Proyecto Puente > Opinión > ¿Identifica los hábitos alimenticios que tiene el sonorense?

¿Identifica los hábitos alimenticios que tiene el sonorense?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

La alimentación ha evolucionado con el tiempo y se ha visto influenciada por muchos factores e interacciones complejas. Los ingresos, los precios de los alimentos, las preferencias y creencias individuales, las tradiciones culturales, y los factores geográficos, ambientales y socioeconómicos que interactúan de manera compleja para configurar los hábitos individuales de alimentación.

Entre los cambios más notables es el aumento de la demanda de cárnicos, lácteos, huevo, cereales, oleaginosas y azúcar, resultado del crecimiento de la población, el proceso de urbanización, la convergencia del modelo de consumo rico en proteína animal y grasas.

La persistencia del alza de los precios de los alimentos entre 10% y 30% por arriba de los de la década anterior, es parte de la crisis de los precios de los alimentos que se empezó a manifestar a finales de 2007, y se ha profundizado con la caída de los precios del petróleo y el incremento del dólar con impactos negativos de los precios en los consumidores de bajos ingresos y la pérdida del poder adquisitivo de la población en general.

La dieta tradicional sonorense igualmente es alta en grasas totales, principalmente grasas saturadas, por su origen animal, baja en consumo de frutas vegetales y fibra, con alto consumo de azucares libres, presentes en bebidas azucarada, jugos y refrescos, distinguiéndose por ser una dieta hipercalórica y diabetógena.

El estudio sobre Consumo de alimentos de la población sonorense de Sergio A. Sandoval Godoy y Dena María Camarena Gómez, en 2012, indagó sobre el consumo de comidas típicas sonorenses y se constató que la totalidad de los encuestados consumió, al menos una vez, en el último año, algún tipo de comida tradicional de Sonora.

Las comidas más degustadas son: carne asada 98.4%, queso fresco 93.4%,  tamales 91.8%,  tostadas, tacos y otras frituras 91.3% de los consumidores, ceviche  88.1%.

Le siguen otras comidas, pero en menor proporción, como es el caso del cocido, el pozole, la machaca, el caldo de queso, la carne con chile, el menudo y las tortillas de harina, entre otros, esta variedad se extiende a más de treinta y un platillos diferentes. (1)

De manera reciente se aprecia una variación en esta dieta en cuanto a ingredientes, consumo  y formas de preparación, incorporando más alimentos ultraprocesados, como son el típico hot dog sonorense, la piza, el sushi, las hamburguesas, el pollo frito empanizado y la comida china entre otros, fuera de la tradición del consumo de carne y derivados del trigo y del maíz, esta variación no contribuye a una dieta saludable.

La alimentación inadecuada condiciona que siete de cada 10 adultos en México, tengan sobrepeso u obesidad, aunado a la falta de ejercicio se refleja las principales causas de mortalidad en Sonora, padecimientos cardiovasculares, tumores malignos, diabetes y enfermedad cerebrovascular.

De acuerdo al estudio de Enrique Jacoby, de la OPS/OMS sobre los alimentos ultraprocesados, señala: “Estos productos no están diseñados para satisfacer las necesidades nutricionales de las personas. Están diseñados para que se conserven por mucho tiempo en los estantes y generan deseos incontrolados de consumo que llegan a dominar los mecanismos innatos de control del apetito y hasta el deseo racional de dejar de comer. Por eso resultan doblemente perjudiciales: son casi adictivos y eso lleva aumentar el sobrepeso y la obesidad, al tiempo que sustituyen los alimentos frescos, que son la base de una dieta natural rica en nutrientes”, (2).

Los hábitos alimenticios se inculcan desde la infancia en casa y de manera sistemática con la publicidad como lo señala el Instituto Nacional de Salud Pública, (INSP) que presentó un estudio sobre la publicidad de alimentos y bebidas, dirigida a niños, que suele ser de productos con baja o nula calidad nutricional por tener alto contenido de grasa, sal y azúcar.

La mayoría de estos productos no saludables pertenece a los llamados “Cinco principales”, estos son: 1) los cereales azucarados, 2) las bebidas azucaradas, 3) las botanas dulces, 4) las botanas saladas y 5) la comida rápida. Su publicidad, se consideran un factor que puede contribuir a la epidemia de obesidad, al influir en las preferencias alimentarias y patrones de consumo, (3).

En conclusión, no damos la importancia necesaria al tema de comer saludablemente, por lo que resulta imperativo el desarrollo, de campañas de información y educación, para incluir los tres grupos de alimentos en las comidas, sobre todo frutas, verduras  y legumbres,  y consumir cuando menos 400 gramos al día de este grupo.

Incluir los alimentos frescos de origen local en los programas de desayuno escolar, capacitar en preparación de alimentos y como cocinar y establecer  límites estrictos a la comercialización de productos alimenticios poco saludables para los niños.

Como alternativas debemos dar prioridad a las medidas para prevenir el sobrepeso y la obesidad desde antes del nacimiento concientizando a las embarazadas y durante la primera infancia.

Fomentar la lactancia materna  exclusiva y el consumo de alimentos saludables y desalentar el consumo de alimentos procesados y refrescos azucarados. Desarrollar acciones intensivas que apoyen la práctica de la actividad física y la sensibilización para adoptar dietas más sanas (4).

Referencias

1.- Sergio A. Sandoval Godoy  y  Dena María Camarena Gómez,  Consumo de alimentos  de la población sonorense: tradición versus internacionalización Tradición Versus Internacionalización,  Coordinación de Desarrollo Regional, CIAD, Universidad de Sonora, 2012.

2.- “Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas” Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), 09-2015, Washington, D.C.

3.- Resultados de la Caracterización de la Publicidad de Alimentos y Bebidas en Diferentes Canales de Comunicación, Resumen ejecutivo, INSP http://www.insp.mx/epppo/blog/2984-publicidad-alimentos-bebidas.html.

4.- Informe Mundial sobre la Diabetes, resumen de orientación, Organización Mundial de la salud. www.who.org

 

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico Cirujano (UNAM), Maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); Cédula Profesional 471325; Reg. SSA 58351; Presidente del Colegio de Profesionales de Salud Pública del Estado de Sonora. A.C; subdelegado médico del Issste en Sonora; contactos: fj_muro@hotmail.com @murofj

Acerca del autor

Dr. Francisco Javier Muro Dávila es médico cirujano por la UNAM (Ced. Prof. 471325, Reg. SSA 58351), maestro en Salud Pública (ESPM-SSA); presidente de la Federación Médica de Sonora, subdelegado médico del Issste en Sonora.

Correo Electrónico

fj_muro@hotmail.com

Twitter

@MUROFJ

Las opiniones expresadas en los artículos de nuestros colaboradores, son de exclusiva responsabilidad del autor, no necesariamente representan el sentir de Proyecto Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *