestamente, señores, yo no estoy preparado”.

La respuesta de quienes se lo propusieron fue inmediata: “¿quién le ha dicho a usted que para eso se necesita preparación?”.

Como escribe Carlos Ávila en la reseña del filme, se trata de una película basada en la corrupción y  cliché del gobierno mexicano, una sátira a lo que es el político mexicano.

Hay escenas en las que presenta “un clásico retrato hacía la realidad en la política mexicana, en donde aunque sepamos que los mismos políticos son los que actúan de una forma ilegal, sucia y sin escrúpulos, siempre terminan teniendo la razón, no obstante se tengan todas las pruebas de lo contrario”.

Recién fue publicada una película sobre diputados y sus cámaras, no precisamente en forma cinematográfica sino expuesta a manera de documento. Se trata del Informe Legislativo 2016, del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO, fundado en 2004).

Lo que ahí se muestra es que, si yo fuera diputado sería uno de los mil 125 diputados locales que existen en el país, cuyos congresos locales ejercen, hoy 13,066 millones de pesos (mdp), monto superior al presupuesto de Baja California Sur. En 2012 el presupuesto era de 10,214.9, una tasa de crecimiento real acumulada de 9.5% al 2016.

Y si yo fuera diputado en Sonora formaría parte de los cinco congresos (CDMX, BC, EdeM y JAL) que tienen un presupuesto por diputado superior al presupuesto por diputado de la Cámara de Diputados federal.

El número de diputados del Congreso de Sonora está por debajo del promedio nacional que es de 35, pero supera la media de 401.8 millones de pesos del presupuesto estatal de congresos locales.

Nuestro Congreso creció presupuestalmente de 2012 a 2016 en 62%, el mayor crecimiento del país. El presupuesto por diputado en Sonora es de 18.5 mdp por arriba del de la Cámara de Diputados con 15.1 mdp.

Si yo hubiera sido diputado en Sonora en el año 2010 ocuparía el octavo lugar en ganar 1.95 millones de dólares en paridad de poder adquisitivo, por debajo de Nigeria (5.68), Italia (3.66) o la Ciudad de México 2.92, pero por arriba del promedio en México de los congresos locales de 1.14

De 1974 a la fecha el número de curules se triplicó al pasar 369 a mil 125. En el total de los congresos locales el PRI se lleva el 38.4% de los diputados, el PAN 22.6, el PRD 11.8, el PVEM 7 y Morena 4.1.

Sin embargo, según el informe, si yo fuera diputado sólo 17% de los mexicanos sentiría que los represento. Con todo, los ciudadanos estarían pagando por mí poco más de 200 pesos de su presupuesto de ingresos personal, sólo superado por los diputados de los estados de Baja California Sur, Morelos, Quintana Roo y Ciudad de México.

Si yo fuera diputado en Sonora tendría el honroso tercer lugar de los diputados locales mejor pagados, después de Guanajuato y Chihuahua: casi 150 mil pesos. Adicionalmente recibiría un aguinaldo de 40 días, no tanto como los diputados de San Luis Potosí que reciben 90 pero sí arriba de los de Guerrero que tienen 15.

Si yo fuera diputado en Sonora estaría en el tercer lugar de los congresos que gastaron más de lo que presupuestaron: casi 35%. Solo superado por Hidalgo y Guanajuato. En cambio, formaría parte de los cinco congresos que gastaron 25% o más, de lo presupuestado (se suman además de los anteriores CDMX y GRO). Si yo fuera diputado en Sonora sería responsable de una variación presupuestal real de 31.7%. ¿Contingencias legislativas?, se pregunta el Informe.

Si yo fuera diputado en Sonora en mi congreso 112.3 millones de pesos del presupuesto equivalente al 15% sería para celebración de actos, ceremonias oficiales y gastos de representación, 6 puntos porcentuales por arriba del promedio.

Si yo fuera diputado en Sonora la evaluación del portal de transparencia de las finanzas de mi congreso  estaría por debajo del promedio que fue 31%, es decir, 23%,  igual que el del estado de Veracruz pero eso sí superior, con mucho, al de Guerrero que fue de cero. Por fortuna no sería miembro de los nueve congresos locales que no publicaron su ley de transparencia armonizada.

Si yo fuera diputado en Sonora en mi congreso destacaríamos porque nuestro periodo de sesiones de periodos ordinarios es de entre 213-230 días, al igual que en Baja California Sur, Chihuahua y Zacatecas, muy lejos de Veracruz que fue de 150-180 días, pero sin exagerar como Querétaro, Baja California y Durango donde sesionaron 365 días. En 2015, las sesiones del pleno se situaron en el promedio nacional de 70.

Si yo fuera diputado en Sonora estaría formando parte de una o varias de las 33 comisiones del congreso, ligeramente arriba del promedio nacional que es de 28. Eso sí, no tantas como en Chiapas (42) pero tampoco como Yucatán (14).

Si yo fuera diputado podría presumir que mi congreso ocupó el segundo lugar, después de Jalisco, en número de leyes y reformas aprobadas en 2015: casi 140. Lejos de nuestros vecinos de Sinaloa que lograron 30, aproximadamente.

Si yo fuera diputado diría que no formo parte de ocho congresos que aprobaron el 100% de las iniciativas que les envió el Ejecutivo, pero sí poco más del 80%.

Muchas otras cosas se mencionan en el Informe 2016 del IMCO cuya investigación, no sin dificultades, muestra lo que son nuestros congresos y hacen los diputados. Convendría revisarlo con detenimiento porque el documento concluye que aún hay mucha opacidad, se incumple con la Ley General de Contabilidad Gubernamental, existe un manejo arbitrario en la asignación y ejecución de los recursos, es cuestionable su función de contrapeso y fiscalización, entre otras.

Y desde luego, el informe propone algunas medidas para corregir esos vicios. Ahora falta que nuestros representantes reconozcan sus yerros y los enmienden. Como escribí en mi pasada colaboración, el Comité Ciudadano de Evaluación del Desempeño Legislativo con seguridad les hará interesantes observaciones. Ya lo veremos.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

COMENTARIOS

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *