Proyecto Puente > Opinión > Violencia contra la mujer

Violencia contra la mujer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La violencia familiar es un problema social que comprende aspectos varios como son derechos humanos, justicia social, legales y de salud pública. Ha sido abordado ampliamente en foros,  literatura y la prensa y sólo de manera reciente, al menos hace unos 50 años, se enfrenta de manera abierta con políticas públicas, y en los últimos 20 años con un abordaje internacional.

En 1996, la 49ª Asamblea Mundial de la Salud reconoció la prevención de la violencia como una prioridad de salud pública, pues estimaban que en un año, 1.6 millones de personas pierden la vida por actos violentos. Y se señala como relevante que la mayor parte de los actos violentos -entre los que se encuentran los que ocurren en el seno de los hogares- no son mortales, sino que tienen como consecuencia trastornos mentales, reproductivos, enfermedades de transmisión sexual, y  discapacidades físicas o mentales permanentes.

El 17 de diciembre de 1999 la Organización de las Naciones Unidas, ONU, declaró el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, mediante la cual insta a los gobiernos, los organismos, órganos, fondos y programas del sistema de las Naciones Unidas, y a otras organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, a que emprendan ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto del problema de la violencia contra la mujer y que consideren que “…por violencia contra la mujer se entiende, todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

“La violencia contra las mujeres es inaceptable en cualquiera de sus manifestaciones ya que atenta contra valores y derechos humanos fundamentales. Nunca debe ser vista como algo natural”.

De acuerdo a las Estadísticas Nacionales que presenta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, el 25 de noviembre de 2015, señala que en 2011, 63 de cada 100 mujeres de 15 años y más declaró haber padecido algún incidente de violencia, ya sea por parte de su pareja o de cualquier otra u otras personas.

Las mujeres más expuestas a la violencia de cualquier agresor son las de 30 a 39 años: 68% ha enfrentado al menos un episodio de violencia o abuso. Chihuahua registra 80% y el Estado de México el 78 por ciento.

47 de cada 100 mujeres de 15 años y más que han tenido al menos una relación de pareja, matrimonio o noviazgo, han sido agredidas por su actual o última pareja a lo largo de su relación.

La violencia de pareja está más extendida entre las mujeres que se casaron o unieron antes de los 18 años (52.9%) que entre quienes lo hicieron a los 25 años o más (43.4 por ciento).

Entre las mujeres con dos o más uniones o matrimonios el nivel de violencia es mayor (54.6%), que entre aquellas que sólo han tenido una unión o matrimonio (48.7%).

32% de mujeres han padecido violencia sexual por parte de agresores: actos de intimidación, acoso o abuso sexual.

En 2013 se registraron 12 mil 214 defunciones por causa accidentales y violentas; 21.7% de ellas fueron por homicidio y el 8.9% por suicidio.

MURO1

En el periodo de 2000-2014, se registraron 235 mil defunciones por homicidio, 11.2% de las cuales fueron contra mujeres.

En promedio se estima que durante 2013 y 2014 fueron asesinadas siete mujeres diariamente en el país, y esto es muy vergonzoso y lamentable.

Lo anterior son muestras claras del proceso de descomposición social y la más trágica consecuencia que es la violencia contra las mujeres, los agresores han pasado de los golpes disfrazados de accidentes e insultos y las amenazas más sutiles, al uso de las armas para ejercer control sobre su pareja, sean novias o esposas.

MURO2

Defunciones por homicidio según sexo y año de ocurrencia Sonora, Serie 1990 a 2013

Resaltan dos hechos importantes: la violencia contra las mujeres está ampliamente extendida en todo el país y no se trata de actos aislados sino de un patrón general, ya que aun cuando en entidades como el Estado de México, el Distrito Federal, Sonora y Baja California se observan las prevalencias más altas, todas están por encima del 50 por ciento (Grafico 2).

También ahora es más frecuente que los casos de violencia en pareja lleguen a los hospitales. Esta situación fue notable en las estadísticas de la Secretaría de Salud desde 2006, cuando reportó que las mujeres víctimas de violencia doméstica atendidas en los servicios básicos y especializados del sistema de salud aumentaron de 3 mil 249 en el 2002 a 36 mil 457 en el 2006, según el Programa sobre Prevención y Atención a la Violencia Familiar.

MURO3Cómo empieza

La violencia inicia generalmente de manera imperceptible de una manera sutil, con críticas sobre la manera de vestir, peinarse, control a través de llamadas, visitas inesperadas o la supervisión de objetos, celulares y espacios personales.

Luego sube de nivel la violencia sicológica con insultos o amenazas, pueden escalar a jalones, aventones y golpes.

La mujer pone un freno o alto cuando se presentan heridas o tienen una enfermedad producida por los golpes u otros trastornos sicológicos. Para que ello ocurra, pasan por lo menos 10 años inmersos en esta espiral de violencia.

Por lo regular, dicen los especialistas que una mujer, antes de presentar una denuncia ante el Ministerio Público, busca ayuda con familiares, amigos u otras instituciones de asistencia social.

Pablo Navarrete, de INMujeres, señala que cuando los casos de violencia contra la mujer llegan al Ministerio Público, hay impunidad, pues sólo en uno de cada 10 se castiga a los responsables, por lo que “hay que reestructurar el sistema de justicia”.

La impunidad, destaca, ha ocasionado que sólo siete de cada 10 mujeres denuncien el maltrato que viven “porque no hay confianza en las instituciones”.

Entre los principales motivos por los que las mujeres casadas no denuncian la violencia contra ellas por parte de su pareja se encuentra la creencia de que se trató de algo sin importancia (38.5%), por sus hijos (23.3%), por vergüenza (18.6%), por miedo (17.3%), porque no sabían que podía denunciar (10.5%) y porque no confían en las autoridades (8.4%).

Los motivos por los que no denunciaron los actos de violencia física o sexual por parte de su expareja cuando estaban con ellos, las ahora separadas, son un poco similares, aunque en porcentajes mayores: por miedo (31.9%), por sus hijos (29.6%), por vergüenza (26.1%), porque creyeron que se trató de algo sin importancia (17.5%), por desconfianza en las autoridades (13.4%), porque no sabían que podía denunciar la agresión (15%), porque su ex-esposo o ex-pareja las amenazaron (8.8%).

De manera reciente, Inegi puso a disposición la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe), cuyo levantamiento del tercer ejercicio de ésta se realizó del 4 de marzo al 26 de abril de 2013.

Los resultados de esta encuesta tienen representatividad a nivel nacional y para ciertas variables la cobertura es también a nivel estatal. En ella nos muestra la tasa de prevalencia delictiva por entidad federativa, que representa el número de víctimas de 18 años y mayores por cada cien mil habitantes.

El promedio nacional es de 27 mil 337 víctimas de 18 años y más por cada 100 mil habitantes, la tasa para hombres es de 29 mil 560 y  para la mujer de 25 mil 371.

En Sonora la tasa está por arriba del promedio nacional siendo de 29 mil 131 víctimas totales, 29 mil 605 para los hombres y 28 mil 674 para la mujer. Sonora ocupa el noveno lugar nacional.

Lo más crítico en esta encuesta es en cuanto a la percepción de seguridad, pues muestra que el 63% de la población de 18 años y más se siente inseguro en la entidad federativa en donde vive y solamente 36%, se siente seguro.

En Sonora prácticamente la mitad 50.8% se siente seguro y 48.9% se siente inseguro. Es muy amplia la información que nos ofrece esta encuesta, así como la serie de encuestas que nos dan cuenta del problema de violencia contra la mujer.

Es importante consultar a su médico si se considera víctima de violencia.

Igualmente le invitamos a revisar la serie de encuestas disponibles en www.inegi.org.mx, que nos pueden orientar más sobre el tema, ya que proporcionan una estimación confiable de la ocurrencia de los eventos cuando no se cuenta con un registro puntual de ellos.

En estas encuestas se captan datos sociodemográficos de las mujeres (sexo, edad, nivel de escolaridad, etcétera), predisponentes y facilitadores de violencia, prevalencia de la misma, consecuencias en la mujer y en su entorno, personas o instituciones a quienes recurre, y su percepción ante las distintas situaciones.

Referencias:

Fuente. Violencia contralas Mujeres, Un reto para la salud pública, en México, Informe Ejecutivo, de la Encuesta Nacional de Violencia contra las Mujeres. INSP, Salud, México 2003.

Estadísticas a propósito del…Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre)”, datos nacionales Inegi, 2015, Aguascalientes, y http://www.lifeboxset.com/2015/mexico-mujeres-feminicidio/

Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe), Inegi. 2013.

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora. A.C; subdelegado médico del Issste en Sonora; contactos: fj_muro@hotmail.com @MUROFJ

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente de la Federación Médica de Sonora, subdelegado médico del Issste en Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *