Proyecto Puente > Opinión > De elecciones, deuda y corrupción

De elecciones, deuda y corrupción

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Al momento de escribir estas notas todo en materia de elecciones del 5 de junio, son resultados de encuestas y escenarios probables de quién ganará qué y de qué partido o coalición.

Lo que es más real es que en los estados donde habrá elecciones existe una pesada deuda heredada por los gobiernos que se van y con cargo a quienes voten o se abstengan de hacerlo, y a las familias de ambos.

Se trata de 177mil 789.6 millones de pesos de deuda de los 12 estados que cambiarán de gobierno estatal, 547 ayuntamientos y 422 escaños locales. Los gobiernos más endeudados son Veracruz (45 mil 879.8 mdp), Chihuahua (42 mil 762.1 mdp), Quintana Roo (22 mil 442.5 mdp), Oaxaca (13 mil 175.5 mdp) y Tamaulipas (12 mil 925.1mdp), quienes juntos concentran 70 por ciento de la deuda de esas doce entidades.

Si bien esos estados ya arrastraban deudas el incremento durante los gobiernos que salen fue de más del cien por ciento. En Chihuahua, por ejemplo, el incremento fue de 240.8% y en Oaxaca de 185.5% (Israel Macedo Serna. “La herencia negra de los estados”, ADN Político. Expansión, no. 1191, pp 26-7, 01 junio 2016).

Suele decirse que no todo endeudamiento es malo, sin embargo una buena parte de la opinión y percepción sociales aseguran que se trata de recursos que no se invirtieron en obra o en beneficios sociales. Esas percepciones coinciden con lo que recientemente informó la OCDE: que nuestro país estaba reprobado en bienestar.

De acuerdo con el Índice de una Vida Mejor, México tuvo bajos niveles de bienestar en ocho de las 11 áreas que se miden. En rubros como salud, remuneración y competencias, los indicadores se ubicaron por debajo del promedio de los países que participan en dicha medición.

El ingreso familiar disponible de los mexicanos por promedio per cápita es de 12 mil 806 dólares anuales, cifra menor al promedio de los países miembros de la OCDE, que es de 29,016 dólares. De los 38 miembros de esa organización, México ocupa la posición 28 en participación electoral y ni qué decir de las fuertes sumas de recursos públicos que se destinan a ese rubro.

(Quien quiera ver otros indicadores consulte: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cartera/economia/2016/06/1/reprueba-mexico-en-bienestar-dice-ocde).

Con todo y el discurso oficial de que las cosas van bien, ese mismo organismo informó que el pronóstico de crecimiento que había hecho para este año estimado en 3.1% bajará a 2.6% a causa no sólo del entorno externo, sino por lo que ocurre dentro. Todo podrá ir mejor, dice, siempre y cuando el gobierno recorte gastos y reduzca el déficit fiscal. http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cartera/economia/2016/06/1/ocde-ajusta-la-baja-estimacion-sobre-pib-de-mexico

En días pasados, el Presidente EPN y el Secretario de Hacienda anunciaban que el Fondo Monetario Internacional (FMI) había aprobado a México una nueva línea de crédito flexible por 88 mil millones de dólares con una vigencia de dos años, la cual sustituía el acuerdo previo por 67 mil millones de dólares.

EPN afirmaba que eso “no es más que aval de las fortalezas que tiene la economía de nuestro país: una economía que está creciendo, que está generando empleos; una economía que mantiene bajas tasas de inflación y que está mostrando un mayor dinamismo interno”. El Presidente del Banco de México, si bien vio la medida como buena, señaló que “se trata de un crédito precautorio diseñado para prevención de crisis ya que permite la posibilidad de acceder al financiamiento en cualquier momento”. ¿Algún pronóstico? http://www.dineroenimagen.com/2016-05-28/73542

Sin embargo, hay quienes ven las cosas de manera diferente y apuntan la mirada hacia lo preocupante del endeudamiento público federal. En tres años (2013-2016) tal deuda creció 53.4% (pago de intereses, comisiones, y gastos de la deuda interna, y costos financieros de la deuda externa) alcanzando 42 mil 611 .4 millones de pesos en abril de este año.

http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/samuel-garcia/cartera/2016/06/1/gobierno-endeudado-lo-que-nos-cuesta-esa

Esta danza de millones y endeudamientos que a los gobiernos en turno se les hace fácil negociar, al fin que se la endosan a los que vienen y otros pagan, está muy ligado a la percepción sobre hechos de corrupción. Percepción no sólo interna sino desde el extranjero que repercute en que vengan o no capitales a invertir, o que se fuguen, y que afecta el crecimiento y genera desigualdad.

Las recientes campañas electorales dejaron ver, de nueva cuenta,  las acusaciones mutuas de corrupción que, cuales bombas, eran lanzadas entre los miembros de la clase política y los aspirantes a gobernar de los partidos más fuertes.

Esas armas se han empleado con frecuencia, pero esa clase ha visto que su constante y recurrente uso le está provocando daños colaterales serios, al grado que ahora quieren  que dichas prácticas se prohíban legalmente (“Hay que detener la guerra sucia”; Gamboa plantea retirar candidaturas. http://www.excelsior.com.mx/nacional/2016/05/27/1095195).

Ivan Krastev escribía recientemente que ser corrupto difícilmente es una razón para no declarar una guerra contra la corrupción; al contrario, podría ser un incentivo, porque no hay nada que los políticos corruptos odien más que la corrupción…pero de los demás apunto yo (Ver The New York Times en colaboración con Expreso, 22 de mayo 2016, p. 2. El Mundo. Inteligencia. “¿Por qué tolera Putin la corrupción?”).

Pero si todos están implicados y legitiman sus indeseables prácticas con la idea de que la corrupción es un modo de vida (en Rusia, dice Krastev, se afirma que la corrupción es como el vodka: saben que les hace daño pero el país es inimaginable sin él), algo cultural dice EPN, no les queda a esos políticos más que unirse y hasta reclutar a nuevos miembros. Corromper todo y a todos. El regateo sobre la ley anticorrupción es una muestra que confirma la percepción general de que nadie de los políticos la quiere porque todos son corruptos.

Las recientes declaraciones del Secretario de la Función Pública son otra prueba más. Dijo que en las investigaciones de casos de corrupción entre funcionarios de la administración pública federal –y yo sumaría a los de la estatal- la caída de peces gordos es complicada porque las pruebas de hechos no es tan sencilla tenerlas, toda vez que los superiores siempre delegan –reclutan, agregaría de nuevo yo. http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/politica/2016/05/31/dificil-ir-por-peces-gordos-virgilio-andrade

En suma, nada alentadoras resultan las elecciones; no es gratuito que las encuestas muestren la decepción de la gente por la democracia electoral. El cartón de Helio Flores es muy elocuente sobre las elecciones del 5 de junio. Parece que internamente no existen las instancias legítimas para cambiar este sistema y acaso la situación deba corregirse solicitando la intervención de organismos internacionales como ha ocurrido en otros países sumidos en la corrupción.

Prioridad

mora1Tomado de http://www.eluniversal.com.mx/carton/2016/06/2/prioridad

Otro escenario es que la situación económica llegue a tal punto de quiebre que no deje cabida a más ilusiones y promesas sin sustento, y que como consecuencia de ello arriben nuevos agentes políticos a la escena en calidad de independientes y alejados de los partidos políticos. Y si junto a ello, los más delgados hilos se rompan y la población de estados y regiones con mayores problemas de desigualdad, violencia, explotación y pobreza presionen exigiendo cambios sustanciales. O todos esos escenarios juntos.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *