Proyecto Puente > Opinión > Mortalidad materna

Mortalidad materna

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La mortalidad materna (MM) es un problema de salud pública a nivel mundial, inaceptablemente alta.

Diariamente mueren en el mundo unas 830 mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto. El 80% de las muertes maternas son causadas por: las hemorragias graves (en su mayoría tras el parto);  las infecciones (generalmente tras el parto); la hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia); complicaciones en el parto; y los abortos peligrosos.

La mortalidad materna se ha reconocido como “un problema del subdesarrollo global” que reflejan las inequidades en el ejercicio de los derechos de la mujer, en el acceso a los servicios de salud y la calidad de la atención médica en la población.

La MM es considerada como “la muerte de una mujer mientras está embarazada o dentro de los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, independientemente de la duración y sitio del embarazo, debida a cualquier causa relacionada con o agravada por el embarazo mismo o su atención, pero no por causas accidentales o incidentales”.

La mortalidad materna es una prioridad para las Naciones Unidas y fue incluida como uno de los ocho Objetivos del Desarrollo del Milenio.

México al participar en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio se propuso reducir la mortalidad materna en tres cuartas partes entre el año 1990 y 2015. La Razón de Mortalidad Materna (RMM) en 1990 en nuestro país era de 89 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos registrados (NVR); la reducción propuesta como meta era no pasar de 22 MM por 100 mil NVR  para el 2015.

Los resultados obtenidos para el 2015 muestran una razón de 32 MM por 100 mil nacidos vivos, a nivel nacional, por lo que quedamos diez puntos por arriba de la meta propuesta en los objetivos del milenio.

En el Estado de Sonora el panorama no resultó tan alentador ya que en el 2015 quedamos con un indicador de 42 MM por cada 100 mil NVR, con un total de 22 defunciones en mujeres por esta condicion en el año  2015.

El Observatorio de Mortalidad Materna en México (OMM) en números absolutos reporta que el total de muertes maternas para 2013 fue de mil 013, 60 menos que en 2012.

Sin embargo, el número de muertes maternas incluido en las distribuciones por entidad federativa oficialmente para estimar la RMM fue de 881, por lo que no están contabilizadas en esta numeralia 2013 las 152 muertes tardías (39 más que en 2012), mismas que se citan para hacerlas visibles como parte del problema de la MM en México.

En México, en el año 2014 ocurrieron 872 muertes maternas (2.3 muertes por día), con una razón de 38.7; el 71.2 % de estas defunciones se concentraron básicamente en 12 entidades federativas: Estado de México (11.4%), Chiapas (8.8%), Veracruz (6.8%), Ciudad de México (6.4%), Jalisco (6.0%), Puebla (5.3%), Michoacán (5.0%),Guerrero (4.9%), Chihuahua (4.5%), Oaxaca (4.4%), Hidalgo (4.1%) y Guanajuato (3.7%).

En el estudio “Determinantes sociales en la mortalidad materna en México”, la investigadora Graciela Freyermuth Enciso señala que existe un importante factor de desigualdad social en la Razón de Muerte Materna (RMM) -número de decesos de mujeres por cada 100 mil nacidos vivos-, ya que los municipios con más de 40 por ciento de pobreza extrema tuvieron una RMM dos veces más alta que aquéllos con 20% de ese flagelo.
La antropóloga detectó que 11 por ciento de las 881 muertes maternas (MM) en el país en 2013, esto es 94 casos, se registraron entre mujeres indígenas, cifra que se incrementa a 42 por ciento en el estado de Chiapas.

“Es así que vivir en condiciones de pobreza determina menores posibilidades de sobrevivencia”, refiere la investigación.

Freyermuth Enciso explica que mientras la meta impuesta por la ONU de reducir la MM en México es de 22.2 muertes por cada 100 mil nacidos vivos, las estadísticas disponibles de 2013 indican que todavía se registraron a nivel nacional 38.2 fallecimientos, lo que hizo imposible cumplir el objetivo.

Es por ello que es muy significativo el incremento que nos resalta el secretario de Salud Pública, Gilberto Ungson Beltran, de un aumento de 166 % de muertes maternas en el estado, en estos 4 meses del presente año ya se han presentado 8 y al mismo periodo del año pasado teníamos 3.

El  7 de abril de 2016, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Norma Oficial Mexicana, NOM-007-SSA2-2016, para la atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio, y de la persona recién nacida, en  en ella se incluyen aspectos muy relevantes del cuidado de la salud materna y a la prevención de la enfermedades y muertes maternas y perinatal, con acciones previas a que la mujer decida embarazarse, así como durante su embarazo, parto y puerperio.

Nos insta tambien a que debemos fomentar el autocuidado como una acción de corresponsabilidad para demandar el servicio y enlazarse con el personal de salud, ya que estamos observando que muchas de las jóvenes adolescentes no acuden temprano a su control prenatal y lo más lamentable es que no planearon su embarazo.

Para lograr un mayor cuidado se debe partir desde la evaluación del riesgo reproductivo en mujeres con enfermedad concomitante y en estas jovenes adolescentes cuyo embarazo ya significa un riesgo mayor.

“La aplicación de la Guía para la aplicación del enfoque de derechos humanos a la salud materna, en México permite a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) la identificación de diez prioridades para garantizar la integración del enfoque de Derechos Humanos (DDHH) a la SSR (Servicios de Salud Reproductiva) y materna:

1) Reconocer que la salud materna es un derecho humano

2) Reconocer que el Estado está obligado a diseñar políticas públicas y programas para garantizar los DDHH de las mujeres en materia de SSR y materna.

3) Asegurar que las instalaciones, bienes y servicios de salud sean y/o estén disponibles, accesibles y asequibles, aceptables y otorgados con calidad.

4) Fortalecer las capacidades de las mujeres para reivindicar sus derechos, posicionándolas como agentes activas; así como las capacidades de los responsables de garantizar los derechos y establecer procedimientos para levantar denuncias de maltrato y protocolos efectivos de exigencia de derechos violentados.

5) Establecer mecanismos de justiciabilidad que incluyan la restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantía de no repetición; mecanismos que deben preverse en la planificación y presupuestación de las instancias involucradas en la atención de la salud materna.

6) Establecer normas y procedimientos de rendición de cuentas en los establecimientos de salud, a través de un comité que vigile de manera independiente y sin confl icto de intereses.

7) Involucrar al Poder Legislativo para garantizar la rendición de cuentas de los presupuestos aprobados.

8) Adoptar medidas que garanticen a la población, en particular a las mujeres, el acceso a educación integral sobre sexualidad, a la anticoncepción, a la eliminación de leyes que las criminalizan por abortar, a ejercer acciones para evitar el matrimonio y embarazo precoces y a prevenir la violencia hacia las mujeres, incluida la violencia sexual.

9) Mejorar los sistemas de información y registro con datos desglosados por sexo.

10) Impulsar a las instancias de DDHH, federales y estatales, para que ofrezcan recursos jurídicos eficaces a víctimas de violaciones, investiguen las violaciones a los derechos sexuales y reproductivos que incluyen la salud materna, vigilen la aplicación de la legislación nacional e internacional, supervisen el desempeño de instituciones de salud y realicen campañas sobre los ddhh de las mujeres, así como audiencias públicas como mecanismos de transparencia y rendición de cuentas”.

TABLA1

Referencias:

1.-Factores relacionados a la mortalidad materna: revisión nacional, estatal y regional breve, Boletín Epidemiológico, Secretaría de Salñud Número 8 | Volumen 32 | Semana 8 | Del 22 al 28 febrero del 2015.

2.- Panorama Epidemiológico de Mortalidad Materna en Sonora, Secretaría de Salud Pública del estado de Sonora, PPT.

3.- María Graciela Freyermuth Enciso y Marisol Luna Contreras: Muerte materna y muertes evitables en exceso. Propuesta metodológica para evaluar la política pública en salud, Realidad, datos y espacio. Revista internacional de estadística y geografía Vol. 5, Núm. 3, septiembre-diciembre 2014.

4.- 25 años de buenas prácticas para disminuir la mortalidad materna en México. Experiencias de organizaciones de la sociedad civil y la academia, Graciela Freyermuth Coordinadora, Observatorio de Mortalidad Materna en México: Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 2015.

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano (UNAM), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); Cédula Profesional 471325; Reg. SSA 58351; presidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora. A.C; subdelegado médico del Issste en Sonora; contactos: fj_muro@hotmail.com @murofj

(Imagen tomada de Internet).

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente de la Federación Médica de Sonora, subdelegado médico del Issste en Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *