Los problemas sociales y las ciencias sociales - Proyecto Puente
Proyecto Puente > Opinión > Los problemas sociales y las ciencias sociales

Los problemas sociales y las ciencias sociales

POR Felipe Mora Arellano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La pasada celebración del Día de las Madres se enlutó como consecuencia de las muertes de niños por el incendio de lo que eufemísticamente se llama viviendas.

El hecho reveló la condición de las madres cabeza de hogar que, como en estos casos, dejan solos a sus hijos para ir a trabajar. No faltaron los juicios en su contra que calificaron como abandono o descuido de ellas la causa de la tragedia.

A las tradicionales estadísticas que sobre la condición de las mujeres se ofrecen antes y durante la celebración del 10 de mayo, se sumaron las cifras de las mujeres en condición de pobreza, sus empleos precarios y las características del lugar donde sobreviven. Desafortunadamente, tragedias como éstas, visibilizan su  vida llena de limitaciones y vulnerabilidades.

Los noticiarios lo mismo que los diarios, constantemente dan cuenta de una serie de hechos, algunos de los cuales pueden llegar a alcanzar la categoría de problemas sociales, sea por su magnitud, por las consecuencias o daño que acarrean o por lo que revelan del fondo de la estructura social.

Tal calificación y atención (de problema a problema social) puede provenir de alguna dependencia de gobierno, pero también de la parte directamente afectada que reclama la intervención (claim makers) mediante la toma de una calle, escuela o dependencia  o recurriendo a los medios para hacerse visible.

Si bien va, estos reclamantes pueden convertirse en grupos de presión que se esfuerzan por superar la indiferencia o la oposición de quienes no están interesados en que los problemas afloren y menos que sean resueltos.

Por lo general, cuando se dan ciertos hechos que luego se califican como problemas sociales, el suceso impacta a otras arenas o campos diferentes al que se circunscribe el hecho.

En el caso del referido incendio y muerte de los niños, puede ser tratado como asunto de pobreza y por ende, de distribución de riqueza; también como un campo de las condiciones de vida de las mujeres cabeza de hogar, abandonadas por las parejas o esposos, del ámbito del empleo femenino, de la precariedad de las viviendas o de las políticas públicas, de la solidaridad social  y hasta la arena de la moral.

En todas esas arenas se ofrecen diferentes interpretaciones acerca de las causas o raíces del problema social. Unas lo centran en las personas, otras en las estructuras y alguien más en la cultura.

Cada uno de esos campos pretende adueñarse del problema, controlar su definición y proponer alguna solución.

Eso cuando bien va, cuando no, el caso regresa pronto al mundo de lo invisible. Aunque esto último ocurra,  todo cuanto se haya opinado, expuesto y analizado en forma pública, alimenta tanto el crecimiento de la conciencia colectiva como los estándares de deseabilidad de exigencia de las condiciones de vida.

Las ciencias sociales son otro de los campos desde donde se tratan esos fenómenos.

Una reciente clasificación considera a las siguientes disciplinas como parte de esas ciencias: sociología, administración pública, historia, comunicación (o periodismo), trabajo social, economía, ciencias jurídicas, turismo, relaciones internacionales, geografía, ciencia política, demografía (o estudios de población), educación (excluida pedagogía), salud pública (excluida medicina), psicología social (excluida clínica), antropología, y desarrollo intercultural (Contreras, Oscar, Jaime Olea e Iris Valenzuela. “Las ciencias sociales en el Noroeste de México”, 2015, UNISON).

Dicho sea de paso, conviene saber que en Sonora, hay 20 instituciones de educación superior (IES) que atienden esas ciencias. De ellas, nueve son IES públicas (45%) y 11 privadas (55%).

En el estado hay 65 programas de licenciatura y en la Universidad de Sonora se ofrecen ocho (sociología, administración pública, historia, comunicación (o periodismo), trabajo social, economía, ciencias jurídicas, turismo).

Con más frecuencia escuchamos o leemos aportaciones de profesionales e investigadores sobre ciertos hechos que destacan en el mercado de problemas sociales y abordan dimensiones que solamente estas ciencias tratan.

Sin embargo, debería haber más presencia no sólo en los espacios comunicativos sino en posiciones de decisión de las dependencias de los tres niveles gobierno que desarrollan programas sociales.

El privado también puede dar cabida a profesionales de estas disciplinas; debe informarse y extender vínculos con este campo en virtud de que la fuerza de trabajo manual e intelectual que se emplea en ellas se desenvuelve en problemáticos contextos extramuros que afectan su desempeño. Forman parte de ese mercado de problemas del cual no pueden desprenderse con solo llegar a su trabajo.

Por su parte, las instituciones que forman profesionales en esas disciplinas deben conocer los problemas sociales que se presentan en el ámbito empresarial en los tres sectores productivos, y tender los puentes necesarios para darles un tratamiento que lleve a mejorar las relaciones laborales y las condiciones de trabajo y colaboración.

En ese sentido, esas disciplinas deberán procurar lazos con organizaciones de trabajadores de todos los sectores, procurando colocar profesionales que ofrezcan sus conocimientos y capacidades.

¿Cuántos de los problemas se convirtieron en problemas sociales por su indebido tratamiento? La administración de los problemas mediante recursos políticos o controles para contenerlos está siendo rebasada.

Es momento de que las ciencias sociales se den su lugar y que estas sean revaloradas. El mundo en que vivimos, lleno de complicaciones y complejidades, requiere de su concurso.

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora. fmora@sociales.uson.mx

Acerca del autor

Felipe Mora Arellano es profesor de tiempo completo del Departamento de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Sonora.

Correo Electrónico

fmora@sociales.uson.mx

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *