De cínicos ambulantes, jóvenes y electores molestos - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > De cínicos ambulantes, jóvenes y electores molestos

De cínicos ambulantes, jóvenes y electores molestos

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Cuando el presidente del PRI calificó de joven cínico ambulante al presidente del PAN, durante la mesa de análisis a la que los invitó López Dóriga (nacido en 1947) la noche triste del 5 de junio, no se refería precisamente a que el segundo fuese simpatizante de la antigua escuela griega de pensamiento fundada por Antístenes (n. en 445 a.C.),  y  que  caminara de aquí a allá difundiendo la vida sencilla para alcanzar la felicidad.

Ante la andanada de acusaciones de corrupción, ineptitud y mentiras, MFB (n. en 1952) a falta de mayores razonamientos, recurrió a la descalificación ad hominem, que en buen cristiano significa  que lo que Anaya (n. en 1979) sostenía era falso por el hecho de quien venían tales afirmaciones, es decir, de un joven con falta de experiencia (aunque cabe la posibilidad de que además de bisoño, ese joven Anaya carecía de credibilidad por algunas conductas que no cuadraban con su discurso, pero no salieron a relucir en el improvisado debate). Agustín Basave (n. en 1958), invitado a la mesa, si bien intervino en el análisis, se mantuvo distante de ese escarceo.

Hubo más frases perrunas (porque la raíz griega de cínico está emparentada con otra que significa perro) en una mesa que no era de debate sino para analizar los resultados electorales que estaban saliendo del horno, pero que Anaya, hábilmente y con la incitación de Joaquín, la convirtió en tal.

Las caninas frases  giraron alrededor de la corrupción, las promesas incumplidas, las mentiras o los dobles discursos. Ambos contendientes que se calificaron de cínicos, podrían haberse ganado los motes de miembros de la escuela griega porque en la práctica política no respetan lo que predican, pero al tratarse de un “debate” el que no responde otorga.

Así, cabe recordar la perruna frase de Diógenes (n. en 412 a.C.), un cínico de pensamiento, a Antístenes, quien se oponía a que el primero entrara a su escuela, que bien pudieran haberse dicho cualquiera de los debatientes: “Pégame Antístenes, pero nunca encontrarás un canon lo suficientemente fuerte para quitarme de tu presencia por mientras continúes pronunciando palabras que valgan la pena”, (http://etimologias.dechile.net/?ci.nico).

Al aproximarse el cambio en la presidencia del PRI en 2015, mucho se dijo que ese partido debía ser dirigido por jóvenes por lo que se pensó que Aurelio Nuño (n. en 1977), actual secretario de Educación, sería el elegido. No fue así, y MFB de 62 años entonces, tomó las riendas.

En la toma de protesta de MFB, el presidente EPN (n. en 1966) dijo, entre otras cosas, que era momento de que el PRI regrese a las universidades, que despierte nuevamente el entusiasmo de la juventud, que era el tiempo y oportunidad de que ese sea un espacio de participación para los jóvenes talentosos, comprometidos con su país.

Y es verdad, porque las cifras de Inegi indican que en México la población de 15 a 29 años aumentó de 1990 a 2009 de 23.9 a 28.1 millones, lo que representaba el 26.2% de la población del país. De acuerdo con las proyecciones hechas por el instituto, para el año 2015 se estimaba que la población joven lograría su tope máximo al llegar a 29.5 millones, para posteriormente ir reduciendo su tamaño.

Considero que MFB recapacitó sobre el error que había cometido en atacar ad hominem a Anaya porque días después apareció en un video de un minuto y medio, con un mensaje dirigido a militantes y simpatizantes del PRI. Rodeado de jóvenes de ambos sexos señaló que en su partido habían escuchado claro y fuerte el mensaje en las urnas. Nunca hizo alusión explícita a los jóvenes o a la juventud pero el escenario habló solo.

Como sabemos, MFB había subido muy alto sus metas y consideraba que su partido obtendría un triunfo espectacular. Los resultados mostrarían por una parte, la aprobación de los electores no sólo para sus gobernantes locales sino para la política del presidente Peña. Y por otra, de la capacidad del presidente del PRI para sacar adelante el compromiso.

Mucho se dijo que de haber alcanzado el 9 de 12,  sus bonos subirían de tal manera que lo harían muy competitivo para ser nominado por su partido como candidato a la presidencia en el 2018. Es posible que en algún momento y luego de entregar tan buenas cuentas, MFB renunciaría a la presidencia de su partido para no ser juez y parte y se declararía aspirante. Pero al parecer eso es ahora muy improbable.

En el video con jóvenes, MFB anunció que ante los resultados y luego de analizar qué fue lo que pasó, se actuaría en consecuencia. Por lo que habremos de estar atentos a quién paga los platos rotos. Muchas hipótesis se tejen sobre su futuro personal y político así como el de otros importantes funcionarios. Pero atendiendo a sus propias palabras, seguro no aceptará un cargo donde lo puedan correr, como una vez apuntó. Por lo pronto señaló que no se puede ir sin antes plantear cuál será el rumbo del partido, cambiar estrategias y tomar decisiones para que no se repita lo ocurrido. Habría que ver si le dan tiempo de hacer esa evaluación o si lo invitan a hacerla. (http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/06/07/1097136)

Suele decirse que luego de la tormenta viene la calma. En esta ocasión y pasada la tormenta ha seguido otra de explicaciones sobre lo ocurrido y de enfrentamientos internos para buscar  responsables del fracaso, atribuirse  los triunfos o subirse en ellos.

Sobre la derrota del PRI, lo mismo se habla de traiciones que de imputaciones veladas a EPN por su obstinación de sostener candidaturas imposibles de hacer ganar. O de la incapacidad del propio presidente del partido para oponerse a las presiones de los gobernadores para imponer a su gente.

Asimismo, se culpa a la corrupción rampante de los gobernadores que resultó una ofensa para la ciudadanía, por lo que los castigaron votando por otros candidatos.

De igual manera, tanto funcionarios de la Iglesia católica como priistas, consideran que la iniciativa del Presidente para permitir y reconocer los matrimonios entre personas del mismo sexo, hizo perder votos al PRI. Debo suponer que esa iniciativa presentada antes de las elecciones llevaba la intención de sumar votos. Pero ahora se le presenta como contraproducente.

Otro señalamiento más va contra las casas encuestadoras, quienes vendieron, se dice, ilusiones. Finalmente, que la caída de la popularidad de EPN ya presagiaba el resultado.

Como quiera que sea, considero que la ciudadanía no puede comerse del todo el discurso que sostiene que con su voto ya castigó a los gobernantes malos “haiga sido como haiga sido”. Que esas son las virtudes de la democracia. Considero que esta debe completarse con el enjuiciamiento y la reposición del daño.

La corrupción no puede seguir constituyéndose en el discurso de campaña con el que nuevos  gobernantes arriben al poder y los que se van queden impunes. Tampoco se pueden quedar en promesas de los nuevos gobernantes que los corruptos pisarán la cárcel, pese a que Virgilio Andrade, de la Función Pública, diga que no se puede atrapar a los peces gordos. La confianza no se recobrará y la corrupción no se detendrá, hasta que no se vea que esos malos gobernantes  sean castigados. Los ciudadanos de Sonora y Nuevo León llevan tiempo esperando; ahora en Veracruz, se suman a la lista.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *